¡Llega un sábado más la sección Doramia! Esta semana, y como culminación del mes del drama, analizaremos un dorama en el que nuestra protagonista es una luchadora que intentará agarrarse a la vida aún sufriendo una enfermedad incurable. ¿Estáis todos preparados? Pues comencemos.

aya 1

Como traca final en nuestro mes del drama, os ofreceremos un dorama que, estoy segura, os tocará la fibra sensible. Nuestra protagonista de esta semana, Aya, luchará contra una enfermedad que desgraciadamente no tiene cura. Viviremos desde su propia visión como enferma terminal sus experiencias, pensamientos y emociones a lo largo del deterioro físico que sufrirá. Con mucho cariño os presento… 1 Rittoru no Namida.

 Antecedentes: El diario de Aya Kitou

Para que entendáis mejor el dorama, creo necesario explicaros de dónde procede, ya que su protagonista es una persona real que contrajo una enfermedad que limitó su vida. Todo empezó cuando Aya Kitou comenzó a escribir un diario a los 14 años, tal y como podría hacer cualquier chica de su edad para expresar en secreto sus inquietudes y sentimientos. Sin embargo, a los 15 años le es diagnosticada una enfermedad llamada degeneración espinocerebelosa que provocará su muerte prematura con 25 años de edad.

La degeneración espinocerebelosa es una enfermedad que afecta a las neuronas del cerebro, las cuales acaban deteriorándose y muriendo. De momento se desconoce si este factor es producido por algún tipo de desencadenante claro, o si esta degeneración es fruto de una predisposición genética específica para ella. Los síntomas de las personas que lo sufren son variados y afectan en primer lugar a la movilidad, al habla, así como la indigestión de alimentos y pérdida generalizada del control del propio cuerpo, lo que provoca que los pacientes acaben postrados en una cama. Desgraciadamente, el único fin es la muerte, ya que todavía no se ha encontrado cura.

Aya fue toda una luchadora que decidió escribir el diario a modo de registro de control y como apoyo terapéutico, explicando lo que sentía y experimentaba en cada momento. A causa de su enfermedad tuvo que dejar de hacer todo aquello que le gustaba, como practicar deporte, ir al instituto o ver a sus amigos. Aya dejó por escrito todo el proceso evolutivo de su afección hasta que ya no se pudo entender su letra. Asimismo, llegó un punto en el que la joven tampoco era capaz de dictarle a nadie lo que debía especificar en el diario, momento en el cual se perdieron sus registros.

Debido a todo lo que sufrió, su historia se hizo muy conocida, vendiendo más de 20 millones de copias de su diario en Japón. Yo he tenido el placer de leer en español la versión de sus memorias que nos ha llegado y puedo decir que me ha emocionado mucho. Son increíbles las sensaciones y emociones que experimenta una niña atrapada en esta realidad. Sorprende especialmente cómo Aya acaba viendo la parte positiva de su enfermedad y transmitiendo su fuerza a sus allegados aún teniendo momentos de flaqueza. En él también podemos ver cómo hay un sentimiento de culpa por parte de ella por la carga que su postramiento ha supuesto para sus padres, familiares y compañeros. A lo largo de sus páginas, la joven nos explica la manera en que la sociedad percibe como negativo el hecho de provocar contratiempos al resto, idea que se encuentra muy relacionada con el sentimiento del que os hablé la semana pasada en el apartado de ijime

Aya

1 Rittoru no Namida, el dorama

Este dorama tiene un título muy significativo, ya que su traducción al castellano es «1 litro de lágrimas». Esta es una buena manera de expresar los sentimientos que experimenta el espectador al verlo. LA serie consta de 11 episodios que fueron emitidos por Fuji TV en el año 2005.

Pero no queda aquí la cosa, ya que también existen un especial y una película que fueron emitidos en el mismo año. Sin embargo, en el film no participaron los mismos actores del reparto original. También contamos con la versión coreana de este dorama, la cual se emitió unos cuantos años después de la japonesa, exactamente en el año 2013. En este caso, me veo obligada a sincerar,me y deciros que no puedo opinar, ya que no he tenido el placer de verla.

Primera temporada de 1 Rittoru no Namida (versión japonesa)

Como ya os he dicho, en el dorama se nos narra la historia de nuestra luchadora, Aya. Ella es la mayor de cuatro hermanos y, por tanto, un modelo a seguir dentro de la familia. Se levanta temprano para ayudar a su padre a atender en la tienda de tofu de su familia al tiempo que colabora con las tareas del hogar; además, es buena en los estudios y en el deporte. A pesar de ello, las cosas empezarán a cambiar cuando se presente a los exámenes de ingreso al instituto, momento en el que comienza a tener los primeros problemas con su movilidad. Allí también conocerá a su futuro amor, Haruto.

Haruto es el hijo del director de un hospital muy importante. Sin embargo, él no está seguro de querer seguir los pasos de su padre. No obstante, por ayudar a Aya cuando esta se cae de camino al examen de ingreso es aceptado en en el instituto, aún cuando no lo deseaba.

