burial-at-sea-BioShock-INfinite-4

Esta semana ha salido a la venta Panteón Marino parte 2, el cierre del pase de temporada y la ultima obra de Irrational Games. La última de verdad, ya que como todos sabéis, hace semanas se anunció el cierre definitivo del estudio. Por tanto relajémonos y disfrutemos del último BioShock parido por sus padres originales, contemplemos Rapture con los ojos de sus creadores una última vez y recemos porque los que vengan (que seguro que vendrán) sean tan excelentes como sus predecesores.

Las chicas son guerreras

Por primera vez en todo el arco argumental que engloba BioShock Infinite, controlaremos a Elizabeth, lo que hará que la jugabilidad cambie drásticamente ya que ella no es fuerte ni experta en el combate como Booker, y lo que era un shooter, pasa a ser un juego en el que la infiltración primará sobre la acción directa, rozando casi el survival. Por tanto, tendremos dos formas para deshacernos de nuestros enemigos: con armas o noqueándoles con un golpe por la espalda siempre que no estén buscándonos, advertidos por nuestra presencia.

Nuestro arsenal estará limitado a 3 armas y otros 4 plasmidos, todos ellos reciclados de juegos anteriores salvo un nuevo plasmido y una pequeña ballesta que será nuestra mejor amiga. Esta ballesta lanzará dardos de 3 tipos: tranquilizantes, con los que pondremos a dormir a casi cualquier enemigo, sonoros que emitirán ruido allá donde se claven atrayendo a los enemigos cercanos, y de gas, que emitirán una nube de gas que dejarán fuera de combate a todos los enemigos que toque. Por supuesto, la municion será muy escasa, haciendo que nos planteemos cada enfrentamiento (de hecho, la ballesta sólo podrá llevar 4 dardos de cada tipo, aunque bastantes veces podremos recuperarlos de los enemigos caídos).

mothermayi_web

Por tanto, si hay poca munición y el enfrentamiento directo no es una opción, ¿qué nos queda? Pues el pasar entre los enemigos sin ser detectados. Hay un buen puñado de conductos de ventilación por los que encontrar rutas alternativas y seguras hacia nuestro destino o hacia la espalda del enemigo. Pero cuidado donde pisáis, ya que dependiendo del material del suelo nuestros pasos harán más o menos ruido, haciendo que los enemigos se percaten de nuestra presencia o no. Por supuesto, esto también se aplica a correr, caminar o ir agachados.

Además, el DLC incluirá el modo 1998 en el que solo podremos elimininar a nuestros enemigos usando métodos no letales, por lo que el sigilo será primordial si queremos salir victoriosos.

Además, parece que como pequeño guiño u homenaje al primer BioShock y sus pirateos, y siendo Elizabeth una experta abriendo cerraduras, ahora cada vez que nos enfrentemos a una de ellas no se abrirá automáticamente como antaño sino que, además de necesitar las ganzuas requeridas, entraremos en un pequeño puzle o minijuego más bien para conseguir abrirla, con resultados no muy buenos para nosotros si fallamos.

De nuevo el DLC será un gustazo para los sentidos ya que visitaremos 3 zonas que no spoilearemos aquí. Una de ellas es Rapture y todos los escenarios que veamos serán totalmente nuevos y hechos para la ocasión. Una vez más será toda una experiencia dejarse envolver por los escenarios salidos de la mente de Irrational, rastrear cada rincón en busca de esas grabaciones que nos iban contando la historia o simplemente dejarse llevar por la recreación de una arquitectura imposible.

Y junto al contenedor también destacará el contenido, la trama, la apasionante historia que caracteriza a todos los BioShock. Con este DLC se ha intentado atar todos los cabos sueltos y cerrar todas las incognitas que pudieran quedar de BioShock Infinite y además relacionarlo con los hechos acontecidos en BioShock 1 y el resultado es altamente satisfactorio. Y de nuevo el final nos dejará con el culo torcido (y un poco antes del final nos quedaremos con los pelos de punta) y esta vez además, con un nudo en la garganta sabiendo que la palabra «Fin» es para siempre.

¿Merece la pena comprarse este DLC?

Nota Si Talion

Rotundamente sí. Aunque es terrible que la historia entera de Panteón Marino se haya divido en dos DLCs, la verdad que merece la pena.

Panteón Marino parte 2 es un DLC que deja plenamente satisfecho. La infiltración es una experiencia nueva que funciona bien dentro de la jugabilidad del título. Supera a la primera parte en duración con creces, en parte porque la trama es más larga (contando además con alguna tarea secundaria) y en parte porque al tener que usar el sigilo hará la acción mucho más pausada. De nuevo se explota la vena fan service pero cualquiera podrá disfrutar este DLC (habiendo jugado a la primera parte antes, claro está). Y la historia y la narrativa de nuevo son ejemplos de lo que se puede comunicar dentro del mundo de los videojuegos. Un broche de oro para lo que ha sido la travesía de Irrational Games. Ojalá otros estudios beban de esta forma de contar una historia madura y nosotros, los jugadores, podamos beneficiarnos de ello.

Lo mejor

La ambientación sigue siendo un lujo

La trama

La nueva jugabilidad para Elizabeth

Lo peor

De nuevo, el audio no está doblado

intheshadow_web