fuji-000

Misterioso y fascinante el monte Fuji ha sido desde siempre uno de los lugares más importantes de Japón. Plasmado en numerosas obras de arte, descrito en multitud de poemas y fuente de relatos tan misteriosos como su propia historia. Y ahora, como colofón el protagonista de nuestra Guía Blanca de esta semana, hoy hablaremos de: El Monte Fuji.

El Monte Fuji o Fujisan

Es curioso que la cima más alta de todo un territorio como Japón sea un volcán, el cual es a su vez el símbolo más querido del país. No podían haber elegido nada que reflejara de mejor forma el país nipón, un territorio que al estar situado en el límite de las placas Euroasiática y Pacífica (dos de las más activas del planeta actualmente) está constantemente azotado por terremotos. De hecho sus famosas aguas termales no son otra cosa que el calor que emerge del interior de sus tierras por el magma que circula bajo la superficie. Fujisan mide 3.776 metros y no son pocos los excursionistas que hacen cima cada año, o lo intentan.

El Fuji es un volcán activo, pero está «dormido» y catalogado como de bajo riesgo, eso significa que hace ya mucho tiempo de su última erupción (en 1707 durante el periodo EDO) y que es poco probable que en un futuro próximo tenga algún tipo de actividad volcánica.

Cómo llegar y que hacer

Llegar hasta las faldas del monte es relativamente fácil, las rutas sugeridas desde Tokio son principalmente 2: desde Shinjuku tomando la línea JR Chuo, en la parada de Otsuki cambiar a la línea Fujikyu, hasta llegar nuevamente a la parada de Kawaguchiko, donde se encuentra una de las bases más populares para comenzar la subida al Fuji. La segunda ruta es tomando el Shinkansen Tokaido o la línea JR de Shinjuku, una ruta más rápida pero menos pintoresca. Finaliza en la estación de Odawara. Una vez allí existen muchas combinaciones de trenes y buses, una de ellas lleva hasta el pueblo de Hakone, famoso por sus manantiales termales. Un lugar de obligada visita, en tu paso por el Fuji.

Hewlett-Packard

El monte Fuji está situado entre las prefecturas de  Shizuoka y Yamanashi. Es una pena no aprovechar la visita para pasearse por la ciudad de Hakone, conocer un poco más de cerca la terrible maldición del bosque de Aokigahara o ver el precioso paisaje de la región de los 5 lagos, lugar de veraneo de muchos japoneses.

Escalada al monte Fuji

El primer valiente que hizo cima en el monte sagrado fue un monje budista en el año 663, según registros escritos. En la actualidad la tecnología hace que el ascenso sea mucho más sencillo de lo que le debió resultar al pobre monje, no obstante se recomienda preparación y un equipo de montaña en condiciones. Entre 100.000 y 200.000 personas al año hacen alguno de los tramos de la subida, aunque no todos llegan hasta la cima. Es recomendable hacer los últimos tramos del ascenso de madrugada, pues el espectáculo del amanecer sobre la cima de Japón es extraordinario. El mejor momento del año para subir es entre julio y agosto, cuando el clima es más favorable y pocas veces llueve.

Hewlett-Packard

El ascenso al Fuji está dividido en 10 etapas, pero hasta la estaciones de la quinta etapa se puede acceder fácilmente con autocar o coche. Como existen varias rutas de subida, dependiendo de la ladera por la que se decida subir, existen un total de 4 estaciones de inicio (o quintas).

  • Kawaguchikoik (2.300 metros). La estación más popular y la de más fácil acceso desde el centro de Tokio.
  • Fujinomiya (2.400 metros). Para llegar a ella se puede utilizar el Tokaido shinkansen de la línea Tokio-Osaka.
  • Subashiri (2.000 metros)
  • Gotemba (1.400 metros)

fujimap

Una vez elegido nuestro punto de partida solo tenemos que avanzar etapa tras etapa, y no desmoralizarnos si no podemos hacer cima, lo más importante es disfrutar de la naturaleza y el paisaje que el monte nos ofrece, como si de un regalo se tratara. Además tendremos alicientes por el camino como altares, la compañía de otros excursionistas… ¡y hasta tiendas de souvenirs!

Y al bajar del monta Fuji…

Aunque la región de Kanagawa tiene como atractivo principal el gran Fujisan tenemos otros lugares muy interesantes en diferentes sentidos para completar nuestra visita. Es altamente recomendable tras el descenso tomarse un día de reposo, para recargar las fuerzas. Y que mejor forma de hacerlo que en el cálido abrazo del agua caliente en un onsen natural. La ciudad de Hakone, a las faldas del Fujisan es conocida por sus baños termales, y uno de los destinos turísticos más apreciados de la zona.

fuji-003

También situado en la falda del volcán se encuentra el bosque de Aokigahara, conocido como Jyukai (mar de árboles). Es un paraje de una belleza pero que oculta una horrible realidad. Cubre una extensión de 3.000 hectáreas y pasado el primer kilómetro de senderos la vegetación es tan densa que no es difícil perderse. Sin embargo, Aokigahara no es conocido por su belleza, todo lo contrario, pues es el segundo lugar del mundo donde más personas acuden para suicidarse. Puedes saber más sobre el bosque maldito en el especial que le dedicamos en Tallon4.

Aokigahara-tallon4-005

¿Os han entrado ganas de ver amanecer desde lo alto del Fujisan? A nosotros sí, ¿estaremos preparados para el duro ascenso? Quizás algún día….

Este trabajo es obra del esfuerzo de su autor y todo uso fuera de Tallon4 ha de tener el permiso del mismo. Si estás pensando en usarlo en un blog o foro, ruego nos lo comuniques o nos pongas como fuente.