Nuestra Guía Blanca regresa a Tokio para descubrirnos una semana más un rincón encantador de la gran metrópolis nipona.

gotokuji-000

¡Bienvenidos una semana más a nuestra Guía Blanca Talonianos! En esta ocasión hemos emprendido el camino de regreso a Tokio, después de estar paseando durante un tiempo por Osaka y sus alrededores. Y regresamos con algo muy especial, dedicado especialmente a todos los amantes de los animales, y en especialmente de nuestros amigos felinos, hoy nos acercamos hasta el templo Gotokuji , también conocido por el templo de los gatos.

¿Cómo, cuándo y dónde?

Gotokuji se encuentra dentro del área metropolitana de Tokio, a pocos minutos en metro del mismo centro, es muy fácil llegar en transporte público. Está situado a tan solo 5 minutos a pie, en dirección sur, desde la estación del mismo nombre de la linea Odakyu (linea que pasa por Shinjuku). Una ruta muy bonita para hacer caminando tranquilamente, ya que pasa entre callejuelas estrechas y tradicionales, en las que apenas cabe un coche y dónde las bicicletas circulan tranquilamente arriba y abajo, con una parsimonia impropia de una gran ciudad.

gotokuji-004

Es una buena ocasión para entrar en las tiendecitas de barrio y encontrar curiosos objetos que no encontrarás en las zonas más turísticas de la gran ciudad. Muy recomendable para hacer una inmersión en la vida diaria de los japoneses.

 

Gotokuji, el templo de los gatos

Gotokuji es un templo que arrastra una leyenda gatuna, no en vano recibe el sobre nombre del templo de los gatos. Se dice que es el lugar de “nacimiento” del famosos Maneki Neko, o gato de la suerte, ese gatito blanco de porcelana que decora la entrada de los establecimientos con la patita levantada, haciendo una señal a los visitantes, y una moneda antigua le cuelga a modo de collar.

Dentro del templo existen varios altares dedicados al famoso gato (cuya leyenda contaremos a continuación), donde muchos visitantes dejan un Maneki Neko a modo de ofrenda, llegándose a acumular centenas de pequeños gatitos blancos, todos mirándote con esos ojitos de porcelana. Una visión curiosa y un poco… inquietante. También existe un monumento en su honor situado en la pagoda principal.

gotokuji-001

Pero Gotokuji tiene otros atractivos turísticos e históricos, en el cementerio del templo existe un monumento póstumo en memoria de Li Naosuke, que gobernó la provincia de Hikone, y al cual se le relaciona directamente con la leyenda del gato de Gotokuji.

gotokuji-006

 

La leyenda del gato de Gotokuji

Tal y como ocurre con muchos otros relatos existen varias versiones de la leyenda del templo Gotokuji y el nacimiento del Maneki Neko. Nosotros os vamos a contar la más extendida entre los habitantes de la zona.

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo el templo de Gotokuji era apenas una pequeña y maltratada choza. En ella vivían un monje muy pobre y su gato, un animal al que el hombre quería muchísimo y siempre trataba muy bien. Un día el monje le dijo: si me tienes aprecio debes de demostrármelo trayendo riqueza y prosperidad a este humilde templo empobrecido.

Un día se acercaron a Gotokuji 5 samuráis, decían que un gato que estaba bajo un árbol, en la entrada del templo, les había hecho gestos con su patita levantara para que se acercaran hasta allí. Los 5 hombres aprovecharon la ocasión para hacer un alto en su camino y descansar un poco. En ese momento el cielo se ennegreció y comenzó a llover muy violentamente, con rayos y truenos. Mientras esperaban a que pasara la tormenta bajo el cobijo del templo el monje se puso a rezar unos sutras muy bonitos, que pusieron muy contentos a los 5 samurais, entonces uno de ellos dijo: “Soy Li Naosuke, gran señor de la provincia de Hikone. Gracias a este gato hemos podido disfrutar de tus sutras. Tiene que ser deseo de Buda”.

Tras la tormenta los 5 samuráis volvieron a retomar el camino a casa y una vez allí Li Naosuke donó muchas tierras y campos de arroz al templo. De esta forma el templo Gotokuji pudo salir de la pobreza. Y todo gracias al gato del monje.

Con el paso de los años ese gato con la patita levantada se convirtió en un símbolo de riqueza, por eso los comerciantes lo ponen junto a la puerta de sus locales, no para saludar a los clientes como popularmente se cree, sino para atraerlos a entrar, para llevar la riqueza al hogar del gato. También se le suele representar llevando con una moneda antigua, como símbolo de riqueza, un con un cascabel, pues su tintineo dicen que aleja los malos espíritus.

gotokuji-005

Una leyenda muy bonita y emotiva. ¡Ay, los gatos! Que animalillos tan suaves, mimosos, delicados… No cabe decir a todos aquellos que tenéis un gatito en casa que no probéis de decirle que traiga riqueza a vuestro hogar, pues seguramente mientras a él no le falte cada día su plato de comida, su respuesta va a ser muy clara.

CG_36729_paso_de_ti

Gracias a Eric FlexyourheadOgiyoshisan y a mizuk@ por las imágenes