A pocos días de que dé comienzo la segunda parte de esta exitosa serie de animación, no hemos podido evitar dedicarle nuestra reseña de los jueves. Con todos vosotros Free! Iwatobi Swim Club.

Free-Iwatobi-02

Nos despedimos del mes de junio por todo lo alto y con una serie con la que nos sentimos como pez en el agua. Una de esas obras que surgen de la manera más curiosa e impensable, se convierten en realidad y acaban triunfando de manera arrolladora entre los fans (especialmente entre las féminas).Talonianos, coged el bañador y las gafas de nadar porque hoy nos vamos a sumergir de lleno en el mundo de nuestros chicos guapos de Free!

Historia

Haruka Nanase, Makoto Tachibana y Nagisa Hazuki son tres niños que estudian en el mismo colegio. Amantes de la natación y miembros de un club deportivo de esta disciplina, cada uno tiene su propio estilo para moverse dentro del agua. Sin embargo, sus vidas y expectativas cambian cuando conocen a Rin Matsuoka, un niño que se acaba de trasladar a su centro de estudios. Rin sueña con seguir el camino de su padre y convertirse en un gran nadador profesional. Por eso, convence a Haru, Makoto y Nagisa para participar en la carrera de relevos de los campeonatos regionales. Tras alzarse con una aplastante victoria sobre sus competidores, Rin abandona el grupo, ya que decide irse a estudiar natación a Australia.

Free-Iwatobi-03

Varios años después, Haru ha decidido abandonar por completo las competiciones de natación. Aún así, no puede evitar seguir nadando siempre que puede, ya que el agua es el medio natural en el que mejor se mueve y dentro del que mejor se siente. Cuando va a comenzar su segundo año de secundaria junto a Makoto, Nagisa inicia sus estudios secundarios en su mismo instituto y, a base de insistir, consigue convencer a sus dos amigos para formar el equipo de natación del instituto Iwatobi, al que también se unirán Gō Matsuoka, la hermana de su ex compañero Rin, y Rei Ryūgazaki, un atleta que no se lleva muy bien con el líquido elemento.

Lo que ninguno de ellos espera es que Rin regrese de Australia y entre a formar parte de uno de los clubs de natación más fuertes de todo Japón, el de la Academia Samezuka. ¿Qué ocurrirá cuando Rin y Haru se reencuentren después de tanto tiempo? Muchos recuerdos y su antigua amistad quedarán atrás para centrarse en su nueva competitividad.

Free! – Iwatobi Swim Club es un anime creado por el estudio Kyoto Animation y que contó con guión de Masahiro Yokotani. Los doce episodios de que consta la serie estuvieron dirigidos por Hiroko Utsumi y se emitieron en el canal nipón Tokyo MX entre julio y septiembre del año 2013. Posteriormente, la serie se pudo disfrutar en las emisoras TVA, ABC, BS11 y AT-X.

Debido al éxito cosechado, a principios de 2014 se anunció la segunda temporada de Free!. Bajo el título Free! – Eternal Summer, esta continuación está desarrollada por Kyoto Animation y dirigida y guionizada por Hiroko Utsumi y Masahiro Yokotani, respectivamente. Se estrenará el próximo 2 de julio.

Obra Original

A pesar de lo mucho que Free! sorprendió y llamó la atención de los otakus, todo el mundo consideró en un primer momento que este anime era una creación propia de Kyoto Animation que nació de la premisa “¿Cómo serían los personajes de una serie de nadadores hecha por el estudio Kyoto Animaton?”. Sin embargo, la historia viene de antes. El propio estudio de animación organizó un concurso de historias en el año 2011 en el que participaron numerosos candidatos. Entre las obras que llegaron a sus manos se encontró High Speed, una trama escrita por Kōji Ōji e ilustrada por Futoshi Nishiya que narraba las aventuras y desventuras de un grupo de amigos apasionados de la natación y que se centraba en los personajes de Haru y Makoto. Tras quedar en segunda posición (la edición de esta historia, que se puso a la venta en julio del año 2013 y cuya segunda parte aparecerá en tiendas especializadas coincidiendo con la salida de la continuación del anime, el 2 de julio de 2014) y obtener una mención honorífica por parte de dicho estudio de animación, Kyoto Animation decidió crear un tráiler en el que dieron rienda suelta a su imaginación en consonancia con la trama ganadora de su concurso, dando origen a las primeras versiones de Haruka, Makoto, Nagisa y Rin.

