masakado-000

Bienvenidos una semana más a nuestras sección más aventurera, dedicada a mostrar Japón desde una perspectiva totalmente diferente a las guías convencionales que inundan las librerías y la red. En Tallon4 hemos querido ser más originales que todas ellas, o al menos intentarlo, y de nuestra humilde experiencia y nuestra gran curiosidad por Japón surgió esta sección: GUíA BLANCA y GUÍA NEGRA, dos formas diferentes de redescubrir una ciudad que nos apasiona: Tokio.

Hoy nos hemos decantado por la Guía Negra, dedicada a mostrar las zonas más oscuras y misteriosas de la ciudad, y es que con la cercanía del festival Obon, (suele celebrarse durante el mes de agosto y honra la memoria de los muertos), nos ha entrado el gusanillo de hablaros sobre fantasmas en el centro de Tokio. Sí, sí, lo leéis bien, historias de espíritus vengativos en el mismísimo centro financiero de la gran metrópolis. ¿Os pica la curiosidad? ¡Pues empecemos!

 

Otemachi: el distrito financiero de Tokio

El distrito de Otemachi es conocido por ser la zona donde se concentran la mayoría de las sedes de grandes compañías multinacionales, una pequeña zona que concentra el corazón de las finanzas del país.

masakado-007

Situado junto al Palacio Imperial, se puede acceder al distrito desde la parada de metro de Tokyo Station, la estación central de la ciudad. También se puede llegar desde Ôtemachi Station, donde convergen gran cantidad de líneas de metro.

Entre los rascacielos y el asfalto del moderno distrito financiero, una pequeña construcción de arquitectura tradicional rodeada de vegetación llama un poco la atención. Está a los pies del edificio Mitsui Trading Company, pero se puede acceder fácilmente desde la calle, y si nos acercamos más veremos que en la entrada reza: Mausoleo de Tairo No Masakado.

masakado-002

 

El mausoleo de un samurái 

Pero, ¿quién era Tairo No Masakado? ¿Y por qué se conserva un mausoleo en su honor entre tan modernos edificios?

Tairo No Masakado fue un famoso samurái, de noble familia, que vivió durante la era Heidan en Kioto como caballero rural a las ordenes de la corte imperial. Sobre el año 939 de rebeló contra la orden y se proclamó emperador. Esta revuelta fue el principio de la caída de Kioto como capital de Japón. La alegría no le duró mucho, ya que fue decapitado por su primo Taira no Sadamori.

masakado-006

Como castigo ejemplar la cabeza fue trasladada y expuesta en Kioto, donde comenzó a formarse la leyenda, puesto que días después de ser cortada la cabeza de Masakado no se descomponía y parecía que aun seguía con vida. Tres meses más tarde los ojos se habían vuelto fieros y en su boca apareció una mueca torcida de ira contenida. Cuentan que una noche la cabeza empezó a brillar, se levantó del suelo y voló rumbo a su ciudad natal.

Pero la cabeza de Taira No Masakado se cansó y a la altura del pueblo de Shibasaki (actual distrito de Otamachi) se paró a reposar. Entonces los aldeanos recogieron la cabeza, la limpiaron y enterraron en un montículo para que reposara en paz, puesto que  Masakado tuvo muchos enemigos, pero también tenía a muchos seguidores que habían puesto en su lucha una gran esperanza.

 

Empiezan las visiones

No pasaron más de 10 años cuando los habitantes del pueblo de Shibasaki comenzaron a ver la cabeza del samurái vagando desaliñada y enfurecida por la zona. Por el temor a estas apariciones comenzaron a ir a su tumba a rezar, para que el espíritu pudiera reposar en paz.

masakado-005

Pero este es solo el principio de una larga cadena de sucesos, desastres y apariciones en la zona. Tras varios intentos frustrados de establecer un santuario budista adyacente a la tumba, la peste y los desastres naturales arrasaron el lugar. En 1616, tratando de calmar la ira de Taira No Masakado, al que se le atribuían las penurias y males que estaba sufriendo el distrito, fue elevado a la categoría de deidad. Pronto el santuario fue trasladado a otra zona cercana para hacer espacio a las grandes mansiones de la época Edo. Aunque el montículo y la lápida quedaron inamovibles en un jardín de una de las mansiones, custodiado por los señores feudales que vivían en la casa.

Pero poco le duraría de nuevo la calma al espíritu de Masakado, pues en 1869 el gobierno emitió un comunicado condenando a Taira No Masakado como enemigo del emperador.

 

El misterioso ministerio de finanzas

Pero sin duda el desastre más famoso atribuido al espíritu del samurái es el del ministerio de finanzas de Tokio.

En 1923 se decide construir el edificio del ministerio sobre los restos del montículo donde reposaba la cabeza maldita, muy dañado ya por el famoso terremoto de Kanto y los incendios que provocó. ¡Mala idea! El ministro de finanzas murió repentinamente de una enfermedad, y los otros 13 funcionarios de la mesa directiva que apoyaron la construcción del edificio murieron en extrañas circunstancias durante los siguientes 2 años. Los obreros resultaban heridos en misteriosos accidentes de trabajo, según los mismos los objetos se movían repentinamente solos y los trabajadores enfermaban con facilidad. La gente comenzó a pensar que el fantasma del samurai había maldecido el edificio, hecho que quedó demostrado por las creencias populares cuando se incendió, fruto de un rayo, en 1940, justo el día en que hacía 1000 años que se decapitó a Taira No Masakado.

masakado-003

Ya con la lección aprendida se trasladó el ministerio de finanzas y se reconstruyó el monumento de piedra donde estaba situado el mausoleo de Masakado, dedicándolo de nuevo al famoso samurái.

 

Bienvenido Mr. Marshal

¡Y llegaron los americanos! Ellos tampoco fueron ajenos a la ira del decapitado Masakado ni a su maldición. Tras la segunda guerra mundial, la zona fue tomada por las fuerzas de ocupación que comenzaron a limpiarla para crear un parking. ¡Otra mala idea! Un trabajador murió al lado de la tumba cuando una excavadora cayó sobre él en extrañas circunstancias, pero no fue el único accidente, otros extraños sucesos le habían precedido.

masakado-008

Las autoridades locales enseguida relacionaron los accidentes con la ira del fantasma y alertaron a las fuerzas americanas, que decidieron dejar la obra a medias y trasladar la ubicación a otro lugar menos peligroso.

Años después, cuando las tierras volvieron a manos del gobierno japonés, se reconstruyó el mausoleo en un intento de calmar la ira del espíritu y su maldición.

 

Actualmente

La historia de la cabeza maldita del samurái Masakado es muy conocida y temida en Tokio, pero a la vez es un kami venerado y querido. Una extraña mezcla, ¿no? Pensémoslo, durante años la zona fue azotada por enfermedades, trágicos desastres naturales y visiones constantes de la cabeza del espíritu del samurái que venían acompañadas de extraños accidentes y catástrofes, pero desde que se le devolvió el honor, le reconocieron de nuevo como a deidad local y se reconstruyó el mausoleo, la zona de Otemachi se ha convertido en el centro de riqueza de una de las mayores metrópolis del mundo: Tokio, donde cayó la cabeza hace 1000 años. ¿Casualidad? Muchos japoneses opinan que no.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es por ello, y para que Masakado siga reposando en paz y trayendo la prosperidad al barrio, todos los días 1 y 15 de cada mes los representantes de las empresas locales van a rezar al mausoleo sin faltar un solo día a su cita, no sea que despierten la ira de la cabeza fantasma del temido y venerado samurái Taira No Masakado.

¿Y tú? Si tienes la oportunidad de ir a Tokio, ¿no deberías pasarte por su mausoleo para honorarle y no despertar su ira? Después de todo es posible que gracias a él Tokio sea lo que es para muchos de nosotros.

 

Este trabajo es obra del esfuerzo de su autor y todo uso fuera de Tallon4 ha de tener el permiso del mismo. Si estás pensando en usarlo en un blog o foro, ruego nos lo comuniques o nos pongas como fuente.