Censura a Oishinbo por su saga especial sobre La verdad de Fukushima, una serie de tres capítulos sobre los efectos de la radiación.

La verdad de Fukushima

Oishinbo, el manga culinario de Tetsu Kariya, fue la comidilla del mundo del manganime hace poco cuando tras la publicación del primer capítulo de la mini saga La verdad de Fukushima comenzaron a lloverle críticas y acusaciones desde todos los rincones de Japón, y en especial, desde las ciudades más próximas a la central nuclear. Ahora se ha sabido que la serie realizará un “descanso” y en su lugar Big Comic Spirits de Shogakukan incluirá en su próximo número un artículo de diez páginas con opiniones de oficiales del Gobierno japonés y diferentes expertos que tratará sobre “la verdad y los desacuerdos” de la crisis nuclear y la radiación… Ya os podéis imaginar que no hacen falta diez páginas para decirle al pueblo: aquí no pasa nada.

Pero, ¿qué se le ocurrió decir en su manga a este buen hombre para que se le echaran encima de esta forma? Pues nada más que la verdad, o más bien su verdad. La historia que desató la polémica no es más que la experiencia que vivieron él y su equipo en una visita realizada hace poco a la prefectura de Fukushima, después de la cual comenzaron a sufrir una serie de repentinas hemorragias nasales así como una fuerte fatiga injustificada. Después de acudir al médico, éste le dijo que oficialmente no existe relación entre estos síntomas y los efectos de la radiación de Fukushima sobre el cuerpo humano. Y así, tal cual, lo narra en su manga Tetsu Kariya a través de su personaje principal.

BmRoDH9CMAAlGss

Sin embargo, parece que esta pequeña aventura de Shiro Yamaoka (protagonista de la serie) ha causado la ira de los japoneses más patriotas que consideran que Kariya está perjudicando a la gente de esos pueblos y ciudades (las consecuencias inmediatas las podéis leer en el siguiente enlace que publicamos hace unos días). Tanto es así que hasta el mismísimo Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe ha hecho las siguiente declaraciones , según el blog Japan Gaijin: «lo que muestra el manga no está sacado de ningún estudio oficial, por lo que se prohibirá su edición.»

Vosotros, talonianos, sois libres de tener vuestro punto de vista y sacar conclusiones, pero a mí que algo tan inocente e insignificante como un comentario en una viñeta de un manga  levante tal revuelo, llegando incluso a irritar al Primer Ministro, me hace sospechar que se trata de esconder algo mucho más gordo que unas hemorragias nasales.

Fuentes: JapanGaijin / ANN / Japan Times