Regresa una semana más la sección más bestia de Tallon4: «El yôkai de la semana» ¿Que nuevo ser descubriremos en esta ocasión?

Otoroshi

Esta semana nos visita un ser muy especial al que le gusta salvaguardar la entrada a los recintos sagrados. Se sitúa sobre el tori que separa ambos mundos en los santuarios sintoístas y desde esa privilegiada posición mantiene el recinto limpio de impurezas. Nada pasa por alto a la astuta guardia del Otoroshi.

No se sabe mucho sobre los orígenes de este misterioso yôkai, pero parece ser que su nombre, Otoroshi, es una derivación del lenguaje regional de la palabra «osoroshii«, que significa «miedo«. El Otoroshi es un ser que se sitúa siempre en lugares altos, como techos, puertas o toris, la entrada de templos y santuarios, frontera entre el mundo de los kamis y el de los humanos.

Nuestro protagonista de la semana aparece descrito como un ser peludo, encorvado, que camina a cuatro patas, con garras y colmillos. Suele representarse con una larga melena que le cubre todo el cuerpo y aspecto temible, su piel tiende a ser de un color azulado o naranja. Pese a su terrorífico aspecto el Otoroshi no es un yokai particularmente peligroso. Se alimenta de los animales silvestres que se encuentran en los templos que vigila, como palomas, ratones o gorriones. En ocasiones puede atacar a los humanos cuando ven una persona malvada o un imprudente cerca de un lugar sangrado, también pueden atacar a aquellas personas que tratan de entrar por la puerta que están salvaguardando, aunque los pobres infelices no haya realizado ninguna imprudencia.

00000000046

Ya sabéis talonianos, si no queréis visitas indeseadas en casa poner un Otoroshi sobre el marco de vuestra puerta… ¡a ver quién es el guapo que se atreve a pasar!