Alone in the Dark Illumnation es la nueva entrega de este clásico de los survival horror. Pero nuestras primeras impresiones nos hacen dudar del género del juego.

Alone in the Dark Illumination

Hablar de Alone in the Dark es hacerlo de uno de los padres del survival horror, y eso es algo innegable pese a que Shinji Mikami revolucionara el género con Resident Evil y sus secuelas. De la primera entrega ya hemos hablado largo y tendido en nuestro especial dedicado a H.P. Lovecraft, pero es imposible no volver a ella tras comprobar el estado actual de la franquicia con su última entrega, Alone in the Dark Illumination.

Tras resurgir de sus cenizas por enésima vez, Atari vuelve a apostar por la saga de terror protagonizada por Edward Carnby, aunque en esta ocasión controlamos a Ted Carnby, supuesto descendiente del protagonista original. Aunque este nuevo Carnby no estará solo, ya que viene acompañado de una bruja, un sacerdote y una ingeniera. ¡Ah, y él es un cazador! ¿Aún seguís pensando que Alone in the Dark Illumination es un survival horror al uso?

alone_in_the_dark_illumination

Al parecer, Atari quiere apostar por el multijugador online en la enésima reinvención de Alone in the Dark, aunque en la beta que hemos podido disfrutar durante estos días no estamos muy convencidos de ello. Hay que decir de antemano que solo hemos podido controlar a Carnby en partidas de un jugador, y tampoco hemos podido probar el sistema de subida de niveles que tendrán los personajes. Sí, porque los personajes suben de nivel en Alone in the Dark Illumination.

Todo esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿realmente estamos ante un survival horror? Ciertamente, esta beta cerrada del juego nos ha dado la sensación de que estamos ante un «quiero y no puedo». Los enemigos del juego son muchos y peligrosos, pero Carnby va equipado con dos revólveres y un rifle con lanzallamas para hacerles frente, así como la posibilidad de ir encendiendo distintos elementos del escenario para hacer retroceder a los monstruos lovecraftianos (¡por fin vuelven nuestras queridas aberraciones!).

De hecho, como algunos ya han definido acertadamente, Alone in the Dark Illumination toma elementos jugables tanto de los últimos Resident Evil como de Alan Wake. ¿Arcade frenético multijugador? ¿Juego de terror? Nosotros hemos intentado aplicar ambos enfoques durante varias partidas y los resultados han sido bastante desconcertantes. Si optamos por correr y evitar a los enemigos, llega un punto en el que parece que llevamos de paseo a una horda de monstuos incansable, y si optamos por la acción pura y dura, nos embarcaremos en una orgía de muerte y destrucción sin fin, ya que los enemigos reaparecen constantemente.

alone_in_the_dark_illumination_feature

Afortunadamente a nivel técnico el juego cumple de forma correcta, sin grandes alardes visuales pero nada nada que desentone de forma negativa, y con unos efectos de luces y sombras más que correctos. Todo ello gracias al vetusto motor Unreal Engine 4, encargado de recrear el abandonado pueblo minero de Lorwich (Virginia), donde tienen lugar los cuatro escenarios que hemos podido jugar. Eso si, mucha paciencia con los tiempos de carga a la hora de iniciar el juego, ya que podemos estar varios minutos esperando a comenzar un nivel.

Alone-in-the-Dark-Illumination-04

Unas sensaciones muy extrañas y desconcertantes. Eso es lo que podemos extraer de este primer acercamiento a Alone in the Dark Illumination. Se nota el interés por Atari en revivir la franquicia y aplicar nuevas ideas, pero ahora mismo el hecho de solo haber podido disfrutar de uno de los personajes, así como de su extraño sistema jugable a caballo entre el survival clásico y la acción pura y dura no nos ha terminado de convencer. Esperemos que según vayan pasando las semanas y la compañía reciba el feedback de los aficionados y prensa, tomen nota del rumbo a seguir en pos de mejorar el juego y hacer que sea digno del nombre que atesora. Aún resuenan los ecos de la mansión Derceto del primer Alone in the Dark. ¿Conseguirán las minas de Lorwich causarnos el mismo impacto que aquel caserón de pesadilla? Solo el tiempo (y Cthulhu) nos lo dirá.