Ecchi, chicas monas y un prota de lo más bobalicón son algunas de las cosas que os podréis encontrar en la obra que vamos a reseñar: Kanokon.

Kanokon-02

¡Muy buenas, talonianos! Nos reencontramos una semana más con un nuevo manganálisis. En esta ocasión os vamos a hablar de una serie que mezcla la comedia con lo supernatural de una manera adictiva y muy entretenida. Sin más demora, os dejamos con el manganálisis de Kanokon.

Historia

Kanokon-03

Kōta Oyamada es un joven estudiante de aspecto y carácter inocente que ha llegado a la gran ciudad desde un pueblecito para cursar el primer año de instituto. En su primer día de clase conoce a Chizuru Minamoto, una chica sin vergüenza que desea estrechar su relación con Kōta para llevarla a un nivel más íntimo. Sin embargo, lo que el chico no se esperaba es que la joven le revelase (por accidente) que es la reencarnación del espíritu de un kitsune (zorro), por lo que la muchacha incorpora en su cuerpo orejas y cola de este animal. Pero esa no será la única sorpresa que se llevará Kōta, ya que pronto se unirá a la pandilla Nozomu Ezomori, una jovencita que resulta ser el espíritu de una loba que complicará la situación y hará que Chizuru deba luchar por la atención y el cariño de su amado.

Kanokon es una novela ligera de género ecchi con tintes cómicos y fantasiosos escrita por Katsumi Nishino e ilustrada por Koin. La editorial Media Factory comenzó a editarla a finales del mes de octubre del año 2005. Actualmente se encuentra pausada (desde el año 2010) con quince volúmenes recopilatorios en el mercado.

Manga

Media Fatcory le cogió cariño a la serie y decidió convertirla, como suele ser habitual, en una serie manga. Así, Kanokon fue llevada al cómic japonés de la mano de Katsumi Nishino (historia) y de Rin Yamaki (dibujo). El primer capítulo se publicó en junio de 2006 en la revista Monthly Comic Alive. En agosto del año 2010 la obra llegó a su fin con un total de nueve tomos a la venta.

Kanokon-04

Anime

La tentación de llevar a Kōta y a Chizuru a la pequeña pantalla era demasiado tentadora. Así pues, el estudio XEBEC se puso mano a la obra y, con ayuda del director Atsushi Ōtsuki y del guionista Masashi Suzuki, consiguió que ese proyecto se hiciese realidad. El cinco de abril del año 2008 el canal de televisión japonés AT-X emitió el primer episodio de la adaptación animada de Kanokon. Tras doce episodios y diez capítulos especiales, la producción llegó a su fin en junio de ese mismo año.

Kanokon-05

OVA’s

Un año después de la aparición del anime, en octubre de 2009, salieron a la luz dos OVAs de la serie. Para este trabajo, el estudio XEBEC volvió a poner  al mando de la dirección de los proyectos a Atsushi Ōtsuki y como guionista a Masashi Suzuki. Bajo los títulos Kanokon: El gran festival del solsticio de verano Parte 1 y Kanokon: El gran festival del solsticio de verano Parte 2, los dos episodios fueron estrenados en el canal nipón AT-X con una semana de diferencia, cerrando de una vez por todas (al menos hasta la fecha) las adaptaciones animadas de esta obra.

Kanokon-06

Novela Visual

Kanokon Esuii es el título del videojuego inspirado en la trama creada por Katsumi Nishino y Koin. Desarrollado por el estudio 5pb. este título salió el 31 de julio de 2008 para la consola PlayStation 2. En concreto, se pusieron a la venta dos versiones: normal y limitada. La limitada incluía un audio CD con una canción y una historia inédita. Según la empresa creadora del juego, este era una «comedia romántica muy ruidosa».

Kanokon-08

Conclusión

Kanokon es una de esas obras que cuando descubres y buscas información sobre ella piensas “¡pero qué porno es esto!”. Una historia en la que priman las escenas subidas de tono, las chicas ligeras de ropa (lo raro es que la lleven puesta) y la vergüenza omnipresente y demasiado típica de un protagonista que nunca quiere estar en su piel pero que más de uno desearía ser. Es decir, Kanokon es la típica serie harem hecha por y para chicos que se centra en los encontronazos fortuitos y las casualidades de la vida para pillar “in fraganti” a los protagonistas en según qué momentos. Hasta que Kōta decide unirse a la fiesta para disfrutar de su posición y, de paso, bajar los calentones que le provocan sus incorregibles compañeras de clase.

Como suele ocurrir en estos casos, el chico es el típico niño mono al que le acabas cogiendo cariño mientras que las chicas son las típicas busconas que sólo ansían una cosa: el cariño, mimitos y “lo que surja” de su compañero de clase. Si es que no hay ninguna que quiera preservar la inocencia y virginidad del protagonista en este tipo de obras…

Otro de los aspectos a destacar de esta serie son los momentos cómicos. Kanokon busca la risa fácil con un humor absurdo y sin sentido. Y, al final, consigue su propósito: que el espectador/lector acabe sonriendo por la ilógica de lo que se narra y de cómo se narra. Aún así, no por ello deja de ser una obra más del montón que se puede ver en un caso extremo de aburrimiento. Si no tenéis plan para este verano, echadle un ojo para pasar las solitarias noches veraniegas.

Kanokon-07