Una semana más Talión nos trae en su mochila viajera al yôkai de la semana ¿Qué raro ejemplar nos presentará en esta ocasión?

kasha-01

Una semana más regresa nuestra sección más monstruosa: El Yôkai de la semana. Todos conocemos la afición y el amor que los japoneses profesan hacia los gatos, sin embargo estos encantadores mininos no salen muy bien parados en el folclore tradicional nipón, dónde a menudo se le atribuyen poderes sobrenaturales, atributos de bake-mono y naturaleza yôkai, y suelen ser de las más gamberras. Hoy hablaremos sobre uno de estos yôkais con apariencia de gato: el Kasha.

Kasha

El Kasha es un yôkai de tipo bake-neko, o sea, una criatura que cambia su imagen. Su apariencia normal es la de un gato común, que merodea por las calles y se acurruca en el interior de las casas meloso por la noche, en buscan de cobijo, algunas caricias y cualquier cosa que le ofrezcan para comer. De hecho se cree que los Kasha fueron gatos normales y corrientes que, al igual que pasa con otros animales, se transformaron cuando al envejecer sus colas se hicieron más largas y adquirieron poderes sobrenaturales. Algunos se transformaron en Neko-mata y otros en Kasha.

A los Kasha les gusta aparecer con su verdadero aspecto en los días lluviosos o tormentosos, sobre todo cuando ya ha caído la noche. Son seres grandes, tan grandes como un humano (o más) felinos bípedos que a menudo están acompañados por llamas infernales o rayos. Su nombre puede causar confusión con el de otro yôkai, sin embargo el Kasha no utiliza ningún tipo de vehículo.

 

¿Cuándo aparece el Kasha?

El Kasha aparece en los funerales, saltando de tejado en tajado, hasta alcanzar el recinto dónde se celebra la ceremonia y robar el cuerpo del muerto, llevándoselo rápidamente entre sus zarpas. Este yôkai se emplea en ocasiones como mensajero o siervo del infierno, recogiendo cadáveres de seres humanos que han sido malvados en vida y llevándolos hasta el infierno como castigo. Otras veces, solo roban los cuerpos para su propio uso, ya sea para animarlos como marionetas o para comérselos.

kaibutsu_ehon2

Para repeler al Kasha…

Cuando un Kasha se lleva un cadáver es casi imposible recuperarlo, por ello en las zonas dónde se han visto alguna vez merodeando por los alrededores los sacerdotes han tomado una serie de precauciones para repelerlo. En Yamagata, se llevan a cabo dos ceremonias, en la primera el ataúd se llena con rocas, y la segunda con él cadáver real, de esta forma si el Kasha apareciese sería más probable que robase en la primera celebración. En Ehime se coloca una cuchilla de afeitar sobre la cabeza del feretro, o en la parte superior de ataúd. En Miyazaki los sacerdotes tienen unos cantos especiales para oficiar una ceremonia fúnebre que rezan «baku ni wa kuwasen» y «kasha ni wa kuwasen«, algo así cómo «no serás comido por un baku, no serás comido por un kasha«. Por último en En Okayama los sacerdotes utilizan un myôhachi, un tipo de platillos típicos de las ceremonias religiosas, con el fin de mantener el Kasha de alejado.

sekienkasha

Y vosotros talonianos ¿Tenéis gatos en casa? ¿Ya sabéis lo que hacen en las noches de tormenta?