Echando una rápida mirada al mercado español de manga descubrimos que existe un importante filón en el género shojo. Así, casi todas las editoriales nacionales y extranjeras que editan sus productos en el país han tocado en algún momento este género que, en un principio, está destinado al público femenino adolescente –aunque eso no excluye a los chicos de leer este tipo de historias-. Hoy nos centraremos en una de esas obras con las que EDT –cuando aún era conocida como la filial española de Glénat– apoyó este género. Hablamos de Bloody Kiss, un manga creado por Kazuko Furumiya.

Historia

Kiyo Katsuragi es una estudiante de secundaria que sueña con ir a la universidad y estudiar derecho. Sin embargo, sus problemas económicos hacen que su idea de futuro se vea como algo difícil de cumplir. Un día la joven se entera de que su abuela ha fallecido, dejándola por herencia su antigua y enorme mansión. Kiyo decide derribar el edificio y vender el terreno sobre el que se edifica para conseguir algo de dinero extra que le permita continuar con sus estudios. No obstante, al llegar a la mansión descubre que no está vacía.

Kuroboshi es un joven vampiro que habita la mansión de la señora Mineko –abuela de Kiyo– junto a su mayordomo Alsh. Al enterarse de los planes de la joven, los dos se oponen abiertamente a su decisión de vender los terrenos, ya que se quedarían sin un lugar en el que residir. De esta manera comienza un enfrentamiento abierto entre Kiyo y Kuroboshi, aunque no durará mucho, ya que el vampiro comenzará a sentirse atraído por la humana de una manera que jamás había experimentado. ¿Estará dispuesta Kiyo a sucumbir ante los encantos de Kuroboshi y acceder a su petición de ser algo más que amigos? ¿Qué pasará cuando aparezca en escena un antiguo amigo de la joven, Sô Mizukami, que estará dispuesto a protegerla de todo ser malvado? ¿Con quién se quedará Kiyo?

Bloody Kiss es un manga creado por la autora Kazuko Furumiya que fue publicado por la editorial Hakusensha entre 2006 y 2007. Los cuatro capítulos de que consta fueron posteriormente recopilados en dos tomos que salieron a la venta con algún que otro extra.

En el caso de España, la filial española de Glénat –actualmente Editores de Tebeos (EDT)- fue la encargada de traer esta historia al público español. Así, editó los dos tomos recopilatorios en el habitual formato rústica con sobrecubierta de 11,5x17cm., que salieron al mercado en 2011. Actualmente esta obra se encuentra disponible en su catálogo manga.

Para completar estos dos volúmenes, la editorial japonesa decidió incluir en cada uno de los tomos los habituales comentarios de la autora, en los que, en esta ocasión, decide hacer hincapié sobre las partes del cuerpo humano que peor y mejor sabe dibujar. Asimismo, se incluyen dos obras autoconclusivas de la autora, una en cada tomo.

La canción de amor del ángel

Mizuho Hidaka es una joven que, tres días antes de Navidad, ve cómo un joven se desploma desde lo alto de una sala de conciertos, cayendo inconsciente sobre la nieve. Asustada, Mizuho decide llevar al extraño a su casa. Allí descubre que se trata de un chico sin nombre que ha ido a Tokio con la idea de labrarse un futuro. Ante la ausencia de nombre, Mizuho decide llamarle Tenshi –ángel-, por la manera en que llegó hasta ella. Así, la joven le cuenta al chico que desea participar en un concurso musical para recuperar el amor de su ex novio. Tras mucho insistir, Tenshi acepta, pero ¿qué qué pasará cuando entre los dos surja algo más que pura amistad laboral?

Pídele un deseo al vampiro

Existe un rumor de que en el número 23 de una misteriosa calle vive alguien que puede hacer realidad cualquier deseo que le pidas. Desesperada, la joven Miku Taira decide ir hasta allí para descubrir si la historia es cierta.

En el lugar en cuestión la recibe Nagase, un atractivo hombre que resulta ser un vampiro y que, además, es capaz de conceder deseos a cambio de firmar un contrato con sangre.  Miku aceptará el trato a cambio de que la convierta en una mujer hermosa y segura de sí misma que sea capaz de hacer feliz al chico del que está enamorada. ¿Podrá Nagase dejar escapar a una mujer así una vez que la haya concedido su deseo?

Conclusión

Bloody Kiss es una historia atípica de vampiros. Aunque se mantiene el mito de que estos beben sangre humana y tienen poderes sobrenaturales, lo cierto es que no son tan fuertes como cabría esperar. Así, nadie se espera que sea Kuroboshi el elemento cariñoso y mimoso de la relación que mantiene con Kiyo. Por su parte, la humana sorprende con una increíble fuerza física que le causará al vampiro más de un chichón indeseado. Si a esto le añadimos la entrometida manera de ser de Alsh y el tercer vértice del triángulo amoroso, , tenemos una historia típica de amor entre unos atípicos personajes.

Por otro lado, “Pídele un deseo al vampiro” continúa con una temática basada en los seres no muertos y con colmillos afilados pero que poseen un enorme corazón que no se muestra indiferente a sentimientos tan humanos como el amor. Mientras, “La canción de amor del ángel” narra una historia completamente diferente pero que también tiene un toque picante y romántico.

Si eres una adicta al género shojo y además te atraen las historias de vampiros, no dudes en hincarle el diente a Bloody Kiss. Seguro que caes rendida ante la protectora manera de ser de Kuroboshi. ¿O será Alsh quien te haga reír con sus inoportunas apariciones? Eso siempre que no te dejes atrapar por “La canción de amor del ángel”, claro.