El esperado Shin Megami Tensei IV por fin llega a las Nintendo 3DS europeas tras meses de retraso. ¿Habrá merecido la pena la espera?

smt IV

El tardío renacer de la diosa

A estas alturas muchos ya no apostábamos por el desembarco europeo de Shin Megami Tensei IV. La cuarta entrega de la serie madre de Atlus llegó a las Nintendo 3DS americanas y japonesas hace más de un año, mientras los escasos fans de la licencia en el viejo continente veíamos como pasaba el tiempo inexorablemente.

Retrasos, desavenencias entre Nintendo Europa y Atlus, así como la falta de acuerdo entre las distribuidoras de Atlus en Europa (Ghostlight, NIS America y ahora también SEGA), así como la inmerecida poca fama de Shin Megami Tensei en Europa (al contrario que Persona), han hecho que el lanzamiento de uno de los mejores juegos del catálogo de Nintendo 3DS se haya demorado tantísimo tiempo.

Al final la propia Atlus fue la que tomó las cartas en el asunto, lanzando el juego únicamente en formato digital y a precio reducido (19,99 euros). ¿Habrá merecido la pena pasar por tantas penurias? Afortunadamente sí.

smt iv demon

Como era de esperar, Shin Megami Tensei IV nos presenta el enésimo conflicto entre Dios y los ángeles (representantes de las fuerzas del Orden) y los demonios, comandados por Lucifer (agentes del Caos). Y en medio de todo este meollo, como siempre, se encuentra la humanidad. Nosotros seremos los encargados de hacer que esta lucha cósmica se decante por un lado u otro, sin olvidar la opción de la neutralidad absoluta, mandando a ambas fuerzas cósmicas a freir gárgaras.

Pero como en todo buen Shin Megami Tensei, lo atractivo de este conflicto es verlo insertado en un contexto a caballo entre lo delirante y lo sobrio, a lo que ayuda enormemente el excelente apartado artístico proporcionado por Masayuki Doi (Trauma Center). En esta ocasión somos un joven del ficticio reino de Mikado, de clara influencia europea renacentista y comandado por una élite de samuráis, quienes deben hacer frente a una invasión de demonios provenientes de otra dimensión ¿Que algo de esto os resulta fuera de lugar? Entonces esperad a conocer el guantelete «místico» que portan estos guerreros «nipones», que les permite hacer pactos con demonios mediante una IA, instalar aplicaciones y acceder a realidades y planos de existencia extraños, como esa apocalíptica y peligrosa Tokio que descubriremos a las pocas horas de partida.

No obstante, el uso de estos recursos tan antagónicos y contradictorios entre sí no es fruto de querer ser chocante porque sí. De hecho, todo tiene su sentido en el retorcido mundo de Shin Megami Tensei IV, dando lugar a una de las tramas más absorbentes y maduras que hemos visto en mucho tiempo dentro del género. Si creíais que las «decisiones difíciles» de Mass Effect, Fallout 3 y otros títulos punteros del género os planteaban en situaciones límite a nivel ético y moral, la propuesta de Atlus es capaz de mirarles de tú a tú sin despeinarse. No diremos nada más del argumento para que lleguéis lo más vírgenes posibles al juego.

smt iv explore

La forma de combatir con los demonios viene siendo la habitual en la franquicia: reclutándolos. Así, como si se tratase de una versión retorcida de Pokémon, tendremos que convencer, engañar y comerciar con una miríada de monstruos provenientes del mundo mitológico y ocultista. Nos pedirán Macca (la moneda del juego), salud, maná, objetos, sacrificar a otro demonio para satisfacer su sed de sangre, completar alguna misión secundaria o incluso conocer su retorcida personalidad. Los demonios de Shin Megami Tensei IV son una panda de bastardos a tener muy en cuenta, y deberemos rebajarnos en muchas ocasiones a su nivel con tal de tener un grupo de combate a la altura.

Y es que nuestro samurái puede contar hasta con tres demonios en el mismo equipo (así como otros tantos en la recámara, con un número ampliable a lo largo del juego), a los que también podrá fusionar en la Catedral de las Sombras para crear demonios aún más poderosos, por lo que la experimentación en pos del equipo adecuado está a la orden del día.

SMT4_02-11

Si sois de aquellos que tienen alergia a los JRPG repletos de combates por turnos, Shin Megami Tensei IV presenta una alternativa que puede hacer que os acerquéis al género. Al contrario de lo que suele ser habitual, controlamos a nuestro personaje en una vista en tercera persona, paseándonos por escenarios detallados que explotan los circuitos de Nintendo 3DS.

