Doom-II

Si la semana pasada recuperamos del baúl de los recuerdos esa maravilla de la acción que es Doom, estaba claro que El Retroanuncio de hoy estaría dedicado a su secuela, el aún más divertido Doom II.

Lanzado en 1994 por ID Software y GT Interactive, Doom II es el ejemplo definitivo del «más y mejor». A nivel jugable apenas hay diferencia entre el primer Doom y su secuela. Avanzamos por laberínticos e intrincados niveles que dejarían en ridículo a casi cualquier shooter actual, descubrimos mil y un secretos por los mismos, y lo mejor de todo… ¡arrasamos con todos los demonios del Infierno!

Y es que tras el primer juego, ahora las hordas de seres infernales han logrado abandonar Phobos y Deimos (los dos satélites de Marte) y han llegado a la Tierra para acabar con todo rastro de vida (de ahí el más que directo subtítulo del juego, Hell on Earth).

De este modo, nuestro silencioso pero letal Doomguy tendrá que dar buena cuenta con todas las aberraciones, muertos y demás seres de pesadilla que se encuentre. Junto con el arsenal del Doom original, Doom II introduce la mítica escopeta de doble cañón, la Megasphere (artefacto que aumenta nuestra salud y armadura hasta el 200%) y nuevos enemigos con los que jugaremos al tiro al plato: Pain Elemental, Revenant, Mancubus, Hellknight, Archvile, Heavy Weapon Dude y el Arachnotron.

Frente a los nueve episodios del juego anterior, Doom II nos presenta treinta nuevos escenarios para la campaña principal y dos adicionales que tendremos que desbloquear gracias a nuestra pericia y que homenajean al ya entonces célebre Wolfenstein 3D. Y por si fuera poco, un título tan vetusto como este ya cuenta con multijugador online. Casi nada.

El éxito de Doom II fue tal que junto a la versión de PC hemos podido ver numerosos ports a lo largo de los años, y en plataformas de lo más dispares: Super NES, Playstation, Nintendo 64, SEGA Saturn, Game Boy Advance, Xbox, Xbox 360 y quien sabe cuántas más en el futuro.

Sin más dilación os dejamos con los Retroanuncios de Doom II, aunque en uno de ellos podéis apreciar el pelazo que se gastaba John Romero allá por los noventa. Avisados estáis.

http://youtu.be/PgcXrOfdLyY