Las JorôGumo son en realidad un tipo de arañas que habitan en todo el archipiélago japonés, que cuando alcanzan los 400 años de edad desarrollan poderes sobrenaturales y se transforman en el más conocido yokai arácnido.

jorogumo

Cómo animal la JorôGumo es una araña que suele medir de dos a tres centímetros de largo, pero en algunas zonas llegan a ser mucho más grandes a medida que envejecen. Algunos ejemplares pueden incluso llegar a cazar y devorar pequeñas aves. Estas (horribles) criaturas son reconocidas por su tamaño, pero también por sus vivos colores y sus resistentes telas de araña. Todas estas características han ayudado a crear la leyenda del yokai tras la sombra este tipo de artrópodos.

tumblr_lyfz0jtlnr1qen9vio1_500

El nombre original de las JorôGumo significa literalmente «enredo novia» o «Araña puta», aunque en la actualidad los kanjis tienen un añadido para encubrir un poco este significado.

200px-SekienJorogumoLas JorôGumo yokai viven es zonas solitarias, tal y como lo hacen sus congéneres animales, tales como cuevas, bosques o casas vacías. Son inteligentes y astutas, con un corazón gélido y un estómago gigante que quiere saciar su hambre. La JoroGumo solo ve a lo humanos cómo la fuente de su alimento (humano=comida), y siente especial predilección por los jovencitos, sexys y bellos, que están en busca de su gran amor (humano sexy y enamoradizo=comida rica).

Las JorôGumo pueden adquirir con sus poderes la forma de una mujer, de esta forma cuando ven a una presa apetitosa lo invitan a su casa y lo atrapan con el hilo de seda que fabrican. Se dice que quien entra en la casa de una JoroGumo no vuelve a salir jamás. Este yokai genera también, además de su telaraña, un potente veneno que debilita lentamente a su presa, para poderla degustar tranquilamente mientras la devora.

En algunas ocasiones se le atribuyen a las JorôGumo magias de control sobre otras arañas, incluso el poder de escupir fuego para quemar sus casas y la montaña de huesudos cadáveres que se acumulan en su interior, si los vecinos comienzan a sospechar.

yokai-jorogumo-img

Taloniano, ¿tienes alguna arañita en una esquina de casa? Pues cuidado con ella, no se transforme en una JorôGumo hambrienta…