Saca tu lado más guerrero y lánzate al espacio en una aventura en la que se van a poner a prueba tus habilidades como piloto. Presentamos Elite: Dangerous Mercenary con Oculus Rift.

Elite-Dangerous-01

El pasado jueves tuvo lugar en Madrid la presentación de Elite: Dangerous Mercenary, título que se puso a la venta el 16 de diciembre después de un proceso de financiación pública que llegó a buen puerto espacial. Durante un buen rato pudimos comprobar qué es lo que nos ofrece este juego, además de disfrutar en primera persona de los encantos de las ya famosas gafas Oculus Rift.

Elige tu camino

Elite: Dangerous Mercenary nos transporta al año 3000. La vía láctea es testigo de innumerables luchas por mantener el control. Nadie está a salvo de caer en medio de alguna reyerta espacial. Por ello, es recomendable escoger un bando y actuar conforme nos dicte nuestra conciencia. Dependiendo de lo que escojamos los sucesos van cambiando, por lo que debemos ser inteligentes y tener en cuenta todas las posibilidades. La libertad es uno de los pilares de la historia.

A medida que avanza la aventura, y conforme vamos sobreviviendo a las diferentes peleas espaciales, se nos recompensa con créditos con los que conseguir habilidades y mejoras tanto para la nave como para nosotros mismos.

Elite-Dangerous-02

Tal y como hemos apuntado antes Elite: Dangerous Mercenary es la cuarta entrega de esta saga de acción que nació en el año 1984 gracias a David Draben e Ian Bell. El juego se puso a la venta para PC y MAC el pasado 16 de diciembre y puede ser vuestro por 49,99€, tal y como se puede comprobar en la web oficial.

Para poder dar nuestros primeros pasos por el espacio, tuvimos a nuestra disposición un completo equipo en el que destacaba el Joystick Hotas Warthog de Thrustmaster. Mención aparte merece el ordenador que movía el juego, aunque uno de los responsables comentó que para poder jugar bien y tener una experiencia única, es recomendable tener dos pantallas.

Una vez colocadas las Oculus Rift, lo que más nos llamó la atención es lo bien recreado que estaba el entorno que nos rodeaba, comenzando por la nave en la que parecía que estábamos. Miráramos donde mirásemos siempre había algo diferente, no existía ninguna zona «tope» en la que no se viera nada. Si girábamos sobre nosotros mismos encontrábamos la puerta de la nave, si mirábamos hacia arriba teníamos más controles… incluso podíamos ver nuestro pies.

Elite-Dangerous-03

La primera misión que pudimos probar era bastante fácil, pues había que salir del hangar y comenzar a manejar la nave. Perfecto a modo de tutorial. Posteriormente, nos atamos el cinturón y nos metimos de lleno en una cruenta batalla en un campo de asteroides. Además de disparar, teníamos que esquivar todo lo que se nos ponía por delante. Al principio era simple, pero debido al lento control en muchas ocasiones los enemigos se nos escapaban. A pesar de eso, fue una experiencia muy divertida y entretenida.

En lo que respecta a las Oculus Rift, la sensación es impresionante, aunque no las recomendamos a aquellos con tendencia al mareo, pues algunos movimientos bruscos pueden hacer que se les vaya completamente la cabeza.

En definitiva, Elite: Dangerous Mercenary es un simulador espacial completo y muy bien recreado que, además, nos tendrá pegados a la pantalla del PC horas y horas. El control de la galaxia pende de un hilo y nosotros debemos tomar una decisión. ¿Qué es lo que harás, taloniano espacial?

Elite-Dangerous-04