Gamehameha

Aquí estamos de nuevo, esta vez desde las costas del sur, con una birra en una mano, un tinto de verano en la otra y las rancionews en los auriculares.

Vengo a traeros desde aquí la segunda parte de este especial de los videjuegos de Dragon Ball y lo hacemos entrando de lleno en una nueva y espectacular generación de consolas. Pasamos de los 8 a los 16 bits, lo que significa una mejora de la calidad gráfica de los juegos y una época en la que sobretodo destacaron Super Nintendo y Sega  Génesis o Sega Megadrive en Europa, aunque no debemos olvidar al Rolls Royce de las consolas: la mítica Neo Geo que también forma parte de esta generación y que técnicamente era muy superior a sus competidoras, incuido el precio. La vencedora en ventas fue Super Nintendo con 49 millones de unidades vendidas y un catálogo espectacular. Super Mario, Donkey Kong, Zelda, Castelvania, Megaman y por supuesto Dragon Ball.


super-nintendo1

En esta época, principios de los 90, Dragon ball ya empezaba a ser famosa en todo el mundo, tanto el anime como el manga eran todo un éxito. Había nacido la gallina de los huevos de oro y las empresas de videojuegos no la iban a dejar escapar, sobretodo Nintendo. Por supuesto seguimos teniendo grandes RPGs como en la anterior generación pero empezamos a encontrar juegos de combate aprovechando la popularidad de sus personajes que empezaría a ser tan importantes o más que los de Street Fighter o Mortal Kombat, y es precisamente en esto en lo que se basarían las futuras generaciones ya que desde entonces no hemos vuelto a disfrutar de buenos RPGs de Dragon Ball en consolas de sobremesa.

Nintendo_Logo

Comenzaremos con la consola que Nintendo trajo a esta generación, Super Nintendo.  Tras el éxito absoluto que tuvo NES, la compañía nipona solo tuvo que mejorar los ingredientes del pastel para obtener una máquina que sería un autentico éxito en todo el mundo, y como resultado apareció en el mercado esta magnífica consola que tuvo uno de los mejores y más variados catálogos nunca vistos. Mejor calidad gráfica que su predecesora, colores más vivos, detalles mucho mejor tratados y más profundos, verla en acción era una auténtica maravilla. Los Marios, Zeldas, Donkey Kongs, Castlevania o una larga variedad de juegos Disney estupendos pasaron al siguiente nivel, el de los 16 bits.

Dragon Ball Z: Super Gokuden Totsugeki-Hen fue el primer juego que encontramos para esta plataforma.

Basado en la historia inicial de Dragon Ball hasta la pelea con el rey Piccolo, nos encontramos ante un RPG que busca desarrollar y contarnos las aventuras de un joven Goku que ya siendo un niño daba caña de lo lindo. Además de avanzar en la historia tendremos, como no puede ser de otra manera, multitud de combates en los que nos enfrentaremos a un sinfín de adversarios. El título termina con la popular batalla contra el Rey Piccolo.

La jugabilidad en los combates es bastante peculiar: no llega a ser juego por turnos, pero tampoco en tiempo real. Se trata de un modo de lucha muy táctico en el que tendremos que adelantarnos a nuestro rival para defendernos, atacar con golpes normales o lanzar ataques especiales de ki. La jugabilidad puede llegar a resultar bastante estresante y lenta, pero el juego desarrolla la historia de nuestro amigo Goku de manera espectacular e incluso cuenta con finales alternativos que nunca se vieron en el manga.
http://www.youtube.com/watch?v=GzkxYtaHbC0

El siguiente juego que pudimos ver para esta plataforma es una secuela directa del título anterior, su nombre:  Dragon Ball Z: Super Gokuden Kakusei-Hen. Misma jugabilidad pero diferente historia. En ella nos encontramos a un Goku ya adulto y al inicio de la saga Dragon Ball Z hasta la batalla en Namek con Freeza. En este juego a diferencia del anterior tendremos dos personajes jugables, Goku adulto como ya hemos mencionado anteriormente y Gohan niño.

