Otra semana más regresa nuestro pequeño rincón de mitología japonesa, dedicada estas semanas al mundo de los yôkais. Hoy nos vamos a centrar en un personaje muy poco conocido pero muy peculiar: el Keukegen o peluso.

El Keukegen es un ser cubierto totalmente por una mata de pelo largo, de la que tan solo asoman sus grandes ojos y una naricilla de animal, tiene un aspecto parecido a un perro peludo pero que se sostiene de pie (es de suponer así, ya que no se aprecia que tenga pies). Suele frecuentar las zonas con humedad de las casas: guardillas, jardines poco cuidados con charcos, sótanos. Le atrae la suciedad y los hogares poco cuidados o cuyas condiciones de habitabilidad son muy pobres. Verlo es augurio de muerte, aunque no queda claro si es el propio yôkai el portador de la maldición o solo se presenta en lugares donde la muerte ya acecha por las condiciones del lugar.

 

 

Por lo general el Keukegen es un yôkai pacífico y su actividad principal es salir de su escondite por la noche e ir en busca de agua para alimentarse, de ese modo haya los rincones más húmedos de las casas.

Aunque es un yôkai poco conocido muchos nombres importantes del manga y el anime en Japón se han fijado en él, como Mizuki Shigeru que lo incluyó en muchas de sus ilustraciones o Hayao Miyazaki que le sirvió como fuente de inspiración para crear los susuwatari de Mi Vecino Totoro o El Viaje de Chihiro.


Este 
yôkai parece ser el reflejo en forma de historia o mitología del hecho que las casas se han de mantener limpias, aireadas y en buenas condiciones para que sus habitantes estén sanos. La humedad en la antiguedad, ya sea en el Japón antiguo o en España, era fuente de muchas enfermedades, con lo que este yôkai advertía a los campesinos más dejados o sin recursos ni conocimientos, de la importancia de una casa en buenas condiciones y limpia.

Y vosotros, ¿habéis visto alguna vez al Keukegen por vuestra habitación?

 

 

BibliografíaYokai, Monstruos y Fantasmas en Japón

Gracias a: Editorial Satori