templo

Bienvenidos una semana más a la sección más viajera de Tallon4. Hoy, como no podía ser de otra forma con Halloween a la vuelta de la esquina, hemos elegido para este espacio nuestra Guía Negra, para adentrarnos en el Japón más misterioso y oscuro. ¿Nos acompañáis? ¡Pues comenzamos nuestro viaje!

Si hace poco en esta misma sección os hablábamos del cementerio de Yanaka Reien, al norte de Ueno (concretamente en Yanaka 7-chome de Taito) hoy no nos iremos mucho más lejos. De hecho no vamos ni ha cambiar de barrio, pues solo unas calles más a norte nos espera la visita de esta semana: el famoso templo budista de Zenshoan.

El Templo de Zenshoan

Este templo se encuentra situado, como ya hemos mencionado antes, al norte de Ueno, en el barrio de Taito. Se encuentra sólo a 5 minutos andando desde la estación de Sendagi, en la linea de metro de Chiyoda. Si observamos esta zona vista desde el aire, con el Google Maps por ejemplo, veremos que curiosamente está llena (llenísima) de cementerios. Algunos de ellos son enormes, como el de Yanaka, y otros más humildes, como el del templo Zenshoan, pero todos están situados muy próximos entre sí y hacen desde el aire se vea una zona terriblemente oscura.


Ver mapa más grande

El templo Zenshoan (全生庵) data de 1883, durante el principio de la restauración Meiji, cuando el samurai Yamaoka Tesshu mandó construir el templo para llorar a los caídos durante las guerras Bodhi, que pusieron fin a la era Edo con la derrota del shogunato.

Pero sin duda aquello por lo que el templo Zenshoan es conocido en todo Japón es por su extensa colección de pinturas historicas de yûreis (fantasmas japoneses), coleccionados por el famoso narrador de historias de terror Sanyu-tei Encho, que a lo largo de sus años de estudio budista en la escuela del templo se dedicó a coleccionarlos en busca de inspiración para sus relatos.

Los fantasmas del templo Zenshoan

Sanyu-tei Encho llegó a agrupar 50 pinturas de fantasmas, de entre 150 y 200 años de antigüedad. Actualmente todas ellas se encuentran en una sala del templo, pero únicamente se pueden visitar del 1 al 31 de agosto, durante el Obon, mes en que tradicionalmente en Japón se mezclan el mundo de los vivos y el de los muertos. El precio de la entrada, también llamado «honorario», es de 300 yenes.

Pero ahora no hace falta que te traslades hasta Tokio para verlos, pues a continuación te ofrecemos una visita guiada por las obras más espectaculares del templo:

«Fantasma» de Iijim Koga es un retrato de una aparición femenina flotante, con kimono funerario y todas las características físicas horrorosas que uno espera ver cuando un fantasma se cruza en nuestro camino: manos huesudas, un pelo fibroso y una mueca de dolor que revela la boca llena de dientes negros.

Fantasma-Iijim Koga

«Monstruo marino» de Utagawa Hoen. Este cuadro representa a un umibozu (representado en este caso como fantasma, aunque otras veces se le atribuyen características de yokai) cerca de un barco amarrado a la orilla del mar. La luna está pintada allá donde debería tener la boca el extraño ser.

Monstruo marino-Utagawa Hoen

«Fantasma de cantante ciega de la calle» de Utagawa Hiroshige. Retrata el espíritu inquieto de una artista callejera, con los ojos muy abiertos se desplaza por un río de camino a su próxima actuación.

Fantasma cantante ciega de la calle-Utagawa Hiroshige

«El fantasma de Kohada Koheiji » de Utagawa Kunitoshi muestra al protagonista de la famosa novela del periodo Edo (publicada en 1803 por Santo Kyoden). La historia cuenta como Koheiji es asesinado por su esposa y su amante. Su fantasma regresa para aterrorizar a las dos mujeres mirando a través de la mosquitera que cubre la cama.

El fantasma de Kohada Koheiji-Utagawa Kunitoshi

«El cuento fantasmal del Enoki « de Ito Seiu. Esta pintura también es una representación literaria, en esta ocasión se refleja una escena de Kaidan Chibusa Enoki, una vieja historia de terror en la que el fantasma de un pintor muerto regresa para proteger un bebe mientras está al pie de la cascada Juniso (situada donde se encuentra ahora Shinjuku Chuo Park de Tokio).

cuento fantasmal del Enoki-Ito Seiu

«Fantasma» de Rinrin nos muestra un espíritu de blanca mirada y descarnadas costillas visibles a través de su ropaje mientras parece que se está desvaneciendo.

Fantasma-Rinrin

«El fantasma en el muelle» de Shibata Zeshin. Esta pintura representa una débil aparición de aspecto relajado en un muelle, casualmente mirando por encima del hombro. Quizás el fantasma de algún marinero que murió en la mar.

fantasma en el muelle-Shibata Zeshin.

«Fantasma bajo la lluvia» de Ikeda Ayaoka. Muestra una aparición femenina de aspecto triste bajo una tormenta y con llamas elevándose donde deberían estar sus pies.

Fantasma bajo la lluvia-Ikeda Ayaoka

«Los fantasmas del marido y la esposa» de Otai es una obra muy peculiar ya que raramente aparecen en las pinturas dos fantasmas juntos. Estos representan una siniestra pareja donde la esposa sujeta un cráneo humano y el marido viste un tocado funerario budista tradicional con manchas de sangre en su rostro.

fantasmas del marido y la esposa-Otai

«Fantasma con una cabeza cortada» de Kawakami Togai. Muestra una aparición femenina que sostiene amorosamentela cabeza decapitada de un hombre.

Fantasma con una cabeza cortada- Kawakami Togai

«Fantasma» de Gyoshin es la obra que finaliza nuestro recorrido, una pintura donde la protagonista es una figura patética, demacrada, demasiado delgada, con el pelo cortado y los dientes ennegrecidos, pero aún y así su expresión parece tener un toque de humor.

Fantasma-Gyoshin

Esperamos que os haya gustado esta visita guiada por las pinturas más terroríficas de la peculiar colección con el que el narrador de historias de terror Sanyu-tei Encho se inspiraba para contar sus historias de terror bajo la luz de una fogata en las calurosas noches de agosto. Con semejante desfile de espíritus no dudamos en que el señor Encho debía de tener horribles pesadillas a las que posteriormente transformaba en narraciones estupendas que han perdurado a lo largo de los años, hasta nuestros días.

Y a vosotros ¿Os han inspirado estas pinturas para contar historias de miedo en la noche de Halloween?

Este trabajo es obra del esfuerzo de su autor y todo uso fuera de Tallon4 ha de tener el permiso del mismo. Si estás pensando en usarlo en un blog o foro, ruego nos lo comuniques o nos pongas como fuente.