sirena-japonesa-000

Si nosotros decimos: SIRENA, a la mayoría de vosotros os vendrá a la mente la imagen de La Sirenita de Disney o de la sexy sirena del Dragon’s Crown. De ombligo hacia arriba humana y de ombligo hacia abajo pez, siempre luciendo la imagen de una mujer idílica de larga melena que ondea el ritmo de la danza de las mareas, capaz de hipnotizar con su canto a los marineros más intrépidos de los mares, que incapaces de resistirse a su melódica voz, su virginal belleza y a la falta de sostén hacen naufragar fragatas y veleros. Y si además añadimos JAPONESA, muchos podéis tener ya un colapso. Sin embargo la realidad es otra bien diferente:

sirena-japonesa-004

Os presentamos una sirena, o sireno, japonés momificado ¿Es real? ¿De dónde procede? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Se puede visitar? Tenemos respuestas para todo ello y mucho más a continuación.

 

Los misemonos

Estas reliquias tienen una única procedencia: los misemonos, todas ellas proceden de este punto común, pero ¿qué son los misemonos?

La palabra misemono está compuesta por el verbo “ver” y la palabra “cosa”, y se podría traducir como “muestras”. Era el nombre que recibían unas ferias ambulantes que comenzaron a surgir en el periodo Edo en Japón y que viajaban de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad como forma de ocio y entretenimiento para sus gentes. Han pasado a la historia por su crudeza de las piezas que exhibían. Entre las mayores excentricidades algunos de estos misemonos presumían exhibiendo sirenas momificadas, auténticos kamis de la mitología sintoísta a la vista de los mortales que quisieran pagar para verlas.

sirena-japonesa-001

Pero estos supuestos sirenos (casi todos del sexo masculino) no eran auténticos, como ya os habréis imaginado, no obstante esto no quita que fueran piezas artesanales de una calidad y un realismo digno del mejor manitas que logró embaucar a grandes y pequeños. Algunas de estas creaciones se han conservado hasta nuestros días y se exhiben en museos y templos.

¿Pero cuál es el origen de estas piezas? Estas artesanías eran creadas por pescadores japoneses, que mediante una serie de laboriosas técnicas, perfeccionadas con la práctica y los años, unían la parte de inferior de un pez con el tronco de un mono, une lechuza rayada o algún otro animalillo. Algunas veces le añadían partes de terceras o cuartas especies para deformar más el aspecto deshumanizado del nuevo ser.

97-39-70/72853 T1383

Con el tiempo y el paso de los años la fama de los sirenos fue decreciendo entre los japoneses, que ya conocían su verdadera procedencia, pero un nuevo mercado con los marineros europeos que desembarcaba en las costas japonesas en busca de oportunidades de negocio. Fascinados ante las maravillas que les ofrecían estos pequeños seres de ojos rasgados (nos referimos a los japoneses), los inocentes marineros compraban las piezas pensando  que realmente eran seres auténticos, exponiéndolos como tesoros al retorno de sus viajes. De esta forma las artesanías momificadas fabricadas por los humildes pescadores japoneses viajaron por todo el globo, propagando el mito de su existencia.

sirena-japonesa-007

Pero las sirenas no fueron en único ser que apareció momificado, parece que los artesanos se emocionaron con su labor, pues a lo largo de los años se han ido encontrando momias creadas con las mismas técnicas de dragones, Kappas y demonios como el Tengu y el Raijû.

 

¡Vamos a ver sirenos!

Como ya hemos comentado hubo una época en que estas momias fueron el “souvenir” más valorado entre los marineros que llegaban a Japón, que en su ignorancia las compraban como auténticas. De esta forma pronto comenzaron a circular por Europa y América estas criaturas momificadas, expuestas en los mejores circos y ferias ambulantes de cada país. Actualmente se le ha perdido la pista a muchas, pero otras pocas se encuentran expuestas en algunos museos de Europa y América, así como en algunos templos de Japón, a los cuales han ido llegando como ofrendas particulares que algunos fieles han realizado a los santuarios. A continuación haremos un breve repaso de las ubicaciones que hemos podido encontrar haciendo un “chequeo” por la red. Quién sabe, a lo mejor tenéis una sirena más cerca de lo que pensáis. Aunque lamentablemente, que nosotros hayamos podido averiguar, no tenemos ninguna en territorio español.

Quizás el espécimen más conocido de todos fue la Sirena de Fiji, que viajó con el famoso y polémico circo Barnum. Lamentablemente la Sirena de Fiji original quedó destruida en un incendio que se declaró en el circo el año 1860, pero actualmente se conserva una copia en la Universidad de Harvard expuesta en el Museo de Arqueología y Etnología Peabody.

En Museo Nacional de Etnología de Leiden (Países Bajos) se encuentra expuesto un sireno adquirido por Jan Cock Blomhoff sobre el 1820, cuando estaba al mando de Dejima, la colonia comercial holandesa en el puerto de Nagasaki. El museo también posee un Kappa momificado.

sirena-japonesa-005

Según algunas páginas de internet se exhibe un sireno en un museo de Tokio (como si fuera pequeño…) no obstante nosotros hemos visitado la base de datos del Museo Nacional de Tokio y del Museo de Historia Natural y en ninguno de los dos aparece el espécimen (cuánto daño hace el copiar y pegar en la información que circula por la red…), es posible que se encuentre en algún museo privado de la ciudad o sea un templo el que lo acoja y se hayan deformado los términos con las traducciones, pero no podemos especificar su ubicación exacta.

Respecto a las momias localizadas en templos la visita obligada para aquellos que os interesa más el tema es la del templo Zuiryuji (Tetsugenji) en Osaka, cerca de la parada de metro de Namba de la línea Yotsubashi. En él se encuentran un total de 3 momias: un sireno, un kappa y un pequeño dragón.

sirena-japonesa-002

También existen sirenos y kappas expuestos en los templos de:

Myouchi, en la ciudad de Kashiwazaki (un sireno de unos 30 cm de largo).

Kurakayado, en la ciudad de Hashimoto (un sireno de unos 50 cm y de largos colmillos)

-En la ciudad de Fujinomiya, cerca de la base del monte Fuji, en el edificio de una secta sintoísta con sede en la ciudad (un sireno de unos 170 cm y sobre 1400 años de antigüedad).

-En la fábrica de sake de la ciudad de Imari, en la prefectura de Saga, encontramos un ejemplar de Kappa ¿Qué hace un Kappa en una fábrica? ¿Confundió el sake con agua y murió de un coma etílico? La momia se encontró dentro de una caja cuando se realizaron reformas en el edificio. Se cree que fue una reliquia que pasó de generación en generación en la familia que regenta la fábrica y que, por algún motivo, quedó oculta por más de 50 años. El ejemplar se puede ver expuesto en una vitrina junto a un pequeño altar que le han creado los dueños en su honor.

sirena-japonesa-006

Estos son los emplazamientos que hemos podido encontrar por la red, aunque seguramente existen muchos otros templos y santuarios, así como coleccionistas privados de todo el mundo, que conservan alguno de los cientos o miles de ejemplares que en su momento circularon por todo el mundo y que ayudaron a popularizar la leyenda sobre la existencia de las sirenas.

¿Os ha gustado el especial sobre sirenitas? Esperamos no haberos causado grandes traumas al romper la estereotipada imagen de la monísima sirenita, sin duda el griego que creo tan idílico lienzo estaba con el kappa en la fábrica de sake.