Mi-pequeño-Monstruo-02

¿Nunca os ha pasado que soléis actuar de determinada manera con todo el mundo excepto con alguien, sólo una persona, a la que tratáis de manera distinta? Aunque ese trato puede ser mejor o peor, todo sea dicho. Pues ese es precisamente el problema que tiene la protagonista del manga que presentamos en este manganálisis. Una niña adorable que pasa desapercibida por la gente debido a lo calmada que es; y, sin embargo, sólo un chico es capaz de sacar lo peor que hay en ella, un pequeño monstruo con muy mala uva pero que se hace adorable. Os presentamos la obra de Masami Tsuda titulada Mi Pequeño Monstruo.

Historia

Nanoha Satsuki es una estudiante de secundaria cuyas dos mejores amigas, Nobara Ryûzaki (la chica más guapa del instituto) y Renge Midô (la alumna con mejores notas del centro educativo), le eclipsan por completo. Mientras que ellas se llevan la gloria, fama y admiración del resto de compañeros, Nanoha destaca por su capacidad para hacerse invisible y pasar inadvertida allá donde va.

Por otro lado, Hazuki Tokiwa es un estudiante modelo. Apodado “el Príncipe” por sus propias compañeras de clase, Hazuki se vanagloria de su éxito entre las féminas, aunque no es capaz de conocer lo que estas realmente piensan de él. Así, sus días pasan bañados en la máxima popularidad que un adolescente puede conseguir en el instituto.

Mi-pequeño-monstruo-00La vida de Nanoha y Hazuki transcurre con normalidad hasta que un buen día sucede lo impensable. Al cruzarse en el instituto, la chica comienza a meterse con “el príncipe” sin ningún pudor, dejando muy claro lo que piensa de él, de su actuación con las chicas y de cómo le admiran simplemente porque es guapo (ya que nadie valora lo más mínimo que sea el tercer mejor estudiante del centro).  De esta manera, Hazuki tendrá el placer de conocer al pequeño bichito creído y narcisista que habita en su interior, el cual resulta gravemente herido en su orgullo con las críticas del monstruito de Nanoha.

Con el paso del tiempo, y convertidos en compañeros de clase, Hazuki comenzará a pedirle ayuda a Nanoha para que le ayude a cambiar con el fin de convertirse en mejor persona. Un duro trabajo para el que la chica no está preparada por culpa de ese pequeño ser con mal genio que salta a las primeras de cambio para meterse con Hazuki. ¿Será Nanoha capaz de aprender a controlarlo, al igual que Hazuki hace con su parte narcisista? Peor aún, ¿cómo reaccionará el pequeño monstruo cuando Hazuki se declare ante Nanoha, de quien se ha enamorado perdidamente?

Mi-pequeño-Monstruo-03

Mi Pequeño Monstruo es una obra dibujada y escrita por la mangaka Masami Tsuda, quien adquirió la fama gracias a su anterior obra Karekano. Comenzó a publicarse en la revista LaLa, porpiedad de la editorial Hakusensha,  en el año 2006, donde se mantuvo hasta 2007. La obra fue recopilada en dos volúmenes.

Editorial Glènat (ahora Editories de TebeosEDT-) fue quien trajo a España esta obra de toque humorístico y desenfadado. En 2007 sacó cada tomo de manera individual. Este mismo año, concretamente en verano, Mi Pequeño Monstruo se ha vuelto a poner de moda gracias al económico precio al que EDT lo puso a la venta: los dos tomos por tan sólo 10 €. Una ganga que algunos otakus no dejaron escapar.

Conclusión

Karekano fue una historia adictiva, que atrapó a los lectores desde el principio gracias a sus tintes humorísticos pero que, según avanzaba, iba tornando la historia en un melodrama que dejó a más de uno con un sabor agridulce. Por ello, es posible que aparezca algún que otro prejuicio a la hora de adentrarse en una nueva historia creada por Masami Tsuda. No obstante, Mi Pequeño Monstruo resulta ser una entretenida y amena comedia que, si bien no es de las mejores del mercado, sí que cumple su labor: hacer que el lector disfrute de una historia diferente y, sobre todo, divertida.

Entre las peculiaridades del manga destaca la narración. Los shojos se definen por estar centrados en historias románticas que, contadas desde el punto de vista de la protagonista femenina, desarrollan una trama llena de amores, desamores y engaños que la mayoría de las veces acaban con un ‘happy ending’. Por ello, resulta cuanto menos curioso descubrir que Mi Pequeño Monstruo divide la narración en una proporción de 60% (punto de vista de Nanoha) y 40% (punto de vista de Hazuki). De esta manera el lector puede comprender mejor cómo evoluciona el personaje masculino, quien es el primero en rendirse ante ese sentimiento tan asociado a las mujeres.

En cuanto al resto de personajes, las amigas de Nanoha se convierten en elementos importantes que ayudan a que la historia avance, mostrando cómo es en realidad la muchacha: buena, amable, simpática y encantadora. Por otro lado, el hermano de Nanoha, Raito, gana importancia en el momento en que se convierte en el ídolo de Hazuki (quien, por ese entonces, desconoce el parentesco existente entre el muchacho y su amor de instituto).

Mención aparte y especial merecen esos dos bichitos sin los que esta obra no sería lo mismo: el gamberro monstruo de Nanoha y el engreído narcisista de Hazuki. Dos especímenes que no resultan tan raros y que, sin embargo,  son los responsables de meter en un enredo amoroso a sus huéspedes. ¿Será por cosa del destino o lo tenían planeado desde el principio? Lo que no cabe duda es que ambos acaban ganándose el cariño de los lectores.

Si piensas que tu día a día en el instituto es horrible, descubre el horror por el que tiene que pasar Nanoha con su particular “príncipe” en clase. Seguro que tu situación te parece mucho mejor al tiempo que disfrutas de una obra peculiar y llena de momentos inolvidables.

Mi-pequeño-Monstruo-05