Este verano, hacia los últimos días de agosto, se comenzó a poner de moda en muchas tiendas de Japón un curioso merchandising en forma de ojo de cerradura (sobre todo colgantes y bisutería variada). Por alguna extraña razón esa forma tan característica me resultaba familiar y atrayente, no obstante eran mis últimas horas en el país y aparqué ese recuerdo en el cajón del “para luego”, ese que todos tenemos lleno de temas pendientes para indagar en algún, en otro momento, y que a menudo acaba rebosando.

tumbas kofun-000

Hace pocos días me vino a la mente de repente ese recuerdo gracias a una imagen que un medio puso a través de Facebook, y salió disparado del cajón para encajar como una última pieza de puzle en mi escaso entendimiento. ¡Claro! Son esas extrañas formas que he visto en algunos libros y reportajes, esos montículos enormes con forma de llave… ¿Espera? ¿No eran tumbas? Efectivamente, esos curiosos colgantes que se habían puesto de moda al final del verano en Japón eran representaciones de las tumbas que dieron nombre a un periodo de la historia antigua japonesa: Kofun.

hashihaka-kofun-e1325289766158

Después de tal revelación me puse a investigar un poco sobre el tema, del que poco o nada conocía, la verdad, peses a ser de gran importancia en la historia de Japón. Lo reconozco, me queda tanto por aprender…

Kofun: Las tumbas gigantescas que dieron nombre a una época

La era Kofún se extiende, aproximadamente, desde el año 250 al 538 del calendario occidental y su propio nombre (Kofun) significa literalmente «tumba antigua» o «túmulo antiguo». Así pues ya tenemos una pista de cuan importantes resultaron estas estas construcciones, que hasta dieron nombre a su era.

Las tumbas kofun eran construidas para albergar el cuerpo, ya sin vida, de personas muy importante e influyentes de la época, como miembros de la antigua monarquía japonesa. Estas tumbas con forma de montículos han tenido diferentes formas: circulares, rectangulares y cuadradas, pero sin duda la más conocida es la que tiene forma de ojo de cerradura.

ancient_tomb_period01_03

Pero lo que más llama la atención de estas tumbas son sus descomunales dimensiones, de hecho Daisen Kofun, la tumba del emperador Nintoku situada en Osaka, es la tumba más grande del mundo, superando las pirámides de Egipto por su superficie, no por su altura.

kofuny-1

Daisen Kofun mide unos 486 metros de largo y 30 de alto, ocupando un total de unas 32 hectáreas de terreno. Pero esta no es la única tumba kofun de la zona, puesto que el triángulo entre las actuales ciudades de Kioto, Osaka y Nara fue un territorio donde se centró el poder imperial y las familias nobles de la época por lo que la mayoría de estas tumbas se han encontrado en ese enclave. Actualmente se han descubierto unas 20 tumbas en la zona, pese a que se piensa que pudieron existir más de un centenar.

mozu-tumulus-sakai-city

En el interior de las tumbas kofun…

Estas enormes construcciones tenían generalmente tres partes: el féretro, contenido en un sarcófago de madera, piedra o adobe; la cámara mortuoria, que podía albergar uno o varios sepulcros y el montículo de tierra.

Una vez construida la cámara mortuoria y sellada, se levantaba el montículo de tierra, tomando esas características formas que han perdurado hasta nuestros días. En algunas ocasiones, pocas, las tumbas también se podían rodear por fosos de agua.

c1

Aunque se han encontrado algunas pinturas en el interior de estas tumbas la mayoría de los aderezos decorativos estaban en el exterior, con los llamados haniwa, unas esculturas de cerámica que podían representarse con diferentes formas (humanas, de animales o geométricas) que estaban alienadas en fila a lo largo de todo el perímetro del montículo.

haniwa-kouen-14-dancingwomen

Pero todo inicio tiene su final y con la llegada del budismo a Japón se impusieron sus propios ritos mortuorios, ese hecho marcó el fin de la era Kofún, el periodo de las tumbas gigantescas ¿Querrían saludar a los dioses Izanagi y Izanami con sus construcciones? Quizás nunca lo lleguemos a saber…

Fuentes y más información: 1 / 2 / 3