Miedo, terror y angustia. Estas palabras que tan bien describen a los dos primeros juegos de la saga Dead Space las sentimos en nuestras carnes nada más ver los primeros vídeos de su tercera entrega, donde la acción, el juego cooperativo y el frenetismo parecían imponerse al terror espacial.

Después de jugarlo detenidamente y de exprimirlo a tope, tengo que admitir que el título de Visceral Games ha superado mis expectativas en cuanto a juego se refiere, aunque como seguidor acérrimo de la saga he de reconocer que me he sentido defraudado al jugarlo y ver la nueva orientación que ha recibido, y que sin lugar a dudas seguirá la saga en un futuro, esta tercera entrega.

 

Entre la acción y el terror

Como ya hemos comentado en la introducción de este análisis, Dead Space 3 ha supuesto un gran cambio y evolución en la saga. Gracias a su apuesta por el género de acción, habiendo incluido opciones multijugador cooperativo, coberturas y escenarios abiertos, el juego de Visceral Games ha dejado de lado los fabulosos sustos de armario y su agobiante ambientación para acercarse a un público mucho más mayoritario. Y es que vender casi 3 millones de copias con su segunda parte parece calderilla al lado de las monstruosidades alcanzadas por los shooters más famosos del mercado.

Por fortuna, la metamorfosis de la saga no ha sido tan sangrante como la sufrida por la muy mejorable versión de Resident Evil 6 de Capcom, obteniendo como resultado un juego que combina notablemente la acción con algún que otro momento de tensión. Afinando un poco en esta afirmación, lo cierto es que el juego lo podríamos dividir en dos partes, la de antes y la de después de llegar a Tau Volantis, el planeta helado en el que buscaremos acabar de una vez por todas con los necromorfos y las efigies.

 

 

La primera parte del juego, en la que tendremos que tendremos que investigar un cementerio de naves espaciales en busca de Ellie, nos ofrece momentos muy parecidos a los vividos en Dead Space 2, con pasillos estrechos, una tenue iluminación y una sensación latente de angustia por vernos sorprendidos en algún momento. Por otro lado, en Tau Volantis la cosa cambia, viéndonos inmersos en enormes escenarios abiertos y envueltos en constantes tiroteos entre hordas de necromosfos y soldados unionistas hasta el final de la aventura. Este hecho hace que la aventura pierda la tensión y se vea envuelta en un frenetismo que no debería tener cabida en una saga enfocada al terror, aunque sí en un juego híbrido como lo es Dead Space 3.

 

Isaac contra los Unionistas

En varios de los momentos Dead Space 3 se nos situará cara a cara contra los unionistas, unos fanáticos religiosos que rinden culto a las efigies y que buscan una evolución de la raza humana más allá de las ataduras de físicas y mentales. Con esto no os penséis que nos vamos a enfrentar a monjes satánicos como en Resident Evil 4, ya que estos religiosos disponen de un ejército con un tremendo arsenal para ellos solitos.

Esta inclusión de enemigos armados e inteligentes nos obligará a buscar coberturas y realizar combates más tácticos que contra los necromorfos, aunque el sistema de coberturas podría haberse pulido un poco más (Uncharted podría haber sido un buen espejo en el que mirarse) y la inteligencia artificial haber estado un poco más trabajada.

 

 

A pesar de no ser mayoritarios este tipo de enfrentamientos, se han añadido varias ideas interesantes en este apartado, como poder devolver granadas y misiles enemigos haciendo uso de la energía cinética del traje.

 

El bonito entretenimiento de combinar armas

Una de las novedades más importantes de Dead Space 3 radica en la obtención y fabricación de diferentes piezas de nuestras armas para mejorarlas o dotarlas de nuevas funciones.

Para incrementar sus características de velocidad, daño, recarga y cargador iremos encontrando diferentes chips, los cuales se acoplarán en los hasta 4 huecos disponibles en cada arma para ellos. Además, podremos cambiar el ataque primario y secundario de un arma con un gran surtido de opciones, y añadirles mortíferos complementos como mirillas o descargas eléctricas. ¿Te imaginas una cortadora de plasma que dispare granadas y electrocute a los necromorfos? Pues con Dead Space 3 es posible.

