dragons lair 2

Continuamos nuestro periplo en El Retroanuncio repasando las “video-películas” de nuestro amigo Don Bluth (a quien el paso del tiempo está tratando mucho mejor que a David Cage y sus vacuas propuestas). Hoy es el turno de Dragon’s Lair 2: La máquina del tiempo, secuela que se hizo de rogar (de 1983 a 1991, ni más ni menos), pero que supera en todos los aspectos al juego original. Salvo en el apartado jugable, claro está.

Y es que el “juego” mantiene su mecánica idéntica, teniendo que jugar a “Simon, Simon” a base de una sucesión sin descanso de QTE. Sin embargo, la loca propuesta del título le otorga una genialidad sin igual: Varios años después del rescate de la princesa Daphne por Dirk “el intrépido”, la feliz pareja vive con sus hijos en el bosque, hasta que el malvado mago Mordoc secuestra a la princesa para convertirla en su esposa. Dirk parte al rescate una vez más.

Hasta aquí todo sigue los cánones del género, ¿verdad? Pues bien, imaginad que la misión de rescate lleva a nuestro héroe por la Prehistoria, el País de las Maravillas de Alicia, el Jardín del Edén (con una rolliza Eva de por medio), la casa de Beethoven, el antiguo Egipto… Todo una sucesión de locuras sin fin con las que partirnos de risa mientras nos quedamos embobados con la calidad de animación de esta nueva propuesta de Bluth, que firma aquí uno de sus mejores trabajos.

El juego vio la luz nuevamente en los salones recreativos a través de Laser Disc, PC, Wii, Nintendo DS, Playstation 3 y dispositivos móviles, contando nuevamente con un doblaje a la altura.

La semana que viene rematamos las aventuras de Don Bluth con la tercera entrega de la trilogía, la cual curiosamente, no tiene nada que ver con Dragon’s Lair. Estamos hablando por supuesto, del demencial Space Ace.

Disfrutad de El Retroanuncio, fans de la animación y los juegos con jugabilidad casi nula.