Hoy nos sentimos poetas con el libro Tintes del cielo, de Natsume Sôsek, una obra de haikus editada por Satori Ediciones que nos reconciliará con la belleza de las palabras.

tintes del cielo 001

Tengo que reconocer que Tintes del cielo, un libro compuesto únicamente de haikus, es una de las reseñas que más me ha costado hacer. Sinceramente, los haikus (poemas cortos japoneses) nunca me llamaron la atención, si bien es verdad que en alguna ocasión dediqué unos minutos a tratar de descifrar qué era aquello que los hacía tan maravillosos a los ojos de los entendidos (igual que en su día hice con las grandes obras de arte) me ofusque terriblemente al no encontrar sentido a ninguna de las dos expresiones artísticas. Tampoco despertaron en mí esa emoción por lo bello que se dice que envuelve al arte verdadero. Supongo que mi sensibilidad para este tipo de cosas no está muy desarrollada.

Para mí los haikus siempre han sido esas frases que no podía descifrar, y hasta me sentía un poco tonta al no entenderlas.

Por eso cuando llegó hasta mis manos el libro Tintes del cielo, de Satori Ediciones pensé: ¡Oh no! En que lío te has metido ahora. Sin embargo, también es de justicia reconocer que a medida que me metía más en el mundo del arte y la poesía de Japón, para poder desarrollar esta reseña, más podía apreciar la belleza que se ocultaba tras las escasas palabras de un haiku.

¿Qué es un haiku?

Para comprender mejor el mundo de los haikus tenemos que comenzar desde lo más básico: ¿Qué es un haiku? Los haikus son poemas japoneses que se caracterizan por su brevedad y sencillez (que no simplicidad). Generalmente hablan sobre las estaciones del año, por lo que su temática suele estar centrada en elementos naturales (animales, plantas) y fenómenos atmosféricos (lluvia, nieve, viento,…), tal y como ocurre en otras representaciones artísticas japonesas como la pintura.

Lo primero que llama la atención en cuanto a la estructura de estos poemas es están compuestos únicamente por 17 «moras» (al menos así se hace en la actualidad, pues como ocurre con la literatura occidental, varía un poco según la época). Llamamos «moras» a cada uno de los ideogramas que se utilizan en el silabario japonés: kanjis y hiragana (en este caso el katakana se descarta). Por lo que los poetas haiku tienen que concentrar todo aquello que quiere transmitir el poeta en 3 frases de 5, 7 y 5 moras respectivamente. ¡Se les ha de reconocer que mérito no les falta!

tintes del cielo 002

También existen un tipo de haikus que quizás como occidentales nos llamen más la atención, son los llamados jisei, la última voluntad de su autor en forma de poesía. Un poema de despedida de la vida, que todos los japoneses (tradicionalmente) deben de tener compuesto para el momento de su muerte. Algunos lo crean mucho antes de morir y otros en sus últimos días de vida, es un legado que debe dejar un japonés sobre este mundo terrenal a su partida hacia el otro mundo.

Es curioso el arraigo de los haikus entre los japoneses ¿no? A medida que me documentaba más sobre ellos llegué a la conclusión que tenía mucha lógica que fueran tan pequeños, pues tanto el arte como la vida cotidiana de los japoneses está basado en el mismo principio de apreciar la belleza en las cosas pequeñas y naturales, como los cuadros donde una rama de flor de cerezo, una grulla o una simple ola se transforman en obras de arte. No se buscan grandes paisajes como el arte occidental, sino pequeñas joyas de la naturaleza. Otro buen ejemplo puede ser al arte del ikebana, ¡o el sushi!,  pequeñas piezas en apariencia sencillas, pero que ocultan todo un mundo de detalles, cuidados y gran conocimiento hasta conseguir el resultado final perfecto. Sí, el sushi podría ser una comparación perfecta de los haikus (pido perdón de antemano a aquellos expertos en la materia sin estoy diciendo una barbaridad desde mi ignorancia).

Tintes del cielo, de Satori Ediciones

Y una vez que ya estamos más puestos en materia sobre el mundo de los haikus podemos pasar a lo que realmente nos ocupa hoy la obra Tintes del cielo, de Satori Ediciones.

Esta obra encuadrada dentro de la colección Maestros del Haiku es una recopilación de 70 haikus del maestro Natsume Sôseki. Pero no es tan simple como eso, pues Satori quiere llegar a todos los públicos, y no sólo a aquellos que ya de por sí les gusta este tipo de literatura. Para ello ha desarrollado cada uno de los poemas para que sea fácil y entretenido encontrar el significado de cada uno de los haikus.

Cada poema está escrito 3 veces: la primera en su formato original, con lectura clásica de derecha a izquierda y de arriba a abajo, tal y como se escribe en Japón. La segunda con la transcripción en romanji, o sea, manteniendo la fonética pero transcribiéndola con nuestro silabario (a,b,c…). Y la última es la traducción del haiku al español. También se incluye una breve explicación de un solo párrafo, sencilla pero completa, con el significado de cada poema.

No obstante y pese a todo lo que os podamos decir, una imagen vale más que mil palabras, por lo que os dejamos a continuación un claro ejemplo de lo que os encontraréis en la edición de Satori del libro Tintes del cielo, de Natsume Sôseki:

tintes del cielo 004

La edición de bolsillo de Satori

Tintes del cielo, de Natsume Sôseki se podría catalogar, por su tamaño (17,5 x 11,5 cm), de un edición de bolsillo. Está impreso en blanco y negro con una encuadernación rústica, del mismo estilo que nos tiene acostumbrados la editorial, con tapa blanda pero lo suficientemente robusta para proteger su interior, y un sencillo satinado que viste la cubierta con una sensación aterciopelada. Consta de un total de 160 páginas, entre las que se incluyen los 70 haikus y un prólogo redactado por Fernando Rodrígez-Izquierdo y Gavala sobre el autor, Natsume Sôseki, dónde además nos explica brevemente el mundo de los haikus con un maravilloso texto introductorio.

tintes del cielo 003

Conclusiones

Pese a que pueda parecer que Tintes del cielo, de Natsume Sôseki es una de las obras del catálogo de Satori que está más orientada a un público especializado, podemos afirmar desde nuestra propia experiencia que no es así. Esta obra está pensada para introducir al lector menos conocedor del mundo de la poesía japonesa, de una forma amena y divertida.

Un libro imprescindible para los amantes de la literatura y la poesía japonesa, y muy recomendable para todos aquellos que les gusta la cultura japonesa y quieren aprender un poco más sobre sus aspectos más tradicionales.

Un consejo personal para los Don Juanes y rompecorazones Talonianos: una obra imprescindible para llevar siempre en el bolsillo. Podrás poner a tus pies a cualquier chica susurrándole al oído alguno de estos preciosos haikus, pequeños y sencillos de memorizar ¿Qué no tienes novia aún? No te lo pienses más, ¡hazte con la obra Tintes del cielo, de Natsume Sôseki y derrite corazones en playas y salones veraniegos!

Puedes comprar Tintes del cielo desde la página web de Satori Ediciones.