 

 

Para realizar la fabricación de los chips, armas o las mejoras de los trajes necesitaremos varios elementos de materia prima. Estos los lograremos o bien a través de cajas con ítems o gracias a nuestro robot rastreador, otra novedad del juego.  El robot rastreador será un objeto que podremos equipar como si de un arma fuera y que emitirá un pitido al localizar objetos de materia prima en un radio cercano. En ese momento, podremos liberarlo y dejarlo campar a sus anchas, ya que en unos cuantos minutos este irá de forma autónoma hacia nuestro banco de herramientas más cercano y depositará el botín que haya recopilado. Nos ha gustado mucho la implementación de esta nueva opción, ya que fomenta la exploración y otorga una nueva forma de obtener recursos. De lo que no podemos estar para nada satisfechos es del sistema de micropagos que disponen las mejoras de las armas, algo que si bien es totalmente opcional, bajo nuestro punto de vista es prescindible en este tipo de juegos.

Para terminar con el apartado armamentístico, Dead Space 3 dispone en esta entrega de tan solo un tipo de munición compatible con todas las armas que vayamos adquiriendo. Con esta inclusión se termina el tener que buscar un banco de herramientas para guardar munición y hacer espacio en nuestro inventario, aunque también se pierde el racionar los disparos de las mejores armas y el miedo a quedarnos vendidos en medio de un ataque necromorfo.

 

¿Misiones secundarias? Sí, gracias

Una sorpresa agradable de Dead Space 3 son sus misiones secundarias, las cuales premian al jugador con nueva información sobre el juego y con jugosas recompensas en forma de arsenal. Dichas misiones irán apareciendo conforme vayamos avanzando en la aventura y tendrán un promedio de tiempo de una media hora aproximadamente, contando cada una con zonas exclusivas y con su propio argumento, siendo algunos de ellos brillantes.

Por ponerle un pero a estas misiones, nos hemos dado cuenta que algunas de ellas comparten varias localizaciones en común aun siendo diferentes lugares, hecho que crea un efecto Déjà vu un poco molesto. Casi todas estas misiones podrán ser disfrutadas en modo individual, aunque alguna de ellas está pensada para jugarla en cooperativo con un compañero.

 

 

Ya que hablamos del juego cooperativo, siendo este uno de los puntos más críticos de Dead Space 3, hemos de decir que está bastante bien implementado y que es bastante divertido, recordando un poco a la experiencia ofrecida por Capcom en Resident Evil 5. Es cierto que jugarlo así rompe la dinámica de un juego de terror y que los más acérrimos seguidores hemos clamado contra su inclusión, pero una vez asumido lo que es el juego de Visceral Games y la nueva dirección que EA busca darle a la saga, sería tremendamente injusto martirizar algo que funciona bien y entretiene.

 

Conclusiones finales

He de reconocer que este ha sido sin duda el análisis que más me ha costado realizar para Tallon4, ya que como seguidor de la saga desde sus orígenes, el cambio de ambientación y de género me ha sentado igual de bien que una patada en la entrepierna. Pero si de algo podemos presumir en esta web es de imparcialidad, y lo cierto es que Dead Space 3 es un juego notable que gustará a los que busquen una experiencia multijugador y más cercana a la acción, y que dejará como a un suflé a medio hacer a los que quieran terror y sustos de alcoba en la mayoría de las situaciones.

La inclusión de enemigos humanos y el incremento de necromorfos abren nuevas situaciones jugables a la saga. A pesar de eso, el sistema de cobertura y la inteligencia artificial humana podría haberse pulido un poco más, ya que en algunas de las situaciones veremos como el juego clama por dichas mejoras.

En cuanto a sorpresas gratas, sin duda se llevan la palma la personalización de las armas, que abren un amplio abanico armamentístico, y las misiones secundarias añadidas en la aventura, teniendo algunas de ellas un argumento que nos empujará a terminarlas para saciar nuestra curiosidad y ampliar la historia del juego.

En definitiva, Dead Space 3 es un juego notable que gustará a los amantes de la acción, y que terminará haciéndose ameno pero no brillante a los fans de las primeras entregas una vez se acostumbren a su nuevo enfoque. Aunque os avisamos, al llegar a Tau Volantis la tensión y los sustos van a ser tan fluidos como en inglés de Rajoy.

{youtube}U356b_x0_4U|560|315{/youtube}

 

A favor:

  • El sistema de mejora de las armas
  • Las misiones secundarias, algunas muy divertidas y con una buena subtrama
  • El cooperativo es divertido y entretiene

 

En contra: 

  • El sistema de micropagos para las armas
  • Los fans de la saga se verán decepcionados por el nuevo enfoque del juego
  • El sistema de cobertura y la IA enemiga podría haberse pulido un poco más

Nota:

Este análisis ha sido hecho en base a la versión para PlayStation 3