Fallout: New Vegas comenzó siendo una expansión de la tercera entrega numérica, pero creció de tal forma que terminó convirtiéndose en un juego totalmente independiente y mucho más grande que su predecesor. Corrió a cargo del estudio Obsidian, y su presidente, Feargus Urquhart, está interesado en desarrollar la secuela de este o alguna otra aventura ambientada en este devastado mundo.
“Si trabajamos en Fallout: New Vegas o simplemente en un nuevo Fallout, probablemente nos alejaríamos de lo que haría un equipo interno de Bethesda. A su vez, ha reconocido que a él y los suyos les gustaría ambientar el juego en la Costa Oeste, en una versión de Los Ángeles devastada por el holocausto nuclear. ¿Por qué? Según Urquhart, “porque somos gente de aquí”.

En último lugar, ha afirmado que intentan desmarcarse de anteriores entregas en lo referido al aspecto creativo, que quieren sorprender al jugador con elementos nuevos y a su vez realizar varios homenajes/referencias a otros mundos postapocalípticos, citando a la conocida franquicia The Walking Dead.

Pese a todas estas palabras por parte del máximo responsable de Obsidian, Bethesda aún no se ha pronunciado acerca del futuro de la serie Fallout, aunque está claro que tarde o temprano llegará una nueva entrega.