Ojo de Talión

¿Todos tenemos un precio?

Los videojuegos se han vuelto una de las fuentes de ingresos más importantes en el mundo empresarial, tratando de tú a tú a las grandes superproducciones de Hollywood y siendo cada vez más un lugar en el que hacer mucho dinero. Pero para conseguir pasta también hay que invertirla, por lo que desarrollar un juego de los llamados AAA cuesta un ojo de la cara que se espera se amortice con las ventas. Ahora bien, ¿qué pasa si el juego no vende? Pues que se arma la de Dios, alguien pierde mucho dinero y muchos pierden sus puestos de trabajo.

¿Cómo puede una compañía asegurarse de que su juego llegue a las casas de los jugadores? Pues invirtiendo más dinero en publicidad, haciendo que sea visualmente espectacular y que se hable bien de él para que todo el mundo lo quiera probar. Bien, centrémonos en este último punto. ¿Cómo una compañía de videojuegos puede conseguir que se hable bien de su juego? Estaremos todos de acuerdo en que la forma más normal sería hacer un juego fantástico y enseñarlo a los grandes medios para que transmitan sus bondades. Ahora bien, y aquí acabo con mi retahíla de preguntas: ¿cómo hago que se hable bien de un juego que es malo a rabiar? La respuesta es simple: untando al redactor/medio.

 

Del DoritosGate al Nexus 7 para todos

¿Cómo harías que alguien que tiene que hablar bien de algo que has creado y que es un petardo lo haga? Pensadlo bien y no escatiméis en dinero. Vamos a ver….¿vuelo hasta Canadá con una habitación de hotel y todos los gastos pagados para probar un juego? ¡Fantástico! El redactor llega a un país increíble, juega relajado un par de horas, escribe maravillas del juego no vaya a ser que se le acabe el chollo y vive unas mini-vacaciones con todo pagado.

Pero espera un momento: no vaya a ser que el redactor no acabe satisfecho o se lo piense cuando esté camino a su casa en el avión. Sabes qué, mejor le regalamos también alguna cosilla para que cada vez que la mire se acuerde de nosotros.

¿Qué? ¿Os parece exagerado? Veamos un par de ejemplos. Hace unos pocos años se escribió desde un conocido medio un artículo que hablaba del trato de los relaciones públicas hacia los redactores famosos de videojuegos, criticando los regalos y otros puntos que hicieron saltar ampollas en medios y compañías. Finalmente, el artículo fue borrado por presiones externas y se generó un escándalo que terminó en el llamado DoritosGate.

Viajemos ahora un par de semanas atrás y aterricemos en París, la ciudad del amor y el reino de Ubisoft, donde se organizó un encuentro de prensa para presentar Watch Dogs. Los asistentes, a parte de probar el juego y disfrutar de un merecido catering, recibieron a su vez una Tablet Nexus 7 para….. bueno… si el juego está relacionado con la tecnología puntera pues….

 

En definitiva

¿Es malo que una compañía ofrezca un regalo? Nosotros creemos que no. ¿Es malo que un redactor acepte un regalo? Nosotros creemos que tampoco lo es. Ahora bien, ¿es malo engañar a tus lectores, poniendo una nota a un juego que no la merece, tan solo por haber recibido regalos/beneficios de la compañía desarrolladora? Sin duda, es un desastre y una vergüenza de proporciones bíblicas, ya que un redactor de videojuegos ha de decir siempre la verdad a sus lectores aunque eso conlleve perder el favor de una compañía.

Palabra de talión.