La franquicia WWE quedó huérfana cuando THQ se fue a pique, y como es normal, la conocida licencia de lucha es un pastel demasiado goloso como para quedarse compuesta y sin novio. Por fortuna para los amantes de las tollinas y los golpes, 2K Games ha sido la que ha adquirido sus derechos para los próximos años y continuará siendo desarrollada por Yukes en Japón, hecho que nos asegura una notable calidad.

Por el momento no se han desvelado más detalles ni a las consolas a las que llegará el juego, aunque la pregunta es: ¿Lo hará también en la nueva generación?