Super Mario 3D World

Super Mario no necesita presentaciones. Con cada juego que lanza al mercado es capaz de movilizar a miles de seguidores hasta las tiendas de videojuegos (o tiendas online) para adquirir el último título de la saga… y eso que la saga va creciendo bastante cada año. Con el anuncio de Super Mario 3D World, la red se inundó de críticas por su enorme parecido a Super Mario Galaxy (Wii) o a Super Mario 3D Land (Nintendo 3DS). Sin embargo, Nintendo, con sus numerosos tráilers y gameplays, supo como dejar claro que Super Mario 3D World era una aventura nueva, pero con la esencia de la saga.

Semana a semana, la compañía se encargó de ir cambiando la opinión de muchos jugadores y expertos que habían criticado al nuevo título, a través de los nuevos elementos que se incluirían, como el famoso disfraz de gato o las duplicerezas. Además, nos llenó de felicidad y de diversión sólo con ver cómo eran las partidas multijugador. Hay que reconocer que su campaña de promoción está funcionando demasiado bien, pero ¿estamos realmente ante un juego tan divertido y nuevo como Nintendo se empeña en mostrarnos?

 

Impresiones de la demo

Durante el evento Madrid Games Week pudimos probar la demo de Super Mario 3D World, compuesta por cinco escenarios de mundos diferentes, escogidos milimétricamente para mostrar la diversidad estética. El primero de ellos era un clásico mundo de Mario; el segundo representaba escenas nevadas y heladas; el tercero potenciaba la utilización del disfraz de gato, a través de numerosas paredes; en el cuarto montábamos en un dinosaurio acuático, mientras que en el quinto, teníamos que acabar con un enorme jefe, propio de los finales de los mundos. Además, las azafatas que se encargaban de guiarnos por el mundo de Mario parecían tener una misión asignada. A la vez que explicaban quién era Mario y cómo se manejaba, aunque ya hubiésemos jugado a tropecientos juegos de la saga, intentaban unirnos hasta a cuatro jugadores, más por el hecho de probar la experiencia de juego con tantos jugadores, que por evitar colas. ¿El resultado? Una gran diversión y una evasión del mundo real al meternos de lleno en los coloridos y bonitos mundos. Sin embargo, ¿esta sensación no es la misma que hemos vivido ya unas cuantas veces?

Super Mario 3D World

En estos cinco mundos, no se puede negar que la estética es increíblemente preciosa, especialmente en los escenarios clásicos, nevados y en los que añaden agua. Los mundos en 3D aportan todo lujo de detalles, tanto en los escenarios como en los enemigos y lugares escondidos. Por su parte, los tubos transparentes, que aparecen en buena parte de los escenarios, son mejores que los clásicos tubos de la serie, tanto estéticamente como en la jugabilidad, a pesar de que no es difícil perder vidas con los ataques de los enemigos dentro de ellos. Además, los detalles en todos los escenarios contribuyen a dar más alegría y sorpresas a los jugadores: pajaritos, pequeños estanques, enormes patines… que se unen a los ya clásicos como monedas rojas, banderitas, relojitos, nubes movedizas o cajas teletransportadoras.

En comparación con New Super Mario Bros. para Wii y New Super Mario Bros. U, de Wii U, los mundos ofrecen mucha más vida, sin necesidad de seguir en línea recta hacia delante. Podemos ir al fondo y al frente. Podemos alcanzar a ver estrellas y objetos en cada rincón del escenario. Podemos saltar hacia atrás y hacia delante para inspeccionar todo lo que encontremos. Podemos pegarnos a las paredes o al borde. Podemos ser libres en un mundo en tres dimensiones… Como ya ocurría en Super Mario 3D Land y en Super Mario Galaxy.

Super Mario 3D World

Respecto a los objetos y habilidades de nuestro protagonista (y de su pandilla en caso de que optemos por el modo multijugador), la campana es la estrella Super Mario 3D World. Al cogerla, nos convertimos en un gato, capaz de subir por las paredes. Las azafatas de Nintendo se empeñaban en que cogiésemos esta campana para poder disfrutar de ella y es que está presente desde el primer escenario. Sin embargo, aunque es la estrella de los objetos, no es el único. La duplicereza es otra de las estrellas de los objetos, puesto que permite ver a dos Marios en pantalla, lo que aumentará la dificultad en su manejo hasta que practiquemos un poco. Estos objetos aportan algo muy novedoso a la jugabilidad, aunque hará que empecemos a despreciar los clásicos champiñones o las flores que nos hacen disparar fuego… El nuevo disfraz está muy bien, ¿pero resulta original convertir a Mario en gato después de haberse lanzado ya los trajes de pingüino, de ardilla voladora, de abeja, de rana o de Tanoki?

Por su parte, el modo multijugador es uno de los mayores alicientes del juego. Ahora Mario contará con la ayuda de Luigi, de Toad y de Peach. Esta última supone una novedad con respecto a los anteriores juegos de la serie y, como ya ocurría en otros juegos, la princesa será capaz de mantenerse en el aire durante más segundos que nadie, mientras que Luigi realizará los saltos más altos y Toad alcanzará la mayor velocidad. Los mundos se volverán más divertidos (eso sí, si los jugamos con alguien dispuesto a rompernos la burbuja en la que flotamos tras haber “muerto”). Además de cooperar para llegar hasta el final, resultará muy interesante ver quién llega en primer, en segundo, en tercer y en cuarto lugar. Aquí tendrán mucha ventaja aquéllos que ya conozcan los escenarios, pero si los jugadores están igualados en habilidad, tendrá mucha emoción. De todos los escenarios probados en la demo disponible, hay uno especialemente divertido para el modo multijugador. Se trata de uno en el que todos vamos montados en un dinosaurio acuático. Aquí la coordinación entre todos es clave, sobretodo para coger las estrellas y para no caernos al vacío. Además, las bajadas por las cascadas son más que espectaculares. Esta vez sí que será muy novedoso y más entretenido que en los modos multijugador de los últimos juegos de Mario.

Super Mario

¿Y qué ocurre con los controles? Éstos no presentan diferencias con el resto de juegos. Con el mando en horizontal, utilizamos la cruceta para movernos, el botón 2 para saltar y el botón B para introducirnos en los clásicos tubos. No hay ningún cambio con respecto a los anteriores títulos de Wii. Respecto al GamePad, que nos permite seleccionar con un click el mundo que queremos jugar y nos ofrece una visión más cercana en su pantalla, tampoco hay diferencias sustanciales. ¿Podría haber sido igual sin GamePad? Sí, aunque viene muy bien para aquellos jugadores acostumbrados a utilizar el stick. ¿Y podrían haberse incorporado más funciones especiales para sacarle más provecho? También.

Aunque no pudimos probar en la demo los extras que ofrecen, significarán, sin duda, un aliciente a la hora de adquirir el juego. Al recién anunciado modo arcade Luigi Bros., basado en el clásico Mario Bros., pero con Luigi como protagonista para seguir celebrando el Año de Luigi, se le añaden personajes desbloqueables como Estela o minijuegos, como los niveles del Jefe de la Cuadrilla Toad, con los que debemos conseguir cinco estrellas sin saltar.

 

Impresiones finales

Super Mario 3D World mola. Ofrece horas de diversión y de jugabilidad, tanto en el modo individual como en el multijugador. ¿Sólo para fans de Mario? Probablemente sí, aunque el resto de jugadores también puede divertirse con este juego ocasionalmente (a no ser que odien a Mario con toda su alma).

También ha quedado claro que incluye numerosos elementos de varios juegos de la saga a lo largo de toda la historia de este fontanero, de ahí las numerosas críticas recibidas en un principio, con su comparación con Super Mario 3D Land y Super Mario Galaxy. Cierto es que la originalidad no es uno de los puntos a favor de este nuevo juego, ya que, a excepción de unos cuantos detalles, ya hemos vivido aventuras como ésta. Sin embargo, si es capaz de divertir de esta manera, es porque, en el fondo, no necesita de enormes detalles para reinventarse.

Super Mario 3D World no es nuevo y no nos aportará demasiadas sensaciones desconocidas. Sin embargo, volverá a transportarnos a ese mundo ya conocido y ahí está la clave del éxito que casi con toda probabilidad tendrá este nuevo juego. Como ya sabréis, podréis conseguirlo a partir del 29 de noviembre, en exclusiva para Wii U.