microsoft-xbox-one

Microsoft en la tarde-noche del día de ayer confirmó algunos de los males que más temíamos los jugones -sí, esos que pedíamos a gritos que NO hicieran-. Pues bien, la primera de ella es la más llamativa de todas, la nueva Xbox One tendrá que actualizarse cada 24 horas, o mejor dicho, tendrá que conectarse a internet cada día para mínimo poder jugar off-line, aunque ni tan siquiera vayamos a jugar. De modo contrario, no podríamos jugar a ningún juego sin antes restablecer la conexión con la consola.  Aunque eso sí, la TV y ver películas en Blu-Ray sí que podremos ver con total normalidad.

Por otro lado, si por un casual vamos a casa de algún amigo con nuestros juegos, deberemos de estar conectados siempre con nuestra cuenta de Xbox Live. Sencillamente lamentable.

 

Biblioteca. 

Uno de los planes de Microsoft para las familias es poder compartir nuestro contenido con hasta 10 usuarios, pero desde una misma consola. Hecha la ley, hecha la trampa. Sí, podemos compartir nuestro contenido con los demás habitantes de la casa y nuestros amigos, siempre y cuando llevemos nuestra cuenta encima. En dicha biblioteca podemos jugar a nuestros juegos comprados en la nube y jugar donde vayamos con nuestra cuenta, pero, con el requisito anterior y haber pagado previamente por los juegos de la nube.

 

Los juegos de segunda mano.

Desde Microsoft le pasan la patata caliente a las distribuidoras, ellos no quieren saber nada de este tema. Ellos han dicho lo siguiente: “Hemos diseñado la consola para que las editoras sean quienes puedan permitir o no el intercambio de juegos en tiendas. Han rectificado y ahora la pelota está en el tejado de las compañías, veremos cómo les sienta esta patada a Electronic Arts o Activision”.

Siguiendo con este tema tan espinoso, podremos regalar juegos a nuestros amigos sin ningún tipo de tarifa adicional, aunque, volvemos al principal punto, de nuevo otra trampa. Podremos regalar un juego siempre y cuando este amigo lo tengamos cómo un mínimo de 30 días en nuestra lista de amigos,  y un mismo título sólo se podrá regalar una vez. Así que sí endosamos una bazofia a un amigo, ese juego ya es para él para siempre. -Alguna ventaja tenía que tener para dar salida a los Call of Duty-

Por último está el tema del alquiler de juegos, práctica habitual para los jugones más indecisos. Microsoft ha confirmado que el alquiler de juegos no estará disponible en Xbox One de lanzamiento. Vamos, qué ni soñar con esta opción. Sí queremos probar algo, que sea al mayor precio posible.

 

Kinect y su modo off/on.

La última noticia confirmada desde Microsoft es que sí será posible apagar Kinect. No será necesario que tengamos Kinect siempre encendido y podremos “pausar” el dispositivo para que únicamente responda a las acciones por voz, o directamente apagar el cacharro. Eso sí, volvemos a las trampas, Kinect estará totalmente conectado para los juegos que lo requieran, sino no podremos jugar tampoco. Y en esto me temo que la mayoría de juegos nos pedirán tener activo dicho cacharro.