zetman-ivrea-tallon4

La editorial Ivrea ha lanzado esta misma tarde un comunicado a través de su web y redes sociales en el que informa que por un error en el corte de los tomos 1 y 18 de Zetman, los cuales tenían que estar a la venta entre mañana jueves y el viernes, se han distribuido una primera remesa con un tamaño más pequeño que la plantilla original -Vamos, que se han pasado un poco cortando por donde no debían-.

Ivrea, en el mismo comunicado, no ha dejado pasar la oportunidad para poner verde a alguien -como es costumbre en la compañía- y así quitarse de toda culpa en su perfección divina. En este caso ha sido la empresa encargada del corte la que -palabras textuales del comunicado oficial- «en un acto de torpeza absoluta desestimó las líneas de corte señaladas y guillotinó ambos libros más pequeños que lo que debían ser «.

Es cierto que es un error de corte y que le toca pagar el pato a la imprenta, pero señores de Ivrea, dos cosas les quiero decir: La primera, ¿ya están otra vez faltando al respeto a través de un medio oficial como se supone que es su blog? ¿Nadie les ha dicho nunca que es de mala educación? Y segunda: existe algo llamado control de calidad, y nos consta que lo conocen, pues desde su misma web, en el apartado de preguntas y respuestas, alardean de él. Es más, hemos podido obtener esta gloriosa frase, que queda muy bien sobre el papel, pero parece que la realidad es otra : «…el control de calidad impide que los tomos defectuosos formen parte de la tirada final. Desgraciadamente en tiradas elevadas nunca se está exento de ver algún tomo mal impreso que haya pasado por alto los controles.» ….. O.O ¡Really! Pues se les ha colado uno muy gordo.

En cualquier caso, Ivrea nos avisa de que si vemos algún tomo de los que ya se han ido distribuyendo en las librerías, no lo compremos.

Fuente: Los secretos de Ivrea