Por su parte, la madre de Aya, quien es asistente social, se preocupa por los episodios de descoordinación que sufre su hija, así como por una caída en la que la joven se hará daño en la barbilla. Ante el aumento de lesiones, su madre decidirá llevar a Aya al hospital para que le hagan un reconocimiento más exhaustivo. Será allí donde descubra que su hija padece esa enfermedad y que es incurable. A pesar de todos los esfuerzos que la mujer hace por esconder la dura realidad a su hija, esta finalmente descubre por qué su cuerpo está cambiando y por qué no responde como debería. ¿Como vivirá Aya su enfermedad? ¿Tendrá el apoyo de su familia y de sus más allegados? Si os interesa saber cómo se enfrentará a su enfermedad no os perdáis esta serie.

Curiosidades de 1 Rittoru no Namida

Hay algunas curiosidades que creo encontraréis interesantes sobre este dorama, además de que lo hacen un poco más interesante. Como ya os he explicado en un apartado anterior, esta obra está basada en hechos reales. Esto implica que el director y los guionistas  de la serie se permitieron en su momento algunas licencias a la hora de narrar la historia. Por ello, esta no es del todo fiel a la realidad, al tiempo que algunos de los hechos que se muestran tuvieron lugar en momentos diferentes a como sucedió en realidad. Ejemplo de ello es el instante en el que Aya y su familia descubren su enfermedad. Asimismo, veréis que en el dorama el apellido de la joven protagonista no es el real, sino que se creyó conveniente cambiarlo por Ikeuchi.

Otro rasgo que diferencia la ficción de la realidad es que el personaje de Haruto no existió como tal, sino que está basado en un amigo de Aya que la visitaba a menudo en el hospital. Por otra parte, el actor que encarna a HarutoRio Nishikido (al cual recordareis del dorama Last Friends como el novio maltratador), donó parte de los ingresos que ganó con la producción para la investigación de la enfermedad, cosa que dice bastante de él como persona. Así pues, si teníais mala impresión de él esperad a ver esta serie porque seguro que cambiáis de opinión.

aya final

Especial y película de 1 Rittoru no Namida

En este apartado os explicaré un poco de qué va el especial, ya que el desenlace de este dorama es bastante previsible. Este episodio único nos traslada un año después de la muerte de Aya para contarnos cómo su hermana se prepara para entrar en la universidad, donde se encontrará con Haruto. Éste ha sufrido mucho la perdida de Aya, pero gracias a su historia intentará que un paciente recobre sus ganas de vivir.

También podemos encontrar una película en la que se aborda la historia completa, aunque algo más resumida, de Aya. Como ya os he comentado, este proyecto contó con un reparto diferente.

Conclusiones

Hace una semana os prometí que culminaríamos el mes del drama con un dorama cuyo argumento os haría sacar la caja de kleenex, y espero que con este lo haya conseguido. A modo personal, os puedo asegurar que no he llorado tanto en mi vida como viendo 1 Rittoru no Namida. En cada episodio sentía impotencia por no poder curar la enfermedad de Aya. Además, al final de cada capítulo salen imágenes de la Aya de verdad acompañada por una de sus frases que te llega al corazón y que hace que te sientas más cerca de ella. Mi trabajo me ha proporcionado la posibilidad de estar cerca de personas que sufren enfermedades parecidas, por lo que os puedo garantizar que el trato que le dan en el dorama es bastante realista. Además, los sentimientos de frustración de su familia son reales, así como la posterior aceptación y el orgullo que sienten por ella aún cuando los demás se ríen de su condición. Creo que la obra también demuestra de manera muy real la crueldad de los demás y la intolerancia hacia las personas que son diferentes por alguna razón. Aunque el personaje de Haruto como tal no existiera, éste le da a la historia una pincelada de emoción extra que la Aya real no pudo vivir, ya que se lamenta de no poder experimentar el amor dada su condición.

Como parte negativa solo os puedo decir que la Aya del dorama es presentada como una chica demasiado perfecta, aunque la real no lo era tanto, cosa poco creíble en una adolescente. Además, la versión ficticia de Aya muestra cómo le cuesta aceptar su enfermedad al principio para, finalmente, concluir la serie plenamente concienciada de lo que le espera. No obstante, la auténtica Aya, aún siendo una luchadora, lloraba mucho a causa de la frustración, cosa que, tristemente, es comprensible y creíble.

aya 2

En resumen, os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo a este dorama. Os aseguro que sus actores y su argumento os llegarán al corazón. Además, es una buena oportunidad para entender un poquito mejor a otras personas que, desgraciadamente, no gozan de su total autonomía, como es el caso que padecen muchos discapacitados.

Para terminar, aquí tenéis un vídeo en el que poder ver algunas imágenes de esta serie. Con él espero abriros el apetito y que os entren muchas ganas de verlo. Os espero la semana que viene a todos. Y, como llega la vuelta al cole, empezaremos con una tanda de doramas relacionados con temas escolares.

¡Figth-to… oh!