Hoy hace 91 años del famoso Gran terremoto de Kanto, ¿sabías que provocó una de las mayores masacres étnicas de la historia moderna de Japón?

img.irtve

Hoy, 1 de septiembre del 2014, hace 91 años de El Gran terremoto de Kanto, en Japón, que arrasó Yokohama, Chiba, Kanagawa, Shizuoka y Tokio, cobrándose la vida de unas 105.385 personas, según las fuentes más fiables, y dejando unos 37.000 desaparecidos a su paso. Pero, como ya ocurrió en el reciente terremoto y posterior tsunami de la costa este en el 2011, este temblor de 7,8 grados en la escala de Richter fue el principio de una trágica cadena de acontecimientos que provocaron el 90% de las víctimas de la catástrofe. Muchos de nosotros conocemos o hemos escuchado alguna vez referencias hacia este gran terremoto, pero… ¿que se oculta tras el caos del seísmo? La historia es mucho más escalofriante y horrible de lo que jamás hayamos podido imaginar.

Septiembre y octubre es la temporada de tifones en Japón, y justamente dio la casualidad de que fuertes vientos azotaban esos días la zona de península de Noto, una de las afectadas por el terremoto. Estos vientos provocaron que los 88 incendios generados tras el terremoto resultarán mucho más peligrosos de lo habitual, por la creación de mortales tormentas de fuego que arrasaban las zonas ya devastadas por el terremoto, donde las casas estaban construidas básicamente de madera.

17285032--644x362

Pero los incendios no fueron el peor efecto secundario de la tragedia ocurrida tras El Gran terremoto de Kanto. Como ya hemos dicho Yokohama fue una de las ciudades más afectadas, junto con Tokio. La ciudad costera tenía un barrio bastante conocido donde vivían mayoritariamente inmigrantes coreanos y chinos, lo que actualmente es el Barrio Chino, muy turístico, de Yokohama. Pronto comenzaron a circular falsos rumores malintencionados, publicados como reales en algunos medios de prensa, en los que se afirmaba que los inmigrantes estaban provocando muchos de los incendios para cometer saqueos y robar. Rumores que fueron creciendo hasta el punto de acusar a los coreanos de envenenar el agua y estar en posesión de bombas.

s_k03_00000011

Se declaró la ley marcial en Japón y se establecieron puntos de control para localizar entre los viajeros a posibles saqueadores y delincuentes. Aprovechando la situación de caos que vivía el país, el ejército imperial cometió asesinatos políticos, como el caso del socialista Hirasawa Keishichi, el anarquista Ito Noe o el líder comunal chino Ou Kiten, por miedo a que aprovechándose de la situación de caos social en el país, tomaran el poder. El pánico se había apoderado ya de la población, alimentado del sentimiento anti-coreano mayoritario entre la sociedad de la época por el miedo al movimiento independentista de Corea. Se cometieron cientos, quizás miles, de asesinatos, tanto a manos de las fuerzas del orden como de grupos de japoneses presas del pánico. Además de coreanos, murieron muchos chinos y habitantes de Okinawa, así como otras etnias niponas, que fueron confundidos por extranjeros al tener un acento similar al de Corea. Una vergonzosa masacre que es ahora recordada con un monumento a las víctimas coreanas en un discreto templo localizado en Yokoamicho Park, en Sumida Ward, el cual también cuenta con un monumento a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial de los bombardeos de Tokio y una campana donada por sacerdotes budistas de Taiwan.

Ya en 1960 se estableció el día 1 de septiembre, en conmemoración por el El Gran terremoto de Kanto, como el Día de la Prevención de Desastres con el fin de concienciar a los japoneses de la importancia de estar prevenidos y preparados contra las catástrofes naturales que suelen azotar el país.

students