Nuestro análisis de Dragon Age Inquisition es el primero de los muchos que esperamos ofreceros durante el 2015.

dragon-age-inquisition-portada

Electric Arts es una compañía que va rachas. Tan pronto lanza toneladas de detritus al mercado como nos deleita con dos o tres juegos fantásticos que te recuerdan que la compañía norteamericana es una de las más potentes del sector. Lo malo de estas rachas es que no discriminan entre sagas, por lo que te arriesgas a jugar a un título de Mass Effect con el que te gustaría arrancarte los ojos y ponerlos es formol, o a descubrir con incredulidad un Dead Space 2 con el que te acojonas y disfrutas como un tonto con un boli.

Por fortuna para vosotros, Tallon4 existe y nosotros, humildes y chabacanos, intentamos jugar antes que vosotros a sus juegos (aunque este análisis llega muyyyy tarde) para separar la paja del grano y deciros si el nuevo título lanzado es una caquita comercialoide o una joya de esas que has de jugar hasta que te sangren los ojos. En esta ocasión hemos apostado fuerte y hemos analizado Dragon Age Inquisition, una saga venida a menos desde hace años que según los medios es el nuevo GOTY del año. ¿Será verdad o de nuevo los medios especializados han sucumbido a los piedrólares de las compañías de videojuegos? Descúbrelo con nosotros en este primer análisis del 2015.

 

Reinstaurando la Inquisición

Lo medieval, al igual que lo zombi, está de moda. Es como el Cometa Halley, que de vez en cuando se deja ver y todo el mundo le presta atención para pasado un tiempo olvidarlo en el espacio más infinito. Esto le ha venido fantástico a novelas literarias y al mundo del cine, pero también al de los videojuegos, con Sombras sobre Mordor y Dragon Age Inquisition como principales beneficiados de ello. Pero nada de esto serviría si los juegos no dieran la talla, y por fortuna este no es el caso.

dragon-age-inquisition-005

Dragon Age Inquisition es la redención de Bioware. El estudio que una vez hizo auténticas maravillas como Knights of the Old Republic o el primer Mass Effect está de vuelta para salvar a una de sus sagas más respetadas y también devaluadas. Y es que Dragon Age Inquisition nos regala una experiencia de juego magnífica, nacida de la mezcla de una sólida historia y de potenciar las virtudes de entregas anteriores, amén de mandar también al cuerno aquello que los hacía aburridos y pesados.

La trama de Inquisition nos sitúa como el único ser capaz de poder cerrar las Grietas del Velo, un fenómeno que permite la entrada de demonios al mundo del juego y que genera un caos que tendremos que ir solventando poco a poco. Este poder, que para muchos será divino, hará que mucha gente nos consideren los elegidos por Dios e incluso nos veneren. A partir de aquí, nuestro estatus social irá creciendo hasta el punto en el que resucitaremos a la Inquisición y formaremos un ejército de magos, templarios y otros guerreros capaces de derrotar a todos los males que acechan el mundo e instaurar la paz.

 

Toda una historia por descubrir

Bioware sabe la importancia que tiene para los jugadores el reconocerse dentro de un juego o poder crear a un héroe a su gusto, por lo que ha desarrollado un editor de personajes muy completo. Todas las partes del cuerpo son muy personalizables y hay diferentes tipos de voces para elegir, las cuales se reproducirán durante los diálogos que tengamos en la aventura. Pero no solo lo estético va a ser importante, ya que las características de nuestro personaje variarán si elegimos ser magos, guerreros o pícaros, y la gente que pulula por el mundo nos tratará de forma diferente dependiendo de si somos elfos, humanos, enanos o qunaris.

dragon-age-inquisition-004

A diferencia de entregas anteriores, la historia de Dragon Age Inquisition no se hace pesada y todas las tramas están muy bien ligadas. Los personajes tienen personalidad y un carácter diferenciador que nos permitirá empatizar con ellos o simplemente desear que un oso les arranque de un zarpazo sus partes nobles. Pero no solo el argumento principal y sus misiones nos van a encandilar, ya que hay toneladas de misiones secundarias muy variadas que iremos desbloqueando conforme vayamos avanzando en la aventura y que complementarán la historia del juego. De hecho, algunas de ellas variarán dependiendo de las decisiones que tomemos y las recompensas serán diferentes.

