¡Ya está aquí de nuevo la guía negra! ¿La echabais de menos Talonianos? Hoy visitamos el Castillo Himeji, nos os lo perdáis.

Castillo Himeji

Tras la breve pausa del mes de marzo, donde dimos paso a una serie de reportajes sobre Fukushima , regresa la guía más raruna de Japón, con las pilas puestas y dispuesta a descubriros otro oscuro y misterioso rincón del territorio nipón. Tal y como ya hicimos en la entrega anterior, hoy vamos visitar un castillo del Japón medieval, nos pasearnos virtualmente por los mismos pasillos que recorrieron en su día samuráis y señores de la guerra. Las mismas estancias en las que damas y sirvientas dedicaban sus días a satisfacer a los hombres del hogar.

Esta semana damos un pequeño salto en el mapa hasta situarnos junto a la ciudad de Kobe, donde una imponente construcción se alza dominando el horizonte. Hablamos del Castillo de Himeji, el más importante de Japón y uno de los iconos del país, junto con el monte Fuji y el santuario Santuario Itsukushima.

 

¿Cómo llego hasta Himeji?

Himeji es una pequeña ciudad costera de la prefectura de Hyogo, es la segunda ciudad más grande de la región tras Kobe. Está tan solo a una hora en tren de Osaka o Kyoto. El castillo se encuentra a apenas 15 minutos a pie desde la estación de tren JR Himeji, o 5 minutos si decidís no usar las piernas y dejaros llevar por el bus turístico. Aunque es una pena no ver las callejuelas de la ciudad de Himeji y sus pequeñas tiendas de suvenires y platos típicos.

Himeji-002

El Castillo Himeji

Situado en la ciudad con su mismo nombre el Castillo medieval de Himeji es una de las imágenes icónicas de Japón y el castillo más visitado del país. Construido en el año 1346 a modo de fortaleza, fue bautizado inicialmente como Castillo Himeyama, desde entonces ha tenido diferentes nombre, varias remodelaciones y ampliaciones, con las cuales se ha ido rebautizando, hasta adoptar el nombre bajo el que hoy se le conoce: Himeji. También es llamado el castillo de la garza blanca, pues desde lejos sus elegantes torres se asemejan a una bandada de garzas blancas como la nieve sobrevolando la ciudad de Himeji. Una poética y bella representación, muy propia de la estética nipona.

Himeji-008

El castillo fue proclamado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1993. Con una altura de casi 47 metros, distribuidos en 6 pisos. Su interior se ha conservado perfectamente, de tal forma que podemos ver cómo eran las estancias y la estructura del complejo. En su interior se  encuentran numerosas bodegas de almacenaje para poder soportar los largos y duros asedios al castillo en época de guerra. Los caminos que conducen a la torre principal son un laberinto, ideado para que los enemigos caminen en círculos y no lleguen hasta el complejo principal.

Himeji-001

Rodeando al castillo se encuentran 8 jardines, cada uno de ellos completamente diferente al anterior; cascadas donde el visitante puede refrescarse, rincones donde tomar un té tradicional, jardines llenos de flores, estanques o de bambú, son algunos ejemplos. ¿Tendrá alguna relación con la iconografía de la flor de loto de 8 pétalos, símbolo de la religión budista?

Vaaale… ¿Esto es la guía negra? ¿Nos hemos equivocado en el título? Nada más lejos de la realidad, porque el Castillo de Himeji oculta una terrible historia en el fondo de uno de sus pozos. La leyenda del fantasma de Okiku, que llora su desgracia desde el interior de la oscuridad del pozo. ¿Queréis conocer su historia?

 

Pozo de Okiku

Al pie de la torre de Bizenmar se encuentra un pozo, uno de los cuales ha sobrevivido al paso del tiempo, en cuyo interior se dice que aún se escuchan los lamentos del fantasma de Okiku, una sirvienta que fue torturada cruelmente por una falsa acusación y la cual murió en el fondo del pozo.

Himeji-003

Como suele ocurrir existen varias versiones de la leyenda de Okiku. Os pasamos a narrar la que tiene más vinculación con el mismo Castillo de Himeji.

Himeji-006Okiku era una sirvienta en el Castillo de Himeji, enamorada del señor feudal que le había dado cobijo y empleo. Un día descubrió que entre sus hombres de confianza había un grupo de rebeldes que tenían un plan para asesinar a su señor. Okiku muy preocupada lo avisó rápidamente y gracias a eso pudo salvarse de ser asesinado. Pero como venganza uno de los artificies del plan robó una valiosa joya de la corte y acusó a la pobre sirvienta. Entonces toda la ira de su señor cayó sobre la pobre y fiel Okiku, que fue torturada y arrojada al pozo, muriendo en la oscuridad y profundidad de sus aguas.

Himeji-005Otra de las versiones, la cual coincide en muchos puntos con la anterior, cuenta como Okiku, también sirvienta de una buena casa en la era Edo, estaba al servicio de una familia cuyo señor era un hombre de lo más violento y huraño. Un día sin querer rompió uno de los 10 platos favoritos de su señor. Primeramente pensó en ocultar su falta, pero recapacitó, aceptando que sería peor el castigo si llegaba a ser descubierta. Aunque sabía que se enfadaría mucho se lo contó a la esposa de su amo y cuando este regresó a casa enterándose de lo sucedido montó en cólera. Ató a la pobre Okiku a una silla y cada día le cortaba un dedo. Finalmente Okiku logró escapar, pero presa del dolor y la angustia se tiró a uno de los pozos del Castillo de Himeji, dónde encontró la muerte.

… Se dice que por las noches, pasadas las 3 de la mañana, aun se puede escuchar a la buena de Okiku desde el oscuro interior de su pozo: uno plato… dos platos… tres platos… así hasta nueve. Después empieza a llorar desconsoladamente, ¿nunca encontrará el último? ¿Podrá escapar Okiku  algún día de la maldición que la mantiene ligada a este mundo?

¿Os ha gustado la guía negra de esta semana? Pues no os perdáis las próximas ediciones, aún quedan muchos lugares misteriosos esperando a ser descubiertos.

Himeji-004

Información de interés sobre el Castillo:

  • Precio de la entrada al Castillo: 600¥.
  • Precio de la entrada combinada con jardines Kokoen: 720¥.
  • Precio de la entrada combinada con museos: 800¥.
  • Página web oficial: Himeji Castle
  • Información turística: Himeji tourist information

Imágenes: Gracias a Yakiba