Aristocracia-Campesina-Norma-Editorial-02

A estas alturas, nadie duda de que la relación que mantienen Norma Editorial y la autora japonesa Hiromu Arakawa es mucho más que estrecha. Mucho tiempo ha pasado desde que la editorial catalana se atreviese a traer al público español una serie que, si bien estaba causando furor en su país de origen, contaba también con la reticencia de algunos que consideraban que una mujer no era capaz de crear un shonen de calidad. Hablamos de FullMetal Alchemist. Por suerte, el tiempo y la increíble historia que narraba consagraron a Arakawa como uno de los filones más prometedores de un mundillo en el que no es fácil entrar. Y Norma Editorial le dio todo su apoyo. Cuando las aventuras de Edward y Alphonse Elric concluyeron, Norma volvió a apostar por Arakawa, en esa ocasión con Hero Tales, al que poco tiempo después siguió Silver Spoon. En esta ocasión, Norma Editorial vuelve a tenderle la mano a la mangaka nipona con una obra que, además de sorprendente por su temática, es mucho más real que todas las series mencionadas anteriormente. Con todos ustedes: Aristocracia Campesina.

Erase una vez la historia de una vaca

Como todo el mundo sabe, las hortalizas y verduras del campo crecen embutidas y troceadas en bolsas de congelados que van a parar a los supermecados de todo el mundo. De la misma manera, cuando se ordeña a una vaca, la leche se introduce directamente en tetrabricks para que todo el mundo la pueda consumir… Espera, espera, ¿cómo que no es así?… ¿Resulta que las hortalizas y verduras hay que plantarlas en el campo, cuidarlas con mucho mimo y, al cabo de los meses y de mucho trabajo, salen de la tierra y crecen hasta estar listas para recoger y comer? ¿Y que a las vacas hay que tratarlas con el mismo cuidado y cariño para que den mucha leche de calidad con la que nuestros huesos crezcan fuertes y sanos? Sí, claro, y ahora también me diréis que las patatas nacen bajo tierra y no troceadas y fritas en bolsas de snacks, ¿no? ¡Menuda vida más dura la del campo!

Aristocracia-Campesina-Norma-Editorial-04

Con este manga autobiográfico, la mangaka Hiromu Arakawa acerca a todos los lectores a un mundo que quizás les pille lejos: la vida en el campo como ganadero y agricultor. Basada en su propia experiencia cuando vivía con sus padres y hermanos en Hokkaido, la autora nos relata cómo es el trabajo de la gente que vive de tierras y animales a los que hay que cuidar con esmero para que produzcan alimentos que, aunque todos podemos adquirir en mercados y supermercados, no valoramos como se merecen. Así, todo ello aderezado con divertidas anécdotas personales en las que casi siempre está involucrado su padre –todo un elemento, el hombre-, nos trasladamos a unas tierras lejanas que, realmente, no se diferencian tanto de las zonas rurales –ganaderas y agrícolas- de nuestro propio país.

Aristocracia Campesina comenzó a publicarse en 2009 en revistas de la editorial japonesa Shinshokan Co.,Ltd. Ahora, en 2013, Norma Editorial publica en España este atípico manga con el que completar la colección de obras de la autora Arakawa.

Edición de Aristocracia Campesina de Norma Editorial

Aristocracia-Campesina-Norma-Editorial-03

Como suele ser habitual, Norma Editorial ha optado por su formato más común y que más gusta a los fans: rústica con sobrecubierta de 11,5×17,5 cm. Así, todos aquellos que ya tengan en su haber alguna otra obra de la autora –FullMetall Alchemist, Hero Tales o Silver Spoon-, podrán colocar Aristocracia Campesina a su lado sin que se produzcan diferencias de tamaño o de tipología. Además, tal y como es costumbre en Norma, los otakus que se hagan con este primer tomo de las aventuras de Arakawa en versión vaca, podrán disfrutar de una viñeta adicional y una divertida ilustración evolutiva que se esconden bajo la sobrecubierta, que en esta ocasión es de tacto resbaladizo –al igual que las de Hero Tales y Silver Spoon, que son distintas al tacto suave y aterciopelado de las sobrecubiertas de FullMetal Alchemist-.

Aristocracia Campesina 1 ha salido al mercado con un precio de 7,50 euros. Un precio asequible si tenemos en cuenta que el tomo cuenta con 124 páginas de desternillante humor, ocho de ellas a color (divididas al principio y a mitad –más o menos- del tomo). Por otro lado, la separación entre capítulos viene definida por ilustraciones de Hiromu Arakawa en las que narra algún episodio breve relacionado con la historia que concluye, o se dibuja a sí misma como una pobre vaca que lucha contra las fuerzas del mal del campo –como ladrones de comida o animales salvajes-. A modo de broche del tomo, Aristocracia Campesina cuenta con cuatro historias extra –que, en realidad, sólo se diferencian del resto en la longitud de estas, ya que la hilaridad y el humor continúa de manera homogénea- con las que dar un último bocado de diversión a los lectores mientras esperan con ansias la continuación de esta obra.

Aristocracia-Campesina-Norma-Editorial-05

Conclusión

Quizás Aristocracia Campesina no es la obra de lucha y batallas épicas a la que nos tiene acostumbrados Arakawa. Sin embargo, en cuanto comenzamos a leerla, no cabe duda de que se trata de una historia creada con la única intención de ilustrar a todo el mundo –en su mayoría gente de ciudad- sobre lo difícil y –hablando mal y pronto- puñetera que puede llegar a ser la vida en el campo. Una vida que conlleva el miedo arraigado a los osos salvajes, a descubrir lo dañinas que pueden llegar a ser las ardillas para las cosechas y plantaciones o lo inteligentes y guays que son las vacas.

Con lemas pegadizos como “¡La leche es la leche!”, una lista sin fin de alusiones a boñigas y tetas (de vaca), y las increíbles aportaciones de su padre –cuyos comentarios tienen un valor incalculable-, Aristocracia Campesina está nominada a ser ese manga que aparece de vez en cuando para revolucionar todas las creencias establecidas sobre el cómic japonés. Una obra indispensable y muuuuuuuuuy animal que nos llega de la mano de Norma Editorial y que no os podéis perder.

Aristocracia-Campesina-Norma-Editorial-06