Dragon Age Inquisition dispone de diferentes tipos de localizaciones, todas ellas fantásticas y cuidadas al dedillo, que deberemos ir desbloqueando conforme avancemos en la aventura. A más de uno le alegrará saber que gracias a un mapa que podremos consultar en cualquier momento, podremos viajar a diferentes localizaciones de forma instantánea siempre que no estemos en medio de una batalla, hecho que le da un gran dinamismo a la aventura.

dragon-age-inquisition-003

Una vez las localizaciones estén accesibles podremos campar a nuestras anchas y descubrir los maravillosos paisajes extremadamente detallistas que dispone el título de Bioware. En ellas lucharemos con templarios, demonios, gigantes e incluso dragones. Eso sí, a estos últimos ni os acerquéis si no disponéis de un nivel aceptable, ya que de otra forma acabaréis churruscados en menos que Paquirrín se pimpla una bolsa de Lays Vinagreta.

Pero no solo de golpear, churruscar y conquistar vive el inquisidor. También tendremos que establecer relaciones diplomáticas con otros personajes y tratar de hacer que se unan a la Inquisición para poder ganar poder e influencia. Una vez los convenzamos, por las buenas o por las malas para unirse a nuestra causa, estos harán vida en el cuartel general de la Inquisición, donde los encontraremos en diferentes lugares de nuestro enorme castillo y con los que podremos interactuar para conocer más de su historia o desbloquear misiones alternativas. Tres de ellos: Cassandra, Cullen y Leliana, serán de especial relevancia, ya que formarán parte del Consejo de la Inquisición.

dragon-age-inquisition-001

El Consejo de la Inquisición se reúne en una mesa de guerra en la cual aparecen las misiones principales y secundarias que podremos afrontar de tres formas diferentes. Cassandra tratará de convencernos de que la mejor forma de solucionar un problema es a través de la diplomacia o de los sobornos a la nobleza, mientras que Cullen nos propondrá atajar cualquier problema utilizando a su ejército de templarios. Por otro lado, Leliana será mucho más sutil, ya que nos planteará que la mejor solución es utilizar a espías que se muevan en las sobras y solucionar las cosas sin que nadie se entere.

Pero no solo el consejo de la Inquisición nos pondrá en un aprieto a la hora de decidir la mejor solución a un problema, ya que en innumerables ocasiones durante nuestra aventura se nos plantearán tomas de decisiones que nos pondrán en ocasiones en un apretó, ya que nos veremos envueltos en discusiones y dilemas que no dejarán a todo el mundo satisfecho. La vida de un inquisidor no es fácil y Bioware nos lo va a dejar muy claro con Inquisition.

 

Jugabilidad para todos los gustos

En Dragon Age Inquisition nuestro personaje principal es el único que puede cerrar Brechas del Velo, pero durante la aventura necesitará compañeros que le ayuden a cerrarlas y a mejorar el estatus de la Inquisición. Muchos de ellos tendremos que convencerlos a lo largo del juego para que se unan a nosotros, además de tratar de mantener una buena relación y de ayudarlos a solucionar sus problemas personales.

dragon-age-inquisition-002

Al comenzar cada misión, ya sea principal o secundaria, tendremos que elegir a los tres compañeros que lucharán junto a nuestro personaje principal. El grupo lo podremos cambiar en cualquier momento en campamentos o saliendo de la localización en la que se desarrolle la misión, aunque habrá alguna de ellas que requieran a personajes en concreto por estar éstos ligados a su historia y tendrán que estar sí o sí en nuestro equipo si queremos finalizarla.

