El deporte, el humor, el amor y los fantasmas se dan la mano en este manganálisis protagonizado por la obra de Rei Kaibara (historia) y Hiro Suzuhira (dibujo), Ginban Kaleidoscope.

Ginban-Kaleidoscope-02

¡Por fin es junio! Y eso, para muchas personas, es sinónimo de vacaciones, tiempo libre, piscina, diversión y cachondeo por doquier (aunque muchos otros deban seguir trabajando unas cuantas semanas más antes de coger un más que merecido descanso). Por eso, y para aquellos que ya estén planificando su agenda vacacional, os ofrecemos, como cada jueves, una nueva serie con la que disfrutar y pasar un rato agradable con nuestro hobby favorito. Así pues, y de cara al próximo Mundial de Fútbol de Brasil, vamos a dedicar los manganálisis de este mes a los deportes, un campo apasionante, amplio y que, como no podía ser de otra manera, ha sido llevado al mundo del manganime. Para dar comienzo a esta temática, nos centramos en un deporte sacrificado y hermoso a partes iguales. Una de esas disciplinas cuyos campeonatos a todos nos gusta ver pero que muy pocas personas son capaces de practicar: el patinaje artístico. Con todos vosotros, Ginban Kaleidoscope.

Historia

Ginban-Kaleidoscope-03

Por una lado tenemos a Tazusa Sakurano, una joven de 16 años que triunfa como patinadora sobre hielo dentro del equipo olímpico japonés. Por otro, nos encontramos con Pete Pumps, un piloto de avionetas en espectáculos acrobáticos.

Durante una exhibición en Montreal (Canadá), Tazusa cae al hacer el movimiento Triple Lutz y pierde el conocimiento. Justo en ese mismo instante, Pete muere  en el momento en que su avión se estrella durante una demostración aérea.

Una vez que Tazusa recupera el conocimiento, Pete aparece ante ella como un fantasma y le dice que tendrá que estar a su lado durante cien días. Los primeros días la pareja parece no llevarse del todo bien, por lo que poco a poco deben aprender a valorarse y aceptarse el uno al otro. ¿Lo conseguirán?

Ginban Kaleidoscope es una novela ligera escrita por Rei Kaibara con ilustraciones de Hiro Suzuhira que se publicó en Japón entre los años 2003 y 2006. En concreto, la obra se compone de nueve volúmenes que se adaptaron a manga entre abril de 2005 y febrero de 2006. Jun Hasegawa, bajo el amparo de la editorial Shueisha, fue quien se puso al frente de este comic japonés que se recogió en dos tomos.

Desgraciadamente, este shōjo con tintes de comedia y amor no ha llegado a nuestro país y parece que no la vamos a poder ver por estos lares.

Anime

Además de las novelas y el manga, la historia de Tazusa y Pete también llegó a la pequeña pantalla con el objetivo de hacer sonreír al público nipón. Dirigida por Shinji Takamatsu, y producida por el estudio de animación Actas, la adaptación animada de Ginban Kaleidoscope se estrenó el 8 de diciembre de 2005 y terminó el 25 de diciembre del mismo año.

Compuesta por doce episodios llenos de humor, amor, drama y simpatía, este anime, que contó con Koichiro Kameyama al frente de la banda sonora, la trama tiene un final diferente al que aparece en la historia original. Esto es debido a que la serie se emitió mientras la novela y el manga estaban en activo. A pesar de este pequeño «problema», la obra tuvo muy buena acogida entre el público femenino.

Al igual que ocurre con el manga, el anime Ginban Kaleidoscope parece que no aterrizará en nuestro país. Desgraciadamente debemos buscarnos otras alternativas, como la importación, para poder disfrutar de ella.

Ginban-Kaleidoscope-04

Conclusión

Ginban Kaleidoscope  puede parecer el típico shōjo dirigido a las chicas, pero la verdad es que esta serie pueden leerla/verla todas aquellas personas que tengan un mínimo de sensibilidad. Tanto la obra original como las dos adaptaciones (manga y anime) tienen momentos muy divertidos y llenos de humor, aunque el drama y el sentimentalismo siempre están ahí, implícitos.

En general, la obra es una oda a la superación personal y te enseña que debemos valorar lo que tenemos, ya que al perderlo el impacto será mayor.

En el aspecto más técnico, en el caso del anime, el dibujo no sobresale por su calidad, al igual que la banda sonora, pero la historia está tan bien llevada que consigue tenerte en vilo hasya el último segundo.

Si quieres cambiar de registro y que te toquen el kokoro (corazón), no dudes en echarle un ojo  a Ginban Kaleidoscope. Doce capítulos en los que el deporte, el amor, el humor y lo sobrenatural se dan la mano.

Ginban-Kaleidoscope-05