neko

El Templo Gotokuji es un lugar poco conocido fuera de las fronteras de Japón, excepto por los aficionados más frikis (entre los que me incluyo con honor y honra). Ya os hablamos de él un día en nuestra Guía Blanca, pero para los despistados os recordaremos un poco su peculiaridad y su historia.

Todos conoceréis al gato de la buena fortuna, el Maneki Neko, ese gatito blanco (o negro en algunas ocasiones) que te llama con la patita, y que suele llevar un cascabel y en algunos casos una moneda antigua de Japón sujeta por su otra patita ¡Es famosísimo! Pues dice la leyenda que todo comenzó exactamente en el Templo Gotokuji, cuando hace muchos, muchísimos años el gato que vivía con el monje del templo atrajo hasta allí a un grupo de guerreros que regresaban a casa. Por aquellos tiempos Gotokuji era un templo muy pobre, y tanto el monje como el gato pasaban penurias cada día para sobrevivir. Los guerreros fueron bien recibidos, con la poca comida que les podían ofrecer y unos bonitos rezos. Nada más llegar llegar al recinto estalló una fuerte tormenta. Los guerreros quedaron muy agradecidos por los rezos y el cobijo que el monje y el templo les habían ofrecido, pero sobre todo quedaron agradecidos porque todo había pasado gracias al gato, el cual, aseguraban, les había atraído desde los pies de un árbol, moviendo su patita como haciendo una señal para que se aproximaran.

Los guerreros resultaron ser un señor feudal y su escolta, y como agradecimiento dieron al templo más tierras y una ayuda, para que saliera de la pobreza.

Así fue, según la leyenda, como el templo y el gato se hicieron famosos.

¿Y por qué sacamos el tema del Templo Gotokuji? Pues porque hoy nos hemos encontrado un vídeo en 4K del templo, mientras navegábamos por la red. Un bonito reportaje visual que merece la pena ser disfrutado y más con la tecnología “ultra-hiper-mega HD” del 4K.

¡¡Y pronto el reportaje fotográfico!!

Fuente: Akihabara News