Ken Levine vuelve a abrazar el género de shooter de ciencia ficción que tantas buenas horas nos ha dado en el pasado.

Bioshock

Ken Levine vuelve a la carga. El que un día nos maravilló con su visión de ciudades utópicas que presentaban pasados futuristas y poderes imposibles para los humanos está ya enfrascado con su nuevo juego, el cual será un shooter de ciencia ficción.

Este nuevo título, que por el momento sólo está siendo programado en base a PC, se desarrollará en un pequeño mundo abierto y se encuentra actualmente en una fase muy temprana en su desarrollo, o lo que es lo mismo, está en pañales y tardaremos muuuucho en verlo. Lo que Levine tiene claro es que la narrativa tendrá un fuerte peso en su nuevo título, con las pequeñas interacciones como protagonistas, y que dispondrá de una narrativa que lo hará rejugable y ampliable al más puro estilo de las expansiones de un juego como Civilization, huyendo así del estilo impuesto en Bioshock Infinity con Panteón Marino.

En cuanto a su historia, Levine ha asegurado que no habrá ningún faro como en Bioshock y que quizás aparezcan vampiros. Además, está fuertemente influenciada por películas de directores como Kubrick y Wes Anderson.

Talonianos, ¿estáis tan deseosos como nosotros de jugar a las próximas droganas del amigo Levine?