A lo largo del juego, los enemigos irán apareciendo ante nosotros (pero sin revelar su auténtica naturaleza), y solo cuando entremos en contacto con ellos empezará la lucha, cambiando los entornos tridimensionales por unos sprites 2D marca de la casa, pero a los que se echan en falta una mayor variedad de animaciones. De todas formas, gracias a esta presentación, se elimina de un plumazo la eterna cuestión de los combates aleatorios. Y como gran novedad del sistema de juego, Shin Megami Tensei IV introduce el sistema Press Turn, que queremos ver implementado desde ya en otros JRPG. Se trata de una mecánica en la que al explotar las debilidades de nuestros enemigos podemos ganar turnos extra fácilmente (o perderlos en caso de que nuestros ataques fallen o sean bloqueados)… algo de lo que también pueden valerse nuestros oponentes. De este modo, es difícil estar del todo a salvo incluso en enfrentamientos contra rivales claramente inferiores, puesto que hay que pensar detalladamente cada movimiento. No obstante, si sois unos ansiosos y creéis que vais sobrados ante el enemigo, siempre podéis activar la opción del combate automático, ya visto en otra entrega de la franquicia en Nintendo 3DS: el vetusto Devil Summoners: Soul Hackers.

SMT4-Meet-Steven

Como podéis ver, la dificultad en Shin Megami Tensei IV puede sobrepasar a los neófitos en el género, y por eso mismo Atlus ha realizado un par de concesiones con tal de hacer el juego más accesible: la opción de seleccionar varios niveles de dificultad y la de guardar la partida en cualquier momento, lo nunca visto hasta entonces en un Megaten. Puede que los más puristas no disfruten con estos cambios, pero a nosotros nos ha parecido una decisión más que acertada, y más siendo un juego destinado a una portátil.

Completar la historia principal por primera vez nos puede llevar en torno a las 45-50 horas, cifra que fácilmente puede llegar doblarse si nos dedicamos a reclutar a todos los demonios del juego y a completar todas las misiones secundarias. Y todo ello sin olvidar de que hay cuatro finales a desbloquear. Eso si, como parte negativa, el título presenta varios DLC, tanto gratuitos como de pago, y que irán llegando entre este mes y diciembre. Mientras que en su mayoría todos son optativos, hay cuatro de ellos que nos parecen fundamentales para entender algunas de las subtramas del juego y conocer a algunas de las criaturas más poderosas que aparecen. Afortunadamente el precio de estos DLC no es muy elevado (entre 0,99 y 1,79 euros), y ofrecen una buena cantidad de horas extra.

La polémica está servida

¿Deberíamos adquirir un juego que llega con más de un año de retraso, únicamente en formato descargable, en inglés y con DLC? Un servidor no ve por qué no si atesora tanta calidad como el juego de Atlus. Si bien es cierto que lo idóneo sería haber contado con la opción de contar con la versión física y la digital (aunque fuera una escasa tirada de la primera), la citada falta de acuerdo entre desarrolladora y distribuidoras han lastrado enormemente su llegada a nuestro territorio. Por el tema de la localización, a estas alturas habría que ser consciente de la alergia de los juegos de Atlus a cualquier idioma que no sea el inglés y el japonés. Y en torno a los DLC, ahí sí que no podemos sino gruñir por haber recortado algunos de los mejores momentos del juego y venderlos aparte. No obstante, su bajo precio, rejugabilidad a prueba de bombas y absorbente historia deberían ser suficientes para que le deis una oportunidad a Shin Megami Tensei IV. Al igual que ocurrió con Ace Attorney: Dual Destinies, puede que las decisiones tomadas a la hora gestionar su desembarco hayan estado lejos de lo esperado, pero eso no es óbice para que os perdáis uno de los mejores juegos de Nintendo 3DS y un excelente JRPG. No os arrepentiréis.

A favor:

  • Trama adulta, absorbente y alejada de los clichés habituales del género. Y con el punto de locura adecuado.
  • El sistema Press Turn, todo un acierto que garantiza combates rápidos, dinámicos e intensos.
  • Largo y rejugable hasta decir basta.
  • Su bajo precio.

 

En contra:

  • Algunos DLC de pago, sin bien son baratos, deberían haber sido incluidos en el juego principal.
  • Los sprites 2D son demasiado estáticos.
  • La interminable espera sufrida hasta su lanzamiento, unida a su lanzamiendo exclusivo en la eShop.

Nota-Talion-8coma5