Space-Ace

Todos sabemos del éxito de Dragon’s Lair allá en 1983. Y por supuesto que Don Bluth y los suyos también fueron conscientes de ello. Por eso mismo, tan solo un año después del lanzamiento de la primera aventura de Dirk «el Intrépido» llegaba a los salones recreativos de medio mundo una secuela espiritual (Dragon’s Lair 2 se demoraría hasta 1991, como vimos la semana pasada): Space Ace.

Space Ace es una historia intergaláctica de esas repletas de héroes musculosos y de poco cerebro, heroínas de sinuosas curvas y malvados orondos y crueles. Nosotros encarnamos a Ace, superhéroe espacial que debe derrotar al Borf el conquistador, recuperar a su novia Kimberly y… dejar de ser un niño. Tal y como lo leéis.

En la introducción del juego, Borf ataca a Ace con el «Infanto-Rayo», un arma que, como su nombre indica, convierte a nuestro cabestro espacial en un criajo escurridizo llamado Dexter. Nosotros, a través de los interminables QTE que aparecen en el juego, tendremos que ir guiando a Dexter, quien podrá convertirse temporalmente en Ace en determinados momentos del juego… solo si nosotros así lo queremos. De esta forma nos encontramos ante el título más variado de Don Bluth, puesto que aunque no deja de ser un «juego-película» como los Dragon’s Lair, las escenas serán diferentes si jugamos como Ace o como Dexter, añadiendo una propuesta de lo más espectacular a nivel visual pero de lo más anodina a nivel jugable.

Al igual que Dragon’s Lair, Space Ace fue todo un éxito en su momento gracias a esa animación incomparable de este ex-animador de Disney. A su vez, el sentido del humor sigue siendo una de las piezas angulares de la aventura, haciendo que cada escena de muerte provoque más de una carcajada.

¿Que dónde podéis jugar a Space Ace? Pues muy simple: Junto a la recreativa original en Laserdisc, el juego ha contado con ports en 3DO, Amiga, Sega CD, PC, dispositivos móviles, Playstation 3, Wii y Nintendo DS, así como una chabacana conversión para Super NES que no era más que un plataformas sin gracia alguna.

A continuación os dejamos con el anuncio del juego original y de dicha versión cutresalchichera para la 16 bits de Nintendo.