Nuestro análisis de The Evil Within: The Assignment te hará ver que la ausencia de armas es la mayor aliada de los juegos de terror. The Assigment

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Que el original siempre es superior a todas sus secuelas y que, por esa regla sagrada, tenemos que mirar con escepticismo todo título que tenga de un dos para delante. Pues bien, como toda buena regla siempre hay una excepción que dinamita estas palabras. En el mundo del cine tenemos la fantástica Terminator 2, en los videojuegos Super Mario Galaxy 2 supera a su excelente primera parte y que me aspen si Coca Cola Zero no es mucho mejor que su predecesora Coca Cola Light.

Aunque no podemos hablar estrictamente de una segunda parte con The Assignment por ser un DLC, realmente este nuevo contenido para el ya de por si magnífico The Evil Within también encaja como un guante en este grupo. Esta continuación, o más bien complementación de la historia principal, potencia sin ningún tipo de pudor las bondades del juego principal y se aleja de sus campos mejorables, presentándonos una aventura de unas tres o cuatro horas de duración que debéis disfrutar si sois realmente amantes de los juegos de terror.

 

The assignment: Un encarguito para cagarse de miedo

En The Assignment cambiamos de protagonista respecto al juego principal y manejamos a Juli Kidman, la compañera de Sebastián Castellanos. En contra de lo que hacemos siempre en los análisis, en esta ocasión no os presentaremos parte de la historia por contener spoilers importantes de la trama principal. Lo que sí os podemos adelantar es que en esta primera parte –recordamos que tras The Assignment llegará otro DLC que cerrará la trama de Kidman- se desvelan muchos de los misterios sobre el pasado y las motivaciones de su protagonista, y que su argumento os va a dejar en varias ocasiones con la mosca detrás de la oreja. ¡Avisados estáis, talonianos! The Assigment

Una de las partes que más alabamos en su día en nuestro análisis de The Evil Within era la escasez de armamento, una fórmula utilizada en el pasado en juegos como Resident Evil que conseguía generar angustia y tensión al jugador. Esta característica ha ido más allá en The Assignment, ya que salvo en un momento concreto en el que se nos permite utilizar la pistola, durante el resto de la aventura estaremos desprovistos de armas de fuego. Por ese motivo tendremos que utilizar el sigilo como nuestra única arma y tratar de sortear a los zombis y otros engendros que nos acecharán constantemente, algo que funciona muy bien a la hora de generar terror.

Para poder hacer que funcionara este mayor enfoque al sigilo, Mikami y compañía han tenido que implementar mejoras y novedades en el apartado jugable. La más notoria es poder distraer a los enemigos haciendo ruido, que podremos producir gritando mientras estamos a cubierto o con las ya conocidas botellas. También se ha potenciado el uso de la linterna. Ahora gracias a ella, además de alumbrar estancias oscuras, podemos resolver puzles y desvelar cosas invisibles para el ojo humano. Sinceramente, todas estas novedades están perfectamente implementadas y funcionan a la perfección en la nueva propuesta jugable de Tango.

The Assigment

 

Vuelven los puzles

A parte de lo bien que transmite miedo The Assignment, la gran noticia de este DLC es la vuelta de los puzles, los grandes olvidados en los survival horror desde su época dorada en consolas de 32 bits. Aunque los retos que nos encontraremos no serán tan complejos como antaño y no serán lo suficientemente rebuscados para que os quedéis atascados, lo cierto es que algunos de ellos son entretenidos y divertidos, haciendo que en ocasiones tengamos que buscar su solución en forma de pista por localizaciones cercanas. The Assigment

Pero los puzles no serán el único desafío que nos presentará The Assignment: también habrá informes y pistas que nos desvelarán información adicional de la historia, trofeos que desbloquearán pistas de audio en el menú principal, y simpáticos caracoles (el logo de Tango) que nos regalarán modelos de personajes y enemigos. Nosotros hemos intentado hacernos con todos ellos y nos ha sido por el momento imposible, ya que algunos de ellos están muy bien escondidos. ¿Os veis capaces de haceros con todos? Tango y nosotros mismos os animamos a ello.

 

Conclusiones

The Assignment es un DLC redondo que consigue superar incluso al juego original. Tango y Bethesda han apostado de forma valiente por enterrar la acción y centrarse en el sigilo y el resultado no podía haberles salido mejor, otorgando al jugador grandes dosis de angustia y terror.

Su nueva propuesta jugable es muy sólida y la vuelta de los puzles una gran noticia para el género. Además, The Assignment os llevará completarlo entre tres y cuatro horas, más si queréis obtener todos los secretos y muchas más si lo rejugáis en el último modo de dificultad, por lo que tendréis juego para rato a un precio muy ajustado.

Después de que en los últimos años las grandes compañías se hayan empeñado en destruir el género de terror, se agradece mucho de que Shinji Mikami y Bethesda hayan dado un puñetazo sobre la mesa, que esperemos hayan oído desde Osaka, para hacer ver que todavía hay mercado para los juegos que buscan ofrecer miedo sin ambages. Gracias. Nunca podremos agradeceros suficiente que hayáis rescatado el miedo de las garras de lo comercial.

 

A favor:

  • La apuesta por el sigilo le sienta de maravilla
  • Es terroríficamente divertido y en ocasiones angustiante
  • La vuelta de los puzles
  • Los extras desbloqueables y su nuevo modo de dificultad lo hacen muy rejugable

En contra:

  • Habría sido genial que los puzles fueran un poco más desafiantes

Nota

Nota-Talion-9coma5

 

*El análisis de The Evil Within: The Assignment ha sido realizado en base a la versión para PS4.