Among the Sleep

Gateando… y tropezando

Among the Sleep es una de esas propuestas que hemos seguido a pies juntillas desde que su existencia fuera revelada el año pasado, y no es raro entender por qué. Ahora que los survival horrors indie han eclosionado en el sector, con propuestas más que recomendables como Outlast o Daylight, el juego de Krillibite Studio pretendía ir más allá, situándonos en la piel de un bebé de dos años, que tendrá que hacer frente a las pesadillas que acechan su hogar. Añadidle a esto una exitosa campaña en Kickstarter y las palabras mágicas «Oculus Rift» que tan de moda están y  habemus juegazo de terror. O no.

Y es que las expectativas que había depositadas en Among the Sleep se han desvanecido considerablemente una vez hemos podido catar el juego de principio a fin, aunque eso no quiera decir que estemos ante un fracaso estrepitoso.

Among the Sleep comienza con el segundo cumpleaños de nuestro protagonista. Una madre encantadora nos ha alimenta a base de tarta hasta que suena la puerta. A los pocos minutos regresa preocupada y su tono de voz cambia de ese amoroso tono inicial a algo próximo a la histeria. Algo extraño ha pasado. Este supone el punto de partida para un juego que se mueve entre lo acogedor y lo siniestro, aunque sin lograr causarnos auténtico terror o mal cuerpo en ningún momento.

among the sleep baby

Quizás esa ausencia de auténtica angustia para el jugador se deba a que nuestro protagonista es justamente un bebé. Es al mismo tiempo una de las mayores bazas y defectos de Among the Sleep. Obviamente Krillibite Studio ha buscado centrarse en lo que puede dar miedo a un bebé, pero esos terrores bien pueden no decirnos nada a nosotros, que ya somos gente crecidita. De esta forma, la propia originalidad y premisa del juego actúan en su contra, matando la tensión existente en un survival horror.

El arma y defensa principal de nuestro joven héroe es su osito Teddy, el cual puede hablar y caminar cuando no hay ningún adulto alrededor. Teddy funciona pues tanto como acompañante del héroe como voz de la razón, así como linterna cuando lo abrazamos, iluminando las zonas más oscuras del juego (que son muchas).

La mayor parte del tiempo estaremos resolviendo puzzles, del tipo «encuentra X objeto y ponlo aquí». De este modo nos iremos moviendo por una serie de escenarios que van desde nuestro dormitorio, el salón y otros lugares poco recomendables que no os desvelaremos. La estética bebe enormemente de Tim Burton y Silent Hill, lo cual cautivará a muchos de vosotros, de eso estamos seguros.

among

Escapando del monstruo

¿Y a qué amenaza nos enfrentamos en Among the Sleep? Pues ni más ni menos que a un ser compuesto de sombras con ojos blancos y cubierto de una mata de pelos-tentáculos que nos perseguirá incansablemente y que, al igual que en Slenderman, su contacto con nosotros supondrá el fin de la partida. Y no hay más. Es cierto que algunos de los «enfrentamientos» entre el bebé y el monstruo están bien conseguidos, pero alguna amenaza adicional u otro tipo de sustos no habrían estado mal para aportar más dinamismo al juego.

Lo mismo se puede decir de los citados puzzles. Son insultantemente sencillos incluso para los novatos en el género. Sumadle a ello cuatro escasos niveles, y en poco menos de dos horas habremos completado el juego casi sin despeinarnos. Y eso, para un juego descargable que cuesta 19,99 euros en Steam y GOG, es bastante lamentable. Tampoco estamos ante una propuesta rejugable, pues no contamos ni con extras ni variaciones en los niveles una vez los hayamos completado por primera vez. Todo permanece igual, por lo que difícilmente volveremos a querer jugar nuevamente.

Tal vez la mejor forma de entender Among the Sleep no sea como un videojuego de terror al uso, sino como un experimento en el que se ha tratado de ver los terrores que pueden tener los bebés, con el miedo a la oscuridad como tema principal. Se trata de una historia guiada con un protagonista único y que difícilmente volveremos a ver en el ocio electrónico. Sin embargo no es fácil llegar a esta conclusión, y si se vende como juego de terror (tal y como publicitan sus creadores), lo cierto es que Among the Sleep no cumple con las expectativas.

Afortunadamente el buen doblaje al inglés (con subtítulos en castellano), el apartado sonoro y esa estética tan pintoresca a caballo entre lo terrorífico y lo adorable harán que pese a su brevedad y sus fallos, guardemos un grato recuerdo de esta rareza disponible para PC, Mac y Linux.

Conclusiones

Among the Sleep no es un gran juego de terror pese a todas las expectativas depositadas en él. Tiene unas ideas muy buenas que, desarrolladas de mejor forma, podrían haber dado lugar a un imprescindible del terror indie. Sin embargo, el juego se queda dentro del apartado de experimentos y rarezas recomendables solo para aquellos que busquen algo original pero mejorable al mismo tiempo. Y siendo conscientes de la insultante brevedad del título.

A favor

  • Estética muy conseguida, situada entre lo adorable y lo terrorífico.
  • Apartado técnico y sonoro cumplidor con un juego indie.
  • Grandes ideas que podrían ayudar a revitalizar el género…

En contra

  • … pero pobremente ejecutadas.
  • No hay una sensación real de terror o angustia en ningún momento.
  • Insultantemente corto y nada rejugable (menos de 2 horas).
  • Precio bastante elevado para lo que ofrece (19,99 euros)

Nota:

Nota-Talion-6