Regresa una de las secciones más “monstruosas” de Tallon4, un pequeño espacio dedicado a los seres más extraños de la mitología japonesa, los yôkais ¿Qué nuevo monstruito conoceremos hoy?

Nopperabo-000

Hemos de decir que hace ya más de un año dimos por finalizada la sección “El yôkai de la semana”. Habíamos conocido a muchos yôkais y ahondado en sus peculiaridades, costumbres y leyendas, así que decidimos que para no aburriros era mejor dejar a un lado el tema y centrarnos en otras ramas de la mitología japonesa.

Sin embargo nos hemos puesto nostálgicos con la llegada del verano y del Obon, el festival de los muertos que se celebra en Japón y que trae de regreso toda la temática folclórica tradicional. Por ello hemos creído que era el momento de desempolvar a los yôkais y devolverlos a la actualidad de Tallon4. ¿Estáis preparados para conocer a un nuevo ser mitológico? ¡Pues comencemos!

«Remenbeando» para los despistados

Para todos aquellos que acabáis de aterrizar por estas tierras de la mitología hagamos un poco de memoria ¿Qué son los yôkais?

Los yôkais eran seres considerados dioses o kamis por los antiguos habitantes de Japón, y a diferencia de los yureis (fantasmas) se consideran criaturas vivas. Solían habitar en zonas inaccesibles o misteriosas para el hombre, como el fondo del mar, el interior de la montaña o la noche, que por su oscuridad era el momento ideal para que los yokais bajaban a las aldeas con los humanos y les hicieran las mil y una a los pobres aldeanos. Muchas de estas criaturas servían para justificar los fenómenos de la naturaleza como las tormentas, los terremotos o los huracanes.

Nopperabo-004

Bueno, una vez hechas las presentaciones podemos entrar en materia.

El Nopperabô o cara plana

Hoy descubriremos al Nopperabô, también conocido por el nombre de cara plana, y uno de los yôkais más populares en Japón.

Nopperabo-002

Existen dos variantes de Nopperabô, de la primera hablamos hace poco en nuestra Guía Negra sobre la cuesta de Akasaka. En este caso se dice que es yôkai con forma de mujer vestida con un kimono, se le puede encontrar en los barrios de placer llorando desconsoladamente en alguna esquina, cuando un hombre se le acerca para ayudarla le enseña su rostro, sin ojos, sin nariz, tan solo con una boca que luce una terrorífica sonrisa de dientes negros como el carbón.

Nopperabou

La otra variante del Nopperabô es la de un ser que se transforma en humano hasta que logra ganarse la confianza de algún pobre hombre. Es en ese momento que se muestra tal y como es, para darle un susto de muerte (a veces literalmente). A este tipo de Nopperabô se le describe como un ser con una enorme cara de la que salen los bracitos y unas piernas muy cortas. suele tener el rostro plano, con unas facciones poco reconocibles y una cara inexpresiva, casi boba. De hecho, entre otras interpretaciones, se dice que tiene cara de lerdo o de tonto, por ello en Japón cuando se quiere insultar a una persona llamándole «poco inteligente» se dice que tiene cara de Nopperabô.

Tanto en una como en la otra versión, la finalidad del yôkai conocido como Nopperabô es únicamente la de asustar a los humanos. Es un yôkai travieso pero no violento, que busca causar un susto de muerte a todo aquel que se acerca a ayudar a un desconocido. Nosotros preferimos quedarnos con su versión animada moderna, ¿no os suena esta gatita blanca? Ahora ya sabéis en que ser mitológico está basada.

Nopperabo-001