castillo-osaka-004

Regresamos una semana más con nuestra sección más viajera: ¿Tenéis la mochila preparada y la bota de vino en el zurrón? Pues a calzaros las botas y abrocharos bien el cinturón, que en pocos segundos partimos rumbo a Osaka para descubrir mejor alguno de sus rincones más encantadores… o misteriosos. Tres, dos, uno… ¡comienza la aventura!

Hoy la aventura nos lleva hasta uno de sus edificios más conocidos de la ciudad del pulpo. En lo alto de una colina se alza imponente el castillo de Osaka, con más de 400 años de historia tras sus muros y una leyenda muy peculiar, casi maldita. Aun con la majestuosidad propia de los señores feudales, el Castillo de Osaka es uno de los dos miradores de la ciudad, siendo un lugar perfecto para observar el apogeo de la gran ciudad desde la calma y el desasosiego de sus jardines.

 

El Castillo de Osaka o Ōzaka-jō, una historia que se repite

El lugar que hoy ocupa el famoso castillo feudal había sido ocupado anteriormente por un famoso templo llamado Ôsaka Honganji. El templo Ôsaka Honganji fue construido inicialmente como una residencia monástica por un monje de la localidad, pero poco a poco su popularidad aumentó y se convirtió en un importante templo de la ciudad. Pero en el año 1580, los monjes encargados del templo decidieron cederlo al shohun Nobunaga Oda durante su campaña para unificar Japón (a base de derrotar los ejércitos del resto de señores feudales). Tras su muerte, uno de sus principales generales: Hideyoshi Toyotomi, decidió construir en los terrenos del templo un castillo tan majestuoso como su ego, cuyo objetivo era convertirse en la residencia permanente del gobernante de Japón.

Pero un destino bien diferente le esperaba al imponente castillo… Tokugawa Ieyasu conquistó el poder y llegó a shohun de la misma forma que anteriormente lo había hecho la familia Hideyoshi.  Entonces, la edificación se convirtió en el último refugio de los partidarios de Hideyoshi, hasta que cayó en manos de los Tokugawa tras un larguísimo asedio.

castillo-osaka-002

Años después, la torre principal del castillo fue destruida por un rayo, y pese a que gracias a la voluntad y a las donaciones de la gente de los alrededores se reconstruyó en tan solo unos 20 años, durante la restauración Meiji volvió a arder fruto de las luchas civiles de la época.

De nuevo una colecta popular logró rehacer la dañada estructura, y de nuevo, como fruto de una macabra broma del destino o de los dioses que habitaban en el derruido templo, los bombardeos a Osaka en la Segunda Guerra Mundial dañaron la reconstruida torre principal.

castillo-osaka-003

Actualmente, el Castillo de Osaka está reconstruido y abierto al público como museo de historia, donde se documenta la vida de Toyotomi Hideyoshi y la historia del castillo. La nueva estructura está hecha a base de hierro y hormigón, y es una fiel reconstrucción del original, aunque únicamente su aspecto exterior, ya que el interior es muy similar al de un museo cualquiera.

 

Cómo llegar hasta el Castillo

Bueno, poca perdida tiene llegar hasta el Castillo, visible desde muchos puntos de la ciudad, pero para los Ryogas del público tenemos varias indicaciones.

shinosaka-train_001

El castillo se encuentra dentro del parque público del Castillo de Osaka. Podéis llegar hasta él desde la línea de JR Tokaido Line o desde Midosuji Line del metro de Osaka. En ambas os tenéis que bajar en la estación de Shi-Osaka Station, situada junto al parque.

 

El castillo en la actualidad

Como ya hemos comentado, el Castillo de Osaka actualmente está habilitado como museo de historia sobre el propio castillo y sobre el shohun que lo mandó construir: Toyotomi Hideyoshi.

De los ocho pisos interiores y cinco pisos exteriores que forman el castillo, 7 de los interiores están abiertos al público y comunicados por amplias escaleras y un ascensor. Los jardines se han convertido en un parque público y el foso que rodea a la estructura ha sido reconstruido en su totalidad.

castillo-osaka-001

Pero en el interior de sus muros, el Castillo de Osaka, a parte del museo, también tiene una sala de convenciones y el altar de Toyokuni, dedicado a Toyotomi Hideyoshi.

Aquellos que tengan la oportunidad de viajar a Osaka y quieran visitarlo pueden hacerlo por tan solo 600 yenes. Sus puertas están abiertas todos los días desde las 9.00h a las 17.00h, pero no os presentéis con el tiempo justo, ya que la última hora que dejan entrar a nuevos visitantes es a las 16.30h. Como recomendación, es muy recomendable visitarlo en la época en que las flores de cerezo florecen, o en agosto, con la celebración del hanabi.

reei2Como turista en el interior del Castillo no puedes perder la oportunidad de ponerte un casco de guerrero, en el segundo piso del museo, para fotografiarte en plan shohun. Tampoco de gastar todos tus ahorros en la tienda de recuerdos del primer piso, repleta de típicos e irresistibles souvenirs de samuráis y snacks de la region.

Con esto termina uno de los recorridos más clásicos que hemos realizado en nuestra Guía Blanca. Sin embargo, hemos creído oportuno que conozcáis un poco mejor uno de los grandes iconos de la segunda ciudad más grande de Japón. ¿Os ha gustado? Pues no os perdáis nuestra próxima guía. ¿Dónde nos llevará la próxima vez?

castillo-osaka-006

 

Este trabajo es obra del esfuerzo de su autor y todo uso fuera de Tallon4 ha de tener el permiso del mismo. Si estás pensando en usarlo en un blog o foro, ruego nos lo comuniques o nos pongas como fuente.