Uno de los juegos que más personas congregó alrededor de un mismo stand durante la Games Week fue, sin duda alguna, Bloodborne, lo nuevo de los creadores de los desesperantes Demon’s Souls y Dark Souls.

Bloodborne-impresiones-01

El pasado jueves dio comienzo en Madrid la segunda edición de la Games Week, la fiesta videojueguil más importante de la capital. Durante los días que duró el evento, varios juegos fueron los que despertaron la curiosidad de los asistentes, lo que propició la formación de largas y extensas colas para poder probar unos pocos segundos de dichos proyectos. Uno de ellos fue Bloodborne, el esperado título de From Software que llegará a PlayStation 4 a principios del mes de febrero del año que viene. ¿Queréis saber lo que nos pareció la demo? Pues seguid leyendo, talonianos.

Vámonos de viaje a Yharnam

Bloodborne nos transporta a la ciudad de Yharnam, lugar conocido por haber desarrollado un milagroso remedio que cura todo tipo de enfermedades. Desde su descubrimiento, muchos han sido los que se han pasado por allí para poder hacer desaparecer sus dolencias. Uno de ellos es el protagonista, quien no puede evitar sorprenderse al ver que la urbe ha sido asediada por una epidemia que ha transformado a los lugareños. Por si fuera poco, las criaturas monstruosas acechan en cada esquina. Sin pensárselo dos veces, este peregrino deberá hacer frente a todo lo que se le eche encima.

Lo primero que tuvimos que escoger antes de empezar a jugar fue qué arma queríamos portar. Esta decisión es vital para el desarrollo de la aventura, pues dependiendo de lo que elijamos, el estilo de lucha es distinto. Por ejemplo, si manejamos el martillo, los ataques son mucho más contundentes, aunque esto hace que nuestros movimientos sean más lentos y estemos más a merced de los enemigos. Otra de las armas disponibles era la letal escopeta, la cual podíamos intercalar con la pistola que el prota trae de serie. Finalmente, y tras mucho pensarlo, nos decidimos por el hacha.

Bloodborne-impresiones-02

Nada más comenzar, la oscura ambientación es lo que más sorprende y lo que hace que investiguemos cada uno de los rincones del pequeño escenario en el que se situaba la demo. El estilo gótico tanto de la vestimenta del prota como del entorno, sumado a los buenos efectos de iluminación y a la lúgubre música, consiguen que tengamos la sensación de estar ahí mismo luchando por sobrevivir.

El control de nuestro querido peregrino es algo complicado en un principio, por lo que hay que estar atentos al pequeño esquema que se nos presenta antes de jugar. Aunque lo cierto es que lo mejor es comenzar nosotros mismos a comprobar qué botones sirven para qué acción. Además de poder realizar combos y ataques poderosos con el arma que hemos elegido en un principio, la pistola que guardamos bajo la gabardina también es una buena opción para rematar a los enemigos o pillarlos por sorpresa.

Y, hablando de enemigos, en la demo sólo pudimos pelear contra lo que parecía ser un aldeano infectado por el misterioso virus del que hemos hablado antes. Insistente como nadie, nuestro contrario nos perseguía como si no hubiera un mañana con una fluidez sorprendente en sus movimientos, por lo que no tuvimos más opción que ir a por él.

Bloodborne-impresiones-03

Los combates en tiempo real requieren de toda nuestra habilidad con el mando para poder terminar lo más pronto posible, algo que se convierte en un pequeño reto si tenemos en cuenta que los enemigos no van a ser nada fáciles de vencer. Eso sí, tenemos que decir que combatir es una auténtica delicia. Encadenar combos mientras el contrario se desangra es bastante adictivo. Suena bastante gore, pero es así. No podemos imaginar la cantidad de combinaciones que se pueden crear cuando cambiemos el arma principal.

En cuanto al apartado gráfico, como hemos apuntado antes, sorprende nada más empezar a jugar. Tanto los movimientos del personaje como los pequeños detalles del escenario están realizados de una manera impresionante que invita a recorrer cada uno de los recovecos de Yharnam. Sin duda, éste es uno de los puntos fuertes de Bloodborne. La banda sonora, por otro lado, nos mete de lleno en cada situación con temas de estilo misterioso.

Corto pero intenso. Así podríamos definir nuestros primeros pasos en Bloodborne. Sin ninguna duda, este título merece estar entre los más esperados de PS4 pues, de momento, tiene todos los ingredientes para convertirse en uno de los mejores juegos de la nueva generación de consolas. A principios de febrero veremos si cumple con las expectativas o si se quedará en un «quiero y no puedo». De momento, la cosa va por muy buen camino.