Como muchos ya sabréis, hoy es el día del setsubun, una festividad nipona donde los principales protagonistas son los Oni, por lo que no hemos querido dejar pasar esta maravillosa excusa para dedicar nuestro “yôkai de la semana” a estos curiosos demonios japoneses ¿Queréis conocerlos un poco mejor?

oni

Los Oni

El Oni es uno de los mayores iconos del folclore japonés. Grandes, temidos, huraños, más alto de un hombre y mucho más fuertes, armados con una maza con pinchos. Llaman la atención sus colores, azul o rojo, y sus pequeños cuernecillos que asoman sobre el enmarañado pelo afro. Pero los Oni no siempre han tenido este aspecto.

Para hablar sobre el origen de los Oni tenemos que viajar en el tiempo hasta antes de que existiera la escritura en Japón. Por aquel entonces los espíritus no estaban “catalogados” tan complejamente como lo están en nuestros días, y se le llamaba Oni a cualquier ser sobrenatural, fuera un espíritu, un monstruo o un fantasma, sin diferenciarlos. Oni es una palabra que significa “oculto” en japonés. Con la entrada en el país de la escritura procedente de China se le otorgó al Oni el mismo kanji que el de fantasma.

Con el paso de los siglos se dio forma a la lengua japonesa y a las catalogaciones que conocemos hoy en día, definiendo a los Oni solamente como un tipo muy específico de demonio masculino (los femeninos tienen el nombre de Kijo).

rashomon-no-oni-Gojin

Todo esto está muy bien, ¿no? Pero vosotros queréis saber más cosas sobre lo que hoy en día conocemos con el nombre de Oni, ¿verdad? No seáis impacientes, que ya llega ^^

Los Oni, tal y como los conocemos hoy en día, son demonios feroces, portadores de desgracias, propagadores de enfermedades y los encargados de castigar a las almas condenadas en el infierno. Un Oni nace cuando un ser humano muy, pero que muy malo, muere. Una vez convertido en demonio su destino será servir al gran señor Enma en uno de los infiernos budistas, castigando a las almas que vagan por él de la peor forma posible como quitándoles la piel a tiras, rompiendo todos los huesos del cuerpo con su maza, etc… El infierno está lleno de Oni y todos forman parte de los ejércitos de los grandes generales del inframundo.

tairakoremochikillingtheoni

En ocasiones un humano se puede transformar en un Oni aún sin morir. Son casos muy extremos y gente extremadamente horrible. Estos se quedan en la tierra para aterrorizar a los vivos con sus fechorías, y según las leyendas son el peor peligro para la humanidad… ¡Venga! Seguro que se os ocurren varios nombres 😉

Photo by Ted Ng