¡Hola, talonianos! Mi nombre es Anna y soy nueva por estas tierras del planeta Tallon4. Para mí es un placer estrenarme con una sección innovadora que espero os guste a todos y en la cual os voy a hablar sobre los doramas, mi pasión y a la vez mi vicio personal.

dorama

Es curioso cómo un viaje que comenzó por casualidad me ha llevado hasta aquí. Un día descubrí una “cosa” llamada doramas, una especie de series japonesas… ¡de imagen real! El primer dorama con que me “enfrenté” fue Sailor Moon. Os puedo asegurar, sin ánimo de ofender a nadie, que me reí mucho, era nuevo, chocante y muy raro, pero tremendamente adictivo, por lo que seguí indagando. He tenido el placer de ver bastantes títulos y, aunque me decanto por el romanticismo, disfruto mucho viendo series de terror y policíacas, como ya veréis en las próximas semanas.

¿Qué es un dorama?

Supongo que muchos de vosotros estaréis un poco perdidos en estos momentos, así que comencemos por lo primero y principal: ¿qué es un dorama? La palabra dorama proviene de “drama” en fonética japonesa y se refiere a aquellas series de imagen real que se emiten en Japón, también reciben este nombre las series asiáticas que provienen de Corea y China. La temática es muy variada: desde terror a romance, pasando por el misterio o policíacas… También existen un tipo de doramas basados en adaptaciones de mangas o animes, algunos ellos franquicias muy populares en occidente, como es el caso de Sailor Moon, Gokusen y Detective Conan, entre otras muchas que iremos conociendo en esta nueva sección.

dorama-001

Los doramas también son una buena herramienta para conocer la cultura japonesa, pues si echamos la mirada atrás en el tiempo y la dirigimos a las series más antiguas, podemos observar que los convencionalismos sociales japoneses estaban impresos dentro de su temática, por ejemplo los roles familiares estereotipados o el papel de las mujeres en la familia y la sociedad. En este último punto se podía ya ver la lucha social femenina dentro de la sociedad japonesa en general, con el protagonismo de actrices que encarnaban esas “almas perdidas” que representaban a aquellas mujeres las cuales mostraban caracteres o situaciones personales diferentes a las que la sociedad establecía. Por retrogrado que parezca, en Japón aún está muy mal visto que una mujer soltera tenga hijos o que una joven de 25 años no haya encontrado aún esposo, hasta el punto de que puede llevar a fuertes traumas personales, marginación social y en algunos casos extremos hasta el suicidio.

En estos últimos años he podido ver algunos doramas en los que la temática ha sido el bulling o el maltrato físico. Las tramas han evolucionado según la sociedad ha ido cambiando, adaptándose así a las demandas de los telespectadores que cada vez son más jóvenes y de mentes más abiertas a cambios sociales, aunque a la vez han creado mucha polémica entre el público más adulto y conservador.  Aunque algunos doramas tratan sobre historias realmente duras también son un retrato de la realidad social.

¿Qué temáticas existen? ¿Hay vida más allá del romanticismo?

Aunque la temática más común en las series es el romanticismo, no son pocas las veces con que se entrelaza este tema con otros de igual importancia en la trama principal. Nos podemos encontrar muchas series en las que el hilo principal es el amor pero tienen como temática general los deportes, como el básquet, hockey, voleibol, béisbol etc (un tema muy recurrente con las Olimpiadas a la vuelta de la esquina).

Pero tal y como su nombre indica los doramas tienen su punto fuerte en el drama y son capaces de hacer que te pases episodios enteros abrazado a una caja de pañuelos, aunque a diferencia de lo que nos tienen acostumbradas las series europeas y americanas, los doramas, como ya os iré explicando en esta sección, no siempre acaban bien. Por ejemplo, cuando en la trama hay actores que representan personajes con enfermedades incurables puede que no acaben la temporada…

También podemos encontrar todo lo contrario, temáticas aparentemente románticas en que las que las relaciones humanas son realmente el transfondo y la ironía. Lo cómico y el humor absurdo son los verdaderos protagonistas. Aunque nuestro humor choque frontalmente en muchas ocasiones con el japonés puedo aseguraros que no son pocas las veces que me he encontrado riendo en solitario frente a la pantalla.

dorama-002

Pero no sólo tenemos doramas de amor, también podemos “disfrutar” del terror japonés en forma de series, con las que, personalmente, he pasado más de un mal rato. Os puedo asegurar que como fan del terror ya empiezan a haber cosas que no me asustan, pero han conseguido asustarme y hasta que tuviera una sorpresa gracias a finales tan sorprendentes como escalofriantes. Para los más miedosos existen las series de suspense, con un punto de tensión, pero sin llegar al miedo, en las que se mezclan lo sobrenatural con la temática policíaca, siempre con tramas que te mantienen pendiente del hilo conductor. Por último también podemos ver historias políticas, de lucha de poderes o  de clases sociales.

