Junjō Romantica llegará el próximo mes de octubre a las librerías especializadas de toda España de la mano de Ivréa. Pero, ¿habrá acertado la editorial que dirige Leandro Oberto al apostar por una obra de género yaoi? ¿Será este el paso necesario para que este género se asiente y expanda en nuestro país?

Junjō Romantica

A principios de este caluroso mes de julio la editorial Ivréa daba la campanada con una noticia que sorprendió a más de uno: el manga Junjō Romantica, de Shungiku Nakamura, llegará a las librerías españolas el próximo mes de octubre de la mano de la compañía de Leandro Oberto. Una nueva licencia que no supondría una revolucionaria novedad editorial de no ser por la temática que aborda esta obra: el shonen ai/yaoi.

Para aquellos que no conozcan esta clase de obras, el yaoi es el género en el que se enmarcan los cómics japoneses que abordan las relaciones sentimentales entre hombres, ya contengan de manera explícita o no relaciones sexuales. Por su parte, el shonen ai es una variedad de yaoi en la que el contenido sexual explícito es inexistente, por lo que la historia se centra en la parte romántica, cariñosa y más “pura” de una relación entre dos varones. Para entrar más en detalle, el yaoi es uno de los géneros más comerciales en su país de origen, Japón. Sin embargo, su presencia en mercados internacionales es ínfima y muy escasa.

En el caso de España, las editoriales que han apostado por la publicación de obras de este género se cuentan con los dedos de una mano: Ediciones La Cúpula, Ediciones Babylon y Newevolution. Estas compañías han sabido encontrar un nicho de mercado bastante fiel que, hasta la fecha, ha respondido bien a sus propuestas comerciales, entre otros motivos, debido a lo mencionado con anterioridad: la escasez de obras de esta temática en el mercado nacional. No obstante, casi la totalidad de los proyectos que estas empresas ofrecen a las fujoshis (amantes de este género tan específico) españolas se restringe a autoras nacionales cuya producción se divide entre mangas propiamente dichos y novelas homoeróticas protagonizadas por chicos guapos, calientes y con muchas ganas de quererse.

Asimismo, durante la edición de Expomanga 2014, la autora Laura Bartolomé, también conocida como Dorianne, señaló que a España sólo llega un 0,000001% de la producción de yaoi en Japón. Una cifra “aleatoria” pero que refleja claramente la realidad que se quería poner de relieve. Además, señaló que, en su caso personal, casi todos los productos yaoi que poseía los importaba directamente de su lugar de origen, algo que el paso de los años, las nuevas tecnologías y el avance de las transacciones ha facilitado para que, a día de hoy, se pueda afirmar que prácticamente todo está en todas partes y al alcance de todos (especialmente si se habla de países desarrollados). Pero, a pesar de este “plan B” de compra, Dorianne recalcó la importancia de apoyar a las autoras (y en menor medida autores nacionales que dedican su tiempo y sus esfuerzos en dejar volar su imaginación para darle a una parte del público español lo que éste busca: yaoi del bueno.

Ivrea-Junjou-yaoi-01

Volviendo a Ivréa, lejos quedan esos días en los que la editorial argentina era conocida casi en exclusiva por su abundante catálogo de género shōjo (aún existente y en crecimiento constante gracias a algunas de sus últimas novedades, como son Namida Usagi: Historia de un Amor no Correspondido, Flores Sangrientas y Vampiresa por Sorpresa, entre otras), con la autora Mayu Shinjō como estandarte e icono del género que la empresa de Leandro Oberto trajo a España para consolidarse en el sector. Esta tendencia comenzó a evolucionar y diversificarse con el paso de los años, dando lugar a un fenómeno que hizo que Ivréa pasase a estar en boca de todos.

A pesar de su larga relación con la publicación de obras como Vagabond, Real o To Love Ru, la política empresarial de Ivréa se vio afectada por lo que se conoció como el “shueishazo” (momento en el que la editorial EDT perdió sus publicaciones pertenecientes a la editorial Shueisha, en el año 2012). Gracias a eso, series como Zetman y D.Gray-Man pasaron a manos de la empresa dirigida por Leandro Oberto, abriendo la veda de un camino que no haría sino ampliar el catálogo de la compañía en España en relación a los géneros seinen y shōnen (que ya comenzó a coger fuerza con las licencias de Medaka Box, Seikon no Qwaser, Mirai Nikki y Deadman Wonderland, entre otras). Así, a partir de 2013, la firma de origen latinoamericano puso en práctica un plan editorial que le llevó a hacerse con algunas de las series más esperadas por los otakus españoles, con su consiguiente expansión y consolidación en estos nuevos géneros. Gracias a esta apuesta de negocio llegaron hasta nuestras manos obras como Code Geass: Lelouch el de la Rebelión (con dos de sus spin off, Code Geass: Suzaku, el del contraataque y Code Geass: La pesadilla de Nunally), Btooom! o King’s Game, entre otras). Apuestas que pudieron parecer arriesgadas en un primer momento pero que han sido altamente efectivas, consiguiendo que Ivréa se convierta en una de las “imprescindibles” del sector del manga en España.

Ivrea-Junjou-yaoi-02

Ahora se abre un nuevo horizonte para la editorial argentina con la publicación de Junjō Romantica, la obra más representativa y, según dicen, adictiva, del panorama actual del shonen ai/yaoi. Como todo en esta vida, esta noticia ha contado con defensores y detractores: desde aquellos que han agradecido efusivamente a la editorial de Leandro Oberto su apuesta editorial hasta los que han optado por criticar esta licencia, afirmando que este género es residual y poco demandado en España, por lo que habría sido mejor que Ivréa hubiese apostado por un título más consolidado y dirigido a un público más genérico y no tan específico.

De momento, nos quedamos con el hecho de que esta nueva licencia ayuda a ampliar no sólo el catálogo de Ivréa en España, sino las fronteras de un género que, hasta ahora, parecía vetado para los otakus nacionales y sólo unos pocos valientes se atrevían a explorar de la mano de autores (autoras, más bien) patrios. Sin embargo, de lo que no cabe duda es de que Ivréa ha apostado por un género que da y dará mucho que hablar y que, para bien o para mal, va a comercializar en España de la mano de Shungiku Nakamura. Y sólo el tiempo dirá si apostar por Jonjou Romántica fue un acierto o un fracaso editorial.

Ivréa