¡Ya estamos en año nuevo! En la primera parte de este especial, intentamos explicar cómo viven tradicionalmente los japoneses el último día del año. Un día protagonizado por la limpieza general, seguido de un buen plato de toshi koshi udon o soba, mientras se disfruta de uno de los programas de la TV más popular para cerrar el año: Kōhaku Uta Gassen, donde las estrellas de la música del año se enfrentan por grupos para ganarse el favor del público. Una vez que el programa finaliza es hora de las 108 campanadas para limpiar todos los malos deseos mundanos que hacen que la gente sufra en el mundo.

De esta forma ritualista, con la casa y el alma purificada, entran los japoneses en el nuevo año, pero… ¿Qué viene a continuación? ¿Qué costumbres se tiene el primer día del año?

Año nuevo: shōgatsu (正月) – Del 1 al 4 de Enero

La celebración del nuevo año, tal y como pasa con el del final de año, suele ser muy ritualista en Japón. Durante el primer día del año sus habitantes suelen aprovechar para realizar “las primeras cosas” del año:

El Hatsumōde (初詣) – La primera visita al templo. Es tradicional que el primer día del año, o como muy tardar el segundo, los japoneses hagan su primera visita del año a algún templo cercano. Se suele pedir deseos para el año nuevo, comprar nuevos amuletos y entregar los viejos para que sean purificados con fuego. También se hace la prueba del toso, un sake especial de año nuevo, y se compran los omikuji, unos papelitos enrollados que predicen la suerte en el nuevo año.

El hatsuhinode (初日の出) – La primera salida del sol. Esta es una costumbre que se conserva sobre todo en los pueblos. Antiguamente, la gente solía subir en grupos a alguna colina cercana para observar cómo salen los primeros rayos de sol. Aunque parezca un hecho sin importancia, los japoneses siempre han estado muy ligados a las doctrinas sintoístas, y estas a la vez en la contemplación y la armonía de la naturaleza, origen sin duda de esta costumbre.

También son unos días en los que las famílias se reúnen. En estas reuniones se suele jugar a muchos juegos tradicionales japonese, que actualmente solo se disfrutan en contadas ocasiones y festividades, ya que la decadencia del mundo rural y el avance de la tecnología han hecho mella en ellos. En estos juegos grande y pequeños disfrutan de un agradable y relajante pasatiempo familiar. Algunos de ellos tambien los conocemos en occidente, donde han pasado a un segundo plano igual que en Japón, como son el Takoage (hacer volar cometas), el Komamawashi (la peonza) o el Kendama (o balero, ese palo parecido a un martillo con una punta en la parte superior que donde tenía que meter la pelota que venía atada al mango).

Otros juegos tradicionales de año nuevo más propios solo de la cultura japonesa son: el Hanetsuki (las palas de madera con que se golpea una pequeña pelota o pluma, que si se cae se tiene que pintar algo en la cara del jugador), el Fukuwarai (se tienen que poner los ojos, nariz y boca a una cara sin rasgos. ¡Pero con los ojos vendados!), o el Kakizome (donde se escribe en un papel las metas y deseos del nuevo año).

Otra de las costumbres durante el primer día del año es el osechiryōri (おせち料理), o comida de año nuevo. Esta comida es muy especial y consta de varias partes.

La primera es el ozōni (お雑煮), una sopa cocinada a base de mochis y caldo, muy típica de este día.

La segunda parte del menú es el jūbako (重箱) unas cajas parecidas a los bentô pero de más calidad y lacadas. Antes, podían alcanzar fácilmente los 5 pisos, ahora suelen ser sólo de 3 ó 4, ya que no se tienen tantas bocas que alimentar. Como es de una gran complejidad, actualmente muchas familias prefieren comprarlo y así ahorrarse el laborioso trabajo de elaborarlo.

Todos los alimentos del jūbako y su preparación son simbólicos y tienen un significado muy concreto, aunque muchos japoneses hoy en día no lo conozcan y se basen solo en la tradición para incluirlos en el menú. Os detallamos algunos de ellos:

  • Nishiki tamago (tortilla) el amarillo simboliza el oro y el blanco, la plata.
  • Alga konbu, se asocia a la pronunciación de la palabra “yorokobu“, que significa “ser feliz“.
  • El kuromame (semillas de soja negras dulces). Simboliza el deseo de un nuevo año lleno de salud ya que “name” significa “salud”.
  • Kazunoko (huevas de arenque) “kazu” significa “número” y “ko” significa “niño”, por lo que esta simboliza el deseo de que el nuevo año traiga muchos niños.
  • Renkon, es un tubérculo de raíz de loto que por ser poroso simboliza poder ver el futuro.
  • Datemaki, mezclada con pasta de pescado o gambas machacadas simboliza el deseo de días favorables.
  • Ebi, (gamba) servidos en brochetas simboliza poder “trabajar toda la vida hasta que se doble la espalda como a una gamba”.
  • Kamaboko (pasta de pescado a la parrilla) se presenta en colores rojo y blanco, como la bandera japonesa, por lo que revisten un carácter festivo.
  • La daida (naranja amarga japonesa): Significa “de generación en generación” y simboliza los buenos deseos para los niños en el nuevo año.

 

Podemos ver que los japoneses son muy detallistas en la preparación de todos y cada uno de los pequeños rituales que engloban la celebración de fin de año y año nuevo. Pese a todo y como ocurre en muchos lugares del planeta, estos orígenes ritualistas adquieren un significado meramente festivo, olvidando las raíces y centrándose en la importante de las fechas, relajarse y pasarlo bien con la familia y los amigos.

En Tallon4 os invitamos a seguir con el ejemplo, pasaroslo muy bien, respetar al prójimo, beber y comer con moderación en cada celebración, y a exprimir este nuevo año que seguro seguro nos traerá muchas alegrías, nuevas consolas y mangas a tutiplén.

¡FELIZ AÑO TALONIANOS!

Podéis ver en este enlace el Especial Fin de año en Japón (Parte I)