Una de las últimas tendencias, y la que personalmente más me sorprendió, son las series que unen el romanticismo, la ciencia ficción y el mundo de las nuevas tecnologías, una mezcla exquisita que les ha salido a pedir de boca contando la gran aceptación entre el público japonés, que tiene una atracción especial hacia estos contrastes tan diferentes y aparentemente incompatibles.

dorama-003

¿Japoneses, chinos o coreanos? ¿Cuál es la diferencia?

Existen varias características que diferencian los doramas japoneses con los de Corea y China. La primera, y más importante, es el número de episodios. En Japón suelen tener de ocho a dieciséis episodios y, hasta hace relativamente poco, no tenían segundas temporadas, aunque suplían ese regustillo “a querer más” de los espectadores con especiales. En cambio, los doramas coreanos y chinos suelen ser más largos, de unos veinticinco episodios y es más común que se rueden varias temporadas, careciendo casi en su mayoría de capítulos especiales. Por otra parte sí que comparten la variedad temática, aunque en el resto del continente asiático suelen parecerse más a lo que aquí conocemos como telenovelas. Pese a que han pasado por mi pantalla muchos doramas de todas las nacionalidades, en esta sección me centraré en las series japonesas, que son las que mejor conozco y más me han gustado.

Los actores y directores que aparecen en las series suelen ser ya personajes famosos, en el caso de los actores algunos de ellos son cantantes o se dedican a diferentes disciplinas del mundo artístico. Es habitual, también, que alcancen la fama a través de algún dorama de éxito. Es el caso de Matsumoto Junmuy, al quien podemos ver habitualmente participando en programas de variedades. Es muy habitual, tal y como ocurre en las series americanas, que algunos famosos se pasen a saludar delante de la cámara de los doramas haciendo cameos como personajes secundarios o extras.

dorama-004

Generalmente los actores de doramas no actúan en este tipo de producciones, también los podemos ver en películas japonesas o internacionales. Es el caso de Ninomiya Kazunari que participo en la película de Clint Eastwood Cartas desde Iwo Jima (ver foto). De igual forma os sonaran nombres como el de Takashi Miike o Takeshi Kitano, dos conocidos directores  que capitanean tras las cámaras algunos doramas o sus episodios especiales. Incluso uno de ellos también protagoniza alguno, ¿adivináis quién? Pues os lo desvelare próximamente 😉

Cada cadena emite sus doramas en prime time, por lo que suelen tener un horario nocturno. Cada dorama dura una temporada, se cambian o emiten nuevos cada nueva temporada del año, por ejemplo en invierno (de enero a marzo) se emiten un tipo de doramas diferentes a los de primavera (de abril a junio), verano (de julio a septiembre) u otoño (de octubre a diciembre).

En resumen…

La verdad es que llevo casi cinco años viendo doramas, pero a causa de la poca información sobre este tipo de producciones en nuestro país, a veces es muy difícil poderlos disfrutar. Aunque sé que no tengo muchas opciones en cuanto al audio, prefiero escucharlos siempre en versión original. Igual que ocurre con muchos animes, la interpretación de los actores con su propia voz dista mucho de sus versiones dobladas. Como es un género poco conocido, el trabajo de traducción y subtítulos lo hacen personas de forma altruista, cuyo único objetivo es difundir los doramas para que se conozcan más allá de su burbuja asiática. Gracias a la demanda popular existen países latinoamericanos en los cuales las empresas privadas del sector audiovisual, en cooperación legal con el gobierno de turno, han habilitado plataformas online y canales para la difusión cultural del género.

Mi intención en esta sección es haceros que os pique el mosquito de la curiosidad y perdáis el miedo por este gran desconocido que es el dorama, presentándoos algunos de los que he visto (y no son pocos) a lo largo de estos años. Os daré mi más sincera opinión, si son malos lo sabréis, si son buenos también. Seré respetuosa pero directa, siempre desde mi perspectiva personal. Hasta la próxima semana talonianos, no faltéis a vuestra cita de fin de semana ¡Pasaré lista!

hanakimi1