Todos los compañeros y nuestro personaje disponen de un gran número de habilidades que desbloquear, las cuales estarán repartidas en diferentes grupos. Los grupos de habilidades son diferentes para magos, pícaros y guerreros, e incluso algún personaje tiene algunas exclusivas. Para poder obtenerlas debemos gastar en ellas puntos de experiencia, pudiendo posteriormente asignarlas a un botón del mando para así poder utilizarlas.

dragon-age-inquisition-007

En el campo de batalla, las luchas son dinámicas y muy divertidas, pudiéndonos mover y saltar en cualquier momento. Durante el combate, los ataques básicos se realizarán de forma instantánea, pero los especiales necesitarán una cantidad necesaria de energía y deberá pasar un tiempo hasta que se recarguen. También podremos cambiar de personaje entre los cuatro componentes del grupo que hayamos seleccionado a través de la cruceta del mando en cualquier momento del juego, por lo que viviremos hasta que el último de nuestros personajes quedé en pie en medio de una batalla.

Aunque Dragon Age Inquisition es un Action RPG, eso no significa que no sea un juego táctico. De hecho, podemos dar instrucciones en medio de la batalla e intercambiar al personaje en cualquier momento. La vista táctica nos permite conocer las debilidades de los enemigos y dirigir el combate de una forma mucho más orientada a la estrategia, y aunque no es obligatorio utilizarla, en ocasiones la agradeceremos.

dragon-age-inquisition-006

Bien, tenemos diferentes razas, habilidades, profesiones y opciones tácticas para afrontar las batallas. ¿Qué más nos queda? Pues algo muy importante, el armamento. Durante nuestra aventura tendremos que equipar a nuestro personaje y acompañantes con armas, armaduras y objetos que incrementen sus habilidades. Muchas de ellas las encontraremos al hacer misiones en cofres o cadáveres e incluso unas pocas serán de carácter único, por lo que si las vendemos o destruimos ya no volveremos a tener la oportunidad de disfrutarlas. También tendremos la posibilidad de crear nuestras propias armaduras y armas siempre que consigamos su diseño, o de mejorarlas equipándolas con runas y otros objetos que mejoren sus características. Para crear los objetos propios tendremos que conseguir los materiales que marque su diagrama de creación. Algunos de ellos serán minerales que encontraremos en las montañas, partes del cuerpo de la fauna de diferentes regiones u objetos que dejarán caer nuestros enemigos.

Ya que hablamos de personalización, nuestro castillo también dispondrá de partes decorativas que podremos cambiar, como nuestro trono, emblemas o ventanas entre otras muchas cosas. Aunque es algo que no afecta a la aventura y que es totalmente opcional, es una opción fantástica para aquél que quiere llevar un grado más allá la aventura de Inquisition.

 

Conclusiones:

Dragon Age Inquisition es una forma magnífica de recuperar una saga que parecía condenada al peor de los infiernos. Su propuesta jugable, que combina a la perfección los momentos de aventura con los de diálogos, está perfectamente balanceada y ofrece diversión a prueba de bombas durante las más de cien horas que el título puede ofrecerte en su primera partida. Por otro lado, el juego de Bioware ofrece todo lo que un RPG occidental moderno y lo combina con diferentes opciones que hacen que valga la pena gastarse el dinero en él.

Dragon Age Inquisition es con razón el juego del año para muchos jugadores. Personalmente el título es sin duda para Bayonetta 2, pero entiendo de que con la calidad que Bioware ha dotado a Dragon Age Inquisition pueda haber en este aspecto diversidad de opiniones. Sigue así EA, ahora no te perdonaremos que bajes el listón al que has demostrado saber llegar.

A favor:

  • El perfecto balanceo entre historia y momentos de aventura
  • Su jugabilidad
  • Su larga duración
  • El editor de personajes es muy completo

 

En contra:

  • Algunos jugadores (muy pocos) pueden experimentar pequeños bugs en algunas misiones, por lo que hay que ir con cuidado a la hora de grabar la partida.
  • Aunque el diseño de enemigos es magnífico, se echa en falta un poco más de variedad.

 

Nota:

Nota-Talion-9coma5

*Este análisis ha sido realizado utilizando la versión de Dragon Age Inquisition para PlayStation 4.