Sin embargo, esta genialidad de argumento creó todo un fenómeno que no hizo más que crecer en los meses siguientes. Debido a su repercusión mediática y a los numerosos foros que se crearon sobre el bautizado como swimming anime, Kyoto Animation decidió seguir adelante con el proyecto. Tras establecer las bases de un guión apropiado para desarrollar la trama y perfilar la apariencia final de los personajes principales, Free! se convirtió en una serie de masas que gustó a los otakus y apasionó a las fujoshis, convirtiéndose en uno de esos animes “imprescindibles” para todos aquellos que gustan de llevar series aparentemente neutras al terreno del género yaoi.

Música

A parte de la cantidad de chicos guapos y bien formados que aparecen en los doce episodios de Free! Iwatobi Swim Club, otro de los puntos fuertes de este anime es su banda sonora, especialmente su tema de inicio y de cierre de cada episodio. El opening, «Rage On«, está interpretado por OLDCODEX, y constituye todo un icono representativo de la serie en sí mismo. En él se percibe la esencia más pura de la serie, con imágenes y escenas que muestran a los cinco protagonistas en paños menores y haciendo lo que mejor se les da, nadar.

Por su parte, el ending, «Splash Free«, interpretado por Style Five (grupo compuesto por Nobunaga Shimazaki, Tatsuhisa Suzuki, Tsubasa Yonaga, Daisuke Hirakawa y Mamoru Miyano), supone un cambio radical con respecto al opening, aunque sigue guardando las formas y la coherencia con el tema de que trata la obra. En este cierre musical aparecen los protagonistas en una ambientación muy arabesca en la que el agua sigue siendo el hilo conductor de su significado.

En cuanto al acompañamiento musical de la primera temporada, este está compuesto por Tatsuya Kato.

Conclusión

Como todos sabéis, no está bien mentir y, llegados a este punto, para qué vamos a engañarnos. Free! no es una obra maestra del anime, ni se puede considerar una “imprescindible” de la industria salvo para aquellos que gusten de distorsionar la obra entera para darle un nuevo y colorido significado. Sin embargo, sí que se trata de una serie que, al igual que otra que ya hemos mencionado (como Kuroko no Basket), fomenta valores como la amistad, la competitividad y la tolerancia. Y eso, después de ver tanta obra de “yoyas”, es de agradecer.

Además, Free! cuenta con una banda sonora de lo más amena y adictiva, elemento que no debe ser menospreciado, ni mucho menos. Asimismo, la serie en sí misma es, como se suele decir, “puro vicio”. Una historia que engancha desde el primer momento si estás predispuesto a dejarte seducir por su mundo y su ambientación pero que espantará a más de uno cuando se descubra el pastel de la estrecha amistad que une a todos los protagonistas entre sí. Sin embargo, este factor se puede entender como un reto fácilmente superable que puede abrir los ojos a más de uno a un género que, parece, acaba de iniciar su despegue y está lejos de quedarse ahí.

Por otra parte, y como acto reivindicativo a modo de colofón final, es obligatorio decir que ya era hora de que las chicas tuviéramos nuestra buena dosis de chicos guapos para disfrutar mucho más (si cabe) con nuestro pasatiempo favorito. Porque, como todos sabemos, está bien visto que en los productos de la industria manganime aparezcan chicas de buen ver y generosamente dotadas en su femineidad pero, ¿y qué pasa con los chicos? Vale, sí, estos también suelen ser majos y siempre acaban mostrando su lado más kawaii. Pero, siendo honestos, ya hacía falta una nueva “era” en la que saliesen a la luz series protagonizadas única y exclusivamente por chicos y que estos fuesen los encargados de llevar sobre sus espaldas todos los argumentos de la obra, desde los más masculinos hasta los que se suelen asociar con los personajes femeninos. Y todo ello sin abandonar a otros clásicos de la industria que coexisten con obras de este calibre para complacer las exigencias de un colectivo, el otaku, que no hace más que crecer a lo largo y ancho del mundo.

Ahora que muchos comenzáis las vacaciones y el buen tiempo hace irresistible la tentación de ir a darse un baño a la piscina, aprovecha el momento para adentrarte en las profundidades de Free!.  Quizás te guste tanto que acabes esperando con la misma ansia que nosotros la segunda temporada del anime.

Free-Iwatobi-04