Dejamos apartados los RPGs y nos ponemos a uno de los primeros juegos de tollinas puras y duras de que podemos encontrar en consolas.

Dragon Ball Z Hyper Dimension llegó a Super NES tras el éxito de varios juegos de combate para  recreativas, pero experimentaría varios cambios en el sistema de control comparado con todos ellos. Los combates estaban más centrados en los ataques cuerpo a cuerpo, buscando la similitud con otros juegos que triunfaban por aquel entonces, como Streer Fighter 1 y 2, y dejaba en un segundo plano los ataques de energía tan vistos en el anime y manga. Pero lo más significativo de este juego y lo que más tocaba los innombrables es su barra de vida, que actuaba como barra de vida y energía a la vez y que además se podía recargar. Esto hacía que los combates pudieran durar horas o años si te ponías un poco tonto. También contaba con un golpe especial que podía mandar a otras pantallas al personaje rival (más o menos parecido a lo que podemos ver hoy en día con Injustice: Gods Among Us).

Gráficamente bastante notable para su época, Dragon Ball Z Hyper Dimension contaba con un máximo de 10 personajes jugables y con los modos de juego Historia (no disponible en la versión europea), combate, torneo y entrenamiento.  En definitiva, un juego notable que hizo las delicias de los poseedores de una Super NES, aunque más de los asiáticos que los europeos debido a la exclusión del modo historia en la versión occidental.

Esto ha sido todo en cuanto a los juegos vistos en  la consola de Nintendo para esta generación y pasamos directamente a Sega Génesis.

Sega-logo-Frikarte

En la época en la que Sega era una de las principales potencias creadoras de juegos y consolas y tras el éxito de la genial Sega Master System saltó al mercado en el año 1988 la Sega Génesis o Sega Megadrive. Con sus espectaculares gráficos, su mando completamente innovador y sus frenéticos juegos de Sonic entre muchos otros, fue la principal competencia para Nintendo en la época de los 16 bits, de hecho en España, Sega Megadrive vendió más unidades que Super NES y lo mismo pasó en otros muchos países occidentales. Una consola a la que un servidor le tiene un cariño especial, quizás porque nunca pude hacerme con ella. Un auténtico clasicazo.

Vamos pues con el juego de que pudimos ver para esta mítica consola. Se tituló Dragon Ball Z: Sagas de Valentía. Fue el primer y único título de la serie para Sega Megadrive, un juego muy esperado para todos aquellos que tenían en su haber la consola de Sega ya que Nintendo sacó a la luz varios como ya hemos podido ver y la mayoría gozaron de bastante éxito.

Era un juego muy parecido en todos sus aspectos a aquel que triunfaba en muchas recreativas. Con un muy buen apartado gráfico y una jugabilidad magnífica, podíamos elegir hasta un máximo de 11 personajes, tres de ellos exclusivos para esta consola: Krillin, Recoome y Ginyu. Al contrario que  en Hyper Dimension de Super NES, este juego tenía como característica principal los movimientos especiales a distancia tan vistos en la saga, dejando un poco apartados los ataques cuerpo a cuerpo. El título poseía también una libertad enorme para moverte por todo el escenario tanto en tierra como en aire. Por lo demás tenía todo lo que necesitaba para triunfar: combos espectaculares, gráficos coloridos y detallados, jugabilidad rápida e intensa y los personajes del manga dispuestos a darse trompazos de los buenos.

Y aquí terminan los juegos de Dragon Ball que nos trajo esta cuarta generación de consolas. Para el siguiente damos un salto cualitativo bastante importante y retomamos este especial dando un paseo por el tiempo y haciéndole un pequeño homenaje a las consolas de sobremesa y a los títulos que nos presentan las aventuras de Goku y compañía. Un pequeño anticipo: 32 y 64 bits, CDs, Sega Saturn, Nintendo 64 o el nacimiento de un mito, la PlayStation de Sony.

Un abrazo a todos Talonianos.