laisladegiovanni

Las películas, tanto animadas como de imagen real, de la Segunda Guerra Mundial nunca pasan de moda, y es comprensible teniendo en cuenta todo lo que sucedió en aquel entonces. Esta vez nos alejamos del patriotismo americano y nos centramos en el bando opuesto, los japoneses, y más aún en los inocentes pueblerinos de una isla norteña del país del Sol naciente. Este bello filme dirigido por Mizuho Nishikubo y producido por Production I.G., ha sido reconocido por la crítica mundial como una de las mejores películas de animación del año, estando entre las favoritas para ser nominada al Oscar como Mejor Película de Animación. El pasado 4 de diciembre Selecta Vision trajo a las salas de cine de nuestro país este largometraje animado, permitiéndonos disfrutar de él como se debe: en una gran pantalla.

Argumento

la isla de giovanniJunpei y Kanta son dos hermanos que viven en una pequeña isla, Shitokan, y tras perder Japón la guerra, esta es sometida por los soviéticos. Debido a la aparición de los soldados, los pueblerinos deben hacer lo que dicen sus “invitados” y ceder las casas a los familiares de estos. Junpei y Kanta conocen a Tanya, una joven, de cabello rubio y ojos azules, soviética que es, ni más ni menos, que la hija del coronel que lleva el regimiento en la isla. Pero eso no hace que Junpei y Kanta se hagan buenos amigos de ella, sobre todo Junpei, que aflora en sí un sentimiento más allá de la amistad. Una historia basada en hecho reales donde se verá cómo vivieron los japoneses tras la Segunda Guerra Mundial.

Opinión

Obviando mi pasión por la historia de la Gran Guerra y Segunda Guerra Mundial, debo añadir que a este película le falta algo, quizás un trasfondo o complejidad mayores, o el ritmo que, aunque ni muy lento ni muy rápido, no deja afianzar bien los sentimientos o emociones que aparentemente quiere transmitir el director.

Pasando al lado de la animación, aunque no sea KyoAni o Studio Ghibli, esta es más que suficiente, y agradable, para la historia que nos acontece, e incluso me atrevería a añadir que le da un toque más fantástico, un arma de doble filo si lo miramos bien. Al tratarse de una historia basada en hechos reales, ese toque mágico la transforma en una película aparentemente infantil y para nada seria, como sí lo es ‘La tumba de las luciérnagas’, filme al que asemejan aún no sé muy bien por qué. Mas no es mala esa fantasía, de esa manera el consumidor puede conocer mejor que la historia trata de dos niños de no más de doce años, meros críos.

Como comenté con anterioridad, siento que algo le falta a esta historia japonesa, y una de las cosas más notorias es la falta de empatía que podemos tener hacia los personajes. La película está centrada únicamente en Junpei y Kanta y, aun así, a estos dos personajes no se les termina de querer como quizá deberíamos. Otra de las erratas es la falta de demostración cultural; al tratarse de un pueblo pesquero, y siendo el abuelo de los protagonistas uno, era de esperar que se mostrara mejor esta parte, entender mejor cómo vivían y, así, llegar a sentir lo que los japoneses llegaron a sentir. Por el contrario, la cultura soviética sí se muestra más.

Conclusión

Aunque no es una imprescindible, sí que es una película hermosa, tanto por la historia como la animación; y el conocer esa parte, que quizá no muchos conocen, de la historia japonesa en ese periodo tan oscuro es siempre bienvenido (el saber no ocupa espacio). Personalmente recomiendo esta película a aquellos amantes de la animación japonesa, el cine nipón o simplemente el cine, pero todo sea dicho, no esperéis una ‘La tumba de la luciérnagas’, que más de uno se llevara una decepción.

Recomendaciones

  • Comprad palomitas, que todo filme es mejor con ellas.
  • Si sois muy sensibles, comprad de paso pañuelos.
  • Y dejad los prejuicios en otra habitación.