diario-vagabunda-000

Estos últimos meses España ha tenido que vivir bajo la sombra de las penosas polémicas políticas sobre diferentes aspectos y cuestiones, que parecían ya de tiempos muy lejanos y que afectan directamente a la vida de las mujeres; como trabajadoras, como madres y como personas. Pero sin querer entrar en estas polémicas siempre está bien recordar de dónde venimos y hacia dónde queremos ir, y que durante muchos años las mujeres, por el mero hecho de nacer féminas, no hemos tenido la libertad ni los derechos que tenemos ahora. Grandes nombres han sido abanderados de esta lucha a través de los tiempos y de los territorios, nombres que han puesto su granito arena, no sin pagar un alto precio por ello, para romper las desigualdades que desde hace muchos años se arrastran en las diferentes sociedades que se autodenominan civilizadas.

Uno de los países del primer mundo en el que la diferencia social entre hombres y mujeres es más marcada es Japón, donde debido al rápido crecimiento económico y moderno que ha sufrido desde inicios de la era Meiji muchas de sus costumbres sociológicas e ideológicas no han tenido tiempo de evolucionar con la misma rapidez. Pero si actualmente el eslabón es aún considerable imaginaros a principios del siglo XIX, época en que vivió, o mejor dicho sobrevivió, Hayashi Fumiko, autora de Diario de una vagabunda y protagonista de nuestra reseña de esta semana, la cual podemos descubriros gracias a Satori Editores.

 

Diario de una vagabunda de Hayashi Fumiko

El libro que hoy nos ocupa Diario de una vagabunda es una autobiografía de su misma autora: Hayashi Fumiko. Fumiko, hija de una pareja de vendedores ambulantes, pasó sus primeros años de vida de pensión en pensión, a cada cual más sucia y desaliñada. Sin un techo, una alimentación, ni una educación adecuada para una niña de su edad.

Pero sus inicios no fueron una barrera para triunfar en su vida y siguiendo los pasos de un joven que le había prometido matrimonio llegó hasta Tokio a sus 19 años. Pronto la promesa se rompió y Fumiko malvivió con trabajos mal pagados y arropada por sus diferentes amantes.

Diario de una vagabunda es una obra que la autora escribió y publicó por fascículos en la revista Nyonin Geifutsu. Un extracto del diario de su vida que comenzó a redactar cuando tenía 18 años y hasta sus 22 ó 23.

diario-vagabunda-002

Después del éxito de su primera edición, volvió a reescribirla hasta un total de 3 veces, mejorando la redacción y la estructura general de los textos a medida que su nivel cultural crecía y la experiencia como escritora le hacía perfeccionar sus propias líneas. La versión en que se basa la obra que ha publicado Satori en nuestro país es la primera, pues aunque la redacción puede ser torpe en algunos casos, la riqueza comunicativa y empática es mucho mayor, con frases más cotidianas y toscas pero que expresan de una forma inigualable, con una fuerza y fiereza extraordinaria, los sentimientos más profundos de la protagonista.

 

Hayashi Fumiko, de vagabunda a escritora de éxito

Fumiko es una escritora considerada una denunciante de la discriminación de la mujer y de la pobreza de la gente de los bajos fondos. Estos ideales se pueden ver truncados por algunos de los trabajos que como periodista de guerra realizó al servicio del gobierno Japonés, pero como ella misma decía: “si no puedes comer, no sirve de nada la ideología, ni la religión”.

Tal y como hemos indicado anteriormente, debido a la pobreza familiar, Fumiko no pudo tener una educación decente. Pese a todo se graduó, aunque 2 años más tarde de lo previsto. Ya en sus primeros años de escuela fueron varios los profesores que apreciaron los dotes de la muchacha para la poesía y la literatura.

diario-vagabunda-004La fama le vino después de la publicación de Diario de una vagabunda, obra que llego a vender la friolera de 500.000 copias, dándole así un billete hacia una vida donde las penurias y el hambre quedaban atrás.

A lo largo de su vida como escritora Fumiko fue novelista, poeta y reportera, llegando a publicar hasta 278 libros. Era una mujer que destacó por su lucha por la libertad y la auto superación. Libertad para tener los amates que quisiera, para triunfar en un mundo donde ser mujer ya suponía un obstáculo para la independencia y el triunfo personal; y auto superación para salir del mundo marginal de la pobreza extrema y llegar a tener una vida mejor.

En el momento de su muerte a su funeral asistieron todos los grandes nombres de las artes y la literatura de la apoca. De hecho, ni uno solo faltó. Ese Acto dejó una última constancia de la gran marca que tuvo Hayashi Fumiko en el Japón en que le tocó vivir.

 

Diario de una vagabunda, la edición de Satori

La editorial asturiana Satori ha sido la responsable de publicar Diario de una vagabunda en España, siendo el primer título de su colección Maestros de la Literatura Japonesa. La obra está encuadernada en formato rústico, con sobrecubierta de cartoné, de textura rugosa. Se compone de 264 páginas, muchas de las cuales incluyen pequeñas aclaraciones en la zona baja a modo de explicación, para algunos de los términos que pueden resultar más confusos para el lector.

diario-vagabunda-001

Esta edición que la editorial ha publicado en nuestro país incluye una introducción muy adecuada en la que nos sitúa en el contexto social e histórico de los años de vida de Fumiko, además de darnos más información sobre los detalles y curiosidades de Diario de una vagabunda y de su autora. De esta forma el lector puede entender mejor la obra y apreciar todos los detalles que salpican los textos, a veces un poco atolondrados, de la joven Fumiko.

 

Conclusiones

Diario de una vagabunda no es una simple historia autobiográfica, es el esfuerzo por la libertad y el afán de superación de una mujer valiente en el Japón del siglo XIX. Una autora, Hayashi Fumiko, que se ganó el reconocimiento y prestigio de la sociedad, así como de los escritores de la época, sin dejar a un lado su fuerte carácter y su colección de amantes, algo de muy mal ver en el comportamiento de las mujeres «decentes» en Japón, incluso en la actualidad.

Puede que esta versión no sea la más correcta gramaticalmente, pero conserva la fuerza en sus palabras que el resto de versiones han ido perdiendo. No será perfecta, pero es un clásico que merece ser leído en su formato original para saber porqué en su época rompió esquemas y motivó a muchas otras mujeres a luchar por la represión que les ataba en una sociedad que no contaba con que tuvieran ni libertad, ni voluntad, ni palabra.

diario